ⓘ Tocadora de tímpano. La tocadora de tímpano es un autómata creado en 1772 en Alemania para la reina María Antonieta, obra de Peter Kinzing, relojero alemán, y D ..

                                     

ⓘ Tocadora de tímpano

La tocadora de tímpano es un autómata creado en 1772 en Alemania para la reina María Antonieta, obra de Peter Kinzing, relojero alemán, y David Roentgen, ebanista de la corte.

                                     

1. Descripción

El autómata, de cuarenta y cinco centímetros de altura, se encuentra sentado encima de una mesa de madera, sobre la cual se halla el tímpano, compuesto por cuarenta y seis cuerdas. El androide está controlado por un cilindro de latón accionado a su vez por un resorte, encontrándose dicho mecanismo alojado en el interior del cuerpo de la muñeca y en la mesa sobre la que se apoyan tanto el autómata como el tímpano. Al girar el cilindro de latón se acciona el mecanismo que controla los brazos y la cabeza del autómata. Es la muñeca la que toca realmente el tímpano, siendo los pequeños martillos que sostienen sus manos los que hacen vivrar las cuerdas del instrumento al pulsarlas. El autómata puede reproducir un total de ocho piezas, siendo todas ellas obra del compositor alemán Christoph Willibald Gluck. En su elaboración participaron aproximadamente un centenar de artesanos de veintiséis profesiones diferentes.

                                     

2. Historia

La tocadora de tímpano fue presentada en el Palacio de Versalles en 1784 y adquirida al año siguiente por la reina. Se dice que el cabello de la muñeca es de la propia María Antonieta y que el traje que luce fue hecho a partir de la tela de uno de sus vestidos. La reina donó el autómata la Academia de Ciencias al año de poseerlo.

Según relata el propio doctor de la reina:

"La reina ha adquirido recientemente esta pequeña autómata que representa una mujer, de unos 45 centímetros de alto, que interpreta estupendamente diferentes melodías en una clase de dulcémele que simula ser un clavicémbalo. Los rasgos, proporciones y medidas de la figura son muy elegantes. Va golpeando rítmicamente y de manera precisa y acertada las diferentes cuerdas del instrumento. Para ello se ayuda de dos pequeños martillos hechos de metal que porta en ambas manos. Además, mientras la autómata toca la melodía, los movimientos de su cabeza y ojos varían ofreciendo un espectáculo agradable y una ilusión sorprendente. Está sentada en una silla que se acomoda encima de una espléndida plataforma de madera, donde se aloja el dulcémele. Todo el mecanismo está encerrado y oculto en esta caja de madera. Este mecanismo fue construido por hábiles artesanos alemanes especialmente para la reina. Estos artesanos ya crearon anteriormente varios artilugios que eran sorprendentemente perfectos, y otros trabajos para el rey de Francia. La reina quiso que la figura de la autómata fuese examinada por los especialistas de la Academia de Ciencias. Si se considerase digna de ser expuesta en la vitrina de mecanismos de dicha entidad, su majestad estaría encantada de donarla la Academia."

La tocadora de tímpano resultó dañada durante la Revolución francesa, cayendo posteriormente en el olvido hasta que fue restaurada por Robert-Houdin en 1864, mismo año en que fue cedida al Museo de Artes y Oficios de París, donde se conserva actualmente.