ⓘ Fernando Ludeña. Fueron sus padres don Fernando de Ludeña, señor de la casa de este apellido, y doña Luisa de Barrionuevo, también madrileños. Sirvió en la mili ..

                                     

ⓘ Fernando Ludeña

Fueron sus padres don Fernando de Ludeña, señor de la casa de este apellido, y doña Luisa de Barrionuevo, también madrileños. Sirvió en la milicia al rey Felipe IV y el año de 1623 ya era capitán de infantería; por cuyos méritos y los de su casa le hizo el Rey merced de un hábito en la Orden de Santiago, título que no le despachó el Consejo hasta 25 de octubre de 1631. Aunque estuvo prometido con Magdalena de Cervantes 1553-1611, hermana del escritor, rompió su promesa, por lo que fue demandado a pagar trescientos ducados, y se casó con doña María Pacheco de Aragón y Mendoza, de quien tuvo dos hijos: don Diego, que nació en 1607, y don Fernando Isidoro, en 1612, ambos bautizados en la parroquia de Santiago donde estaban sus casas. Bien relacionado, su hermano Pedro de Ludeña fue regidor de Madrid. Falleció en 15 de julio de 1634 en la parroquia de San Sebastián en cuya capilla de San Juan Bautista se le dio sepultura.

Escribió, entre otros poemas, un soneto en alabanza de Miguel de Cervantes que se publicó entre los preliminares de sus Novelas ejemplares 1613. Juan Pérez de Montalbán asegura que era famoso por sus poemas cómicos y sobre todo por sus "sazonadísimos entremeses y bailes", así como por algunas comedias de las que ignoramos sus títulos. Cervantes lo elogia como joven poeta en su Viaje del Parnaso y Lope de Vega en su Laurel de Apolo. Participó con un soneto al certamen celebrado en Toledo 1616 que festejaba la apertura de la capilla del Sagrario construida por el cardenal arzobispo don Bernardo de Sandoval y Rojas. En el certamen de la canonización de san Isidro Madrid, 1622 escribió dos composiciones y obtuvo el primer premio de las redondillas; la otra fue un romance. Se conserva manuscrito su entremés de Los relojes y algunas escenas que hizo para la comedia de nueve ingenios Algunas hazañas de las muchas de don García Hurtado de Mendoza, marqués de Cañete. ​