ⓘ Giulia Tofana o Toffana fue una envenenadora profesional italiana, famosa por vender veneno a mujeres que deseaban asesinar a sus esposos. Fue, además, la inven ..

                                     

ⓘ Giulia Tofana

Giulia Tofana o Toffana fue una envenenadora profesional italiana, famosa por vender veneno a mujeres que deseaban asesinar a sus esposos. Fue, además, la inventora del veneno conocido como agua tofana.

                                     

1. Biografía

Fue hija de Thofania dAdamo, quien murió ejecutada en Palermo el 12 de julio de 1633, acusada de haber asesinado a su esposo. Giulia, quien fue descrita como una mujer bella, pasó gran parte de su tiempo entre boticarios, estando presente cuando éstos elaboraban sus pociones, a raíz de lo cual desarrolló su propio veneno, agua tofana. También es posible, no obstante, que fuese su madre, Thofania dAdamo, quien crease dicho veneno, enseñando posteriormente la receta a su hija. Giulia empezó a vender este veneno a mujeres que querían enviudar. Su hija, Girolama Spera, conocida como "Astrologa della Lungara", también colaboró en el negocio, el cual fue trasladado eventualmente a Nápoles y Roma.

Giulia sentía simpatía por el bajo estatus de las mujeres, por lo que solía vender veneno a aquellas que se encontraban atrapadas en matrimonios difíciles, siendo conocida por su ayuda a mujeres en situaciones complicadas.

El negocio de Tofana fue finalmente revelado a las autoridades papales por una clienta, la cual confesó tras arrepentirse de haber intentado envenenar a su esposo. Su popularidad, no obstante, hizo que los ciudadanos impidiesen su arresto. En su huida, Giulia se refugió en una iglesia, donde se le concedió asilo en sagrado. No obstante, cuando se difundió rápidamente el rumor de que Giulia había envenenado el agua de Roma, la policía forzó la entrada y la sacó a rastras del santuario para ser interrogada.

Obligada a llevar botas de plomo durante su estancia en prisión, Giulia confesó bajo tortura los asesinatos de 600 hombres con la venta de sus venenos en Roma entre 1633 y 1651, si bien esta declaración no pudo ser confirmada debido la amplia distribución del veneno y a que su confesión fue obtenida bajo tortura. Giulia fue ejecutada en la horca en el Campo de Fiori junto con su hija Girolama y tres colaboradores en julio de 1659. Tras su muerte, su cuerpo fue arrojado sobre el muro de la iglesia que la había acogido. Algunos de los proveedores y clientas de su negocio fueron también arrestados y ejecutados, mientras que otros de sus cómplices fueron encerrados en las mazmorras del Palazzo Pucci.