ⓘ George Shelvocke fue un oficial de la Royal Navy inglesa y luego corsario que en 1719-1722, en una expedición corsaria, realizó una circunnavegación del mundo y ..

                                     

ⓘ George Shelvocke

George Shelvocke fue un oficial de la Royal Navy inglesa y luego corsario que en 1719-1722, en una expedición corsaria, realizó una circunnavegación del mundo y regresó con cuantiosas ganancias. En 1726 escribió A Voyage Round the World by Way of the Great South Sea basado en sus hazañas. Incluye un relato de un epidodio de cómo su segundo capitán, Simon Hatley, disparó a un albatros en el cabo de Hornos, un incidente que proporcionó el motivo dramático en el poema de Samuel Taylor Coleridge The Rime of the Ancient Mariner.

                                     

1. Viaje de corso

Junto con el Success, capitaneado por John Clipperton, el Speedwell estuvo involucrado en una expedición de 1719 para saquear barcos y asentamientos españoles a lo largo de la costa del Pacífico de las Américas. Los ingleses acababan de renovar las hostilidades con España en la Guerra de la Alianza Cuádruple, y los barcos llevaban patentes de corso que les daban permiso oficial para hacer la guerra a los españoles y mantener las ganancias. ​

                                     

2. Vida posterior

En Inglaterra, Shelvocke fue arrestado por cargos de fraude por instigación de los principales accionistas del viaje, aunque evitó la condena por medio de acuerdos extrajudiciales con dos de los denunciantes. Sospechaban, probablemente con razón, que no les había ocultado una parte significativa del botín obtenido del viaje, y que había planeado quedarse con él en connivencia con otros miembros de su tripulación. En ello probablemente tuvo éxito. ​

                                     

3. Influencia en Coleridge

En su libro, Shelvocke describía un suceso en el que su segundo capitán, Simon Hatley, había disparado a un albatros negro mientras el Speedwell intentaba rodear el cabo de Hornos en una tormenta severa. Hatley consideró que el ave marina gigante era un mal augurio, y esperaba que al matarla podía causar un respiro en el clima. ​ El amigo y compañero poeta de Coleridge, William Wordsworth, compartió las siguientes recuerdos sobre los orígenes del poema: