ⓘ San Juan de Sicilia. El San Juan de Sicilia fue uno de los 130 buques de la Armada española que participaron en la campaña de 1588 en el intento de asaltar Ingl ..

                                     

ⓘ San Juan de Sicilia

El San Juan de Sicilia fue uno de los 130 buques de la Armada española que participaron en la campaña de 1588 en el intento de asaltar Inglaterra con la Armada Invencible. El barco fue originalmente conocido como Brod Martolosi, antes de ser tomado para formar parte de la Armada. Era uno de los 10 barcos que formaban la escuadra levantina o italiana, que estaba al mando de Martín de Bertendona. El barco naufragó en la isla de Mull, en el archipiélago de las islas Hébridas Interiores de Escocia.

Con el paso de los años, se olvidó la verdadera identidad del naufragio y quedó vinculado a un pecio rodeado de rumores sobre un cargamento de oro. Se dijo que el barco había sido nombrado Florida, y que había sido el buque insignia de la flota y un barco del tesoro. También se dijo que era otro navío llamado Florencia. No fue hasta finales del siglo XX cuando se determinó la verdadera identidad de la nave. No obstante, debido a las continuas búsquedas de tesoros, sus restos han quedado destruidos.

                                     

1. Armada española

El San Juan de Sicilia fue uno de los muchos barcos embargados en cumplimiento de la leva realizada para la Armada española. ​

                                     

2. Participación en la Armada Invencible y destrucción

Después de las tormentas y los combates en el paso de Calais y el mar del Norte, los restos de la flota española fueron nuevamente atacados por los británicos. Ante la derrota táctica del duque de Medina Sidonia, cuando hasta su segundo al mando, Juan Martínez de Recalde, se negó a reagrupar los pocos barcos todavía intactos. A las dificultades se le añadieron los problemas derivados de no poder recalar en los puertos flamencos y el empeoramiento de las condiciones meteorológicas en la zona, lo que llevó la flota inglesa a recalar en sus puertos esperando que mejorara el tiempo.

El San Juan de Sicilia, al contrario que buena parte de la flota, que rodeó hasta la isla de Irlanda, se internó por el canal del Norte, donde el 23 de septiembre de 1588 fue divisado en la isla de Islay, apareciendo días más tarde en Tobermory, en la isla de Mull. El barco no sufrió daños, pero la tripulación le faltaba agua, y el oficial superior del barco negoció suministros con el jefe local, Lachlan MacLean de Duart. El acuerdo fue que la nave se repondría si las tropas españolas se utilizaran para resolver algunas de las peleas pendientes de Duart con los clanes cercanos. Diego Téllez Enríquez también recibió una garantía de cinco rehenes de Duart, y durante más de un mes el San Juan de Sicilia permaneció en puerto mientras las tropas españolas arrasaban las tierras de los enemigos de Duart. ​

                                     

3. Intentos de recuperación de objetos

Se sabe que hubo intentos de recuperar restos del naufragio desde el siglo XVII. Se cree que los primeros en hacerlo fueron los suecos, que recuperaron objetos del naufragio de su buque insignia Vasa en el puerto de Estocolmo. ​