ⓘ Amedeo Avogadro. Hijo de un magistrado perteneciente a una antigua familia de Piamonte, el joven Amedeo siguió en primer lugar la vía paterna y obtuvo la licenc ..

                                     

ⓘ Amedeo Avogadro

Hijo de un magistrado perteneciente a una antigua familia de Piamonte, el joven Amedeo siguió en primer lugar la vía paterna y obtuvo la licenciatura en derecho canónico en 1796. Se inscribió luego como abogado de su ciudad natal, Turín. Pero su pasión por la física y las matemáticas, que cultivaba en solitario, lo empujó a emprender estudios científicos tardíos. En 1809, obtuvo un puesto de profesor de física en el Colegio real de Vercelli. ​

                                     

1. Reacciones de la comunidad científica

La comunidad científica no dio una acogida entusiasta a sus teorías y sus hipótesis no fueron aceptadas inmediatamente. Tres años después que él, André-Marie Ampère obtenía los mismos resultados por otros métodos Sobre la determinación de las proporciones en las cuales los cuerpos se combinan según el número y la disposición respectiva de las moléculas por la que sus partículas integrantes están compuestas, pero sus teorías fueron acogidas con la misma indiferencia. Hubo que esperar a los trabajos de Gerhardt, Laurent y Williamson sobre las moléculas orgánicas para mostrar que la ley de Avogadro era indispensable para explicar por qué cantidades iguales de moléculas ocupaban el mismo volumen en estado gaseoso.

Sin embargo, en estas experiencias, ciertas sustancias parecían ser una excepción la regla. La solución la encontró Stanislao Cannizzaro, que sugirió en el curso de un congreso en 1860, cuatro años después la muerte de Avogadro, que estas excepciones se explicarían por las disociaciones de las moléculas en el curso del calentamiento.

Con su teoría cinética de los gases, Rudolf Clausius pudo dar una nueva confirmación de la ley de Avogadro. Poco después, Jacobus Henricus van t Hoff aportó la última confirmación la teoría gracias a sus trabajos sobre las soluciones diluidas. ​

                                     

2. Eponimia

  • El nombre de Avogadro ha quedado ligado al del número de Avogadro, que indica el número de moléculas contenidas en un mol.
  • El cráter lunar Avogadro lleva este nombre en su memoria. ​