ⓘ Martín de Acuña. Fue capitán de arcabuceros y caballero del hábito de Santiago. Antiguo cautivo, el jefe del espionaje en el Mediterráneo oriental, el virrey de ..

                                     

ⓘ Martín de Acuña

Fue capitán de arcabuceros y caballero del hábito de Santiago. Antiguo cautivo, el jefe del espionaje en el Mediterráneo oriental, el virrey de Nápoles, le encargó viajar en 1577 a Estambul con el propósito de sabotear el arsenal del sultán; pero su torpeza puso en peligro la red de espías a favor de Felipe II ya creada en Estambul por el mercader veneciano Aurelio Santa Croce; este consiguió impedir hábilmente que los detuvieran transformando su estatus en un una falsa embajada diplomática, de forma que acabó en los aposentos del Gran Visir, Mehmet Sokollu Bajá, para iniciar una negociación entre ambas potencias. El asunto sufrió aún grandes dificultades, peligros y complicaciones. Años más tarde, el vallisoletano será encarcelado en la fortaleza de Pinto, donde muere por estrangulamiento en su propia celda. Mientras tanto, Aurelio Santa Croce es apresado en Palamós, apenas desembarcado en la Península Ibérica, bajo la acusación deslizada por varios confidentes de ser agente doble del Sokollu Mehmet Bajá. ​