ⓘ Guerra de Curzola. La guerra de Curzola fue la segunda de un total de cuatro guerras, que libraron la República de Venecia y la República de Génova por el contr ..

                                     

ⓘ Guerra de Curzola

La guerra de Curzola fue la segunda de un total de cuatro guerras, que libraron la República de Venecia y la República de Génova por el control del comercio en el Mediterráneo.

Causado en gran parte por una necesidad de acción que siguió la caída de Acre, que fue devastadora comercialmente, Génova y Venecia buscaban nuevas maneras de aumentar su dominancia en el mar Mediterráneo y Negro Oriental. Terminando una tregua entre ambas repúblicas, barcos genoveses empezaron por ello a hostigar a mercaderes venecianos en el mar Egeo.

En 1295 redadas genovesas en Constantinopla escalaron las tensiones aún más, lo que llevó la declaración de guerra de Venecia en el mismo año. El empeoramiento de las relaciones entre Bizancio y Venecia a causa de la cuarta cruzada, resultó que Bizancio favoreciese a los genoveses en el conflicto. Así los Bizantinos se pusieron del lado de los genoveses durante la guerra. Mientras los venecianos hicieron avances veloces en el mar Egeo y el mar Negro, los genoveses ejercieron la dominancia durante toda la guerra venciendo finalmente a Venecia en la batalla de Curzola en 1298, lo que llevó a una tregua el año siguiente.

                                     

1. Preludio

La caída de Acre en 1291 resultó ser una derrota devastadora tanto moralmente y como militarmente para los cristianos a través de toda Europa occidental. Para Venecia la pérdida de la ciudad era particularmente trágica. Acre tenía una población veneciana significativa, y, con la pérdida de la ciudad, Venecia perdió también una ruta importante para la transferencia de especias orientales a Europa. Esto llevó la pérdida global del comercio de especia oriental en Europa durante la Edad Media, porque los imperios musulmanes empezaron a cerrar las rutas tradicionales. Ahora, incapaz de competir con Génova, quién podía mantener sus colonias en Azov y Crimea, la economía de Venecia quedó muy dañada. Desde la cuarta cruzada, los emperadores bizantinos continuaron favoreciendo Génova como aliado comercial, más que a Venecia. Debido a esto, en 1291, Génova tuvo el poder institucional dentro del Imperio bizantino para bloquear a los venecianos en el Bósforo bloqueando así su acceso al mar Negro.

Todos estos factores se juntaron y motivaron a los genoveses a atacar a los convoyes y mercaderes venecianos en el mar Egeo, así como ataques significativos la Creta Veneciana. Ahora, con el bloqueo del Bósforo, el ataque a Creta y los ataques a los mercaderes venecianos en el Egeo, y, al final, el ataque genovés al cuartel veneciano en Constantinopla en 1295, seguido por el arresto de los venecianos supervivientes por el Emperador bizantino Andronikos II Palaiologos r. 1282–1328, los venecianos no tuvieron otra elección que tomar represalias declarando la guerra a ambas entidades en el mismo año.

                                     

2. Transcurso de la guerra

Venecia pronto organizó una flota de 40 galeras de guerra. Capitaneadas por Roger Morosini, navegaron a Constantinopla justo después de la declaration de guerra e intentaron romper el bloqueo genovés. Pronto capturaron el Cuerno de Oro, el puerto interior de Constantinopla, y empezaron a intentar tomar la ciudad apuntando todas las naves genovesas y griegas que se movían a través del puerto. Andronikos, recordando la Cuarta Cruzada y temiendo la pérdida de la ciudad, hizo pronto la paz con Venecia, arreglando la liberación de todos los venecianos y el regreso veloz de toda su propiedad confiscada. Otra flota veneciana pronto salió, este vez capitaneada por Giovanni Soranzo. El objetivo de esta flota era intentar romper el poder del Bósforo Genovés y conseguir llegar al mar Negro. Soranzo tuvo éxito. Consiguió romper el bloqueo y llegar al mar Negro hasta Crimea, capturando el puerto grande de Caffa.

Los genoveses, sin embargo, todavía estaban decididos a vencer a los venecianos. Desde su posición dominante en el Egeo empezaron a lanzar varias redadas exitosas en el mar Adriático, dañando severamente las líneas de abastecimiento venecianas. Finalmente, en 1298, los genoveses se enfrentaron decisivamente a los venecianos en la costa de Curzola moderno Korčula. En la Batalla de Curzola, la flota genovesa consiguió una victoria clara, consiguiendo hundir 65 de los 95 barcos venecianos y matando a 9000 venecianos y capturando a otros 5000, incluyendo al viajero veneciano Marco Polo, el cual.en cautiverio, con ayuda de un autor que estaba con él, Rustichello, escribió sus Viajes, una de las documentaciones cartográficas más reverenciadas de todos los tiempos. ​