ⓘ Federico I de Baden-Baden fue un co-margrave de Baden-Baden y margrave titular de Verona de 1250 a 1268, duque de Estiria y de Austria de 1250 a 1268. Compañero ..

                                     

ⓘ Federico I de Baden-Baden

Federico I de Baden-Baden fue un co-margrave de Baden-Baden y margrave titular de Verona de 1250 a 1268, duque de Estiria y de Austria de 1250 a 1268. Compañero de campaña del rey Hohenstaufen Conradino, de la misma manera que él fue decapitado por orden del rey Carlos I de Nápoles.

                                     

1. Pretensión a Austria

Nació en el Alland austriaco, como hijo único del suabo margrave Germán VI de Baden h. 1226-1250 y su esposa Gertrudis 1226-1288, sobrina y heredera del difunto duque Babenberg Federico II de Austria.

Como el duque Federico II de Austria había resultado muerto en la batalla del río Leitha 1246, la línea ducal de la dinastía Babemberg se había extinguido. El margrave Germán VI de Baden, a través de su matrimonio con Gertrudis, había presentado sus pretensiones a las posesiones austriaca y estiria. Sin embargo, después de la muerte del emperador Federico II Hohenstaufen en 1250, no había ninguna autoridad imperial que confirmara su título. Aunque lo respaldaba el papa Inocencio IV y el anti-rey Guillermo II de Holanda, Germán no podía prevalecer frente a las reclamaciones del poderoso rey premislida Wenceslao I de Bohemia y su guerrero hijo Otakar II.

En el momento de la muerte de su padre, el joven Federico permaneció en la corte de Meissen, donde su madre Gertrudis había huido. Pudo suceder al margrave Germán en Baden, con su tío Rodolfo I actuando como regente. También pretendiente a los ducados de Austria y Estiria a través de su madre, Federico situó su residencia cerca de Viena. Sin embargo, cuando en 1252 Otokar II se casó con la tía de Gertrudis, Margarita y se trasladó a Austria, él de nuevo tuvo que huir, primero a Estiria y más tarde la corte de Sponheim en Carintia.

                                     

2. Relación con Conradino

Desde alrededor de 1266, Federico creció en la residencia Wittelsbach del duque Luis II de Baviera, donde se hizo amigo de Conradino, duque de Suabia, el joven hijo del rey Conrado IV de Alemania y heredero de la dinastía imperial Hohestaufen. De él, Federico esperaba apoyo para reforzar sus pretensiones al poder.

En 1267 tomó la fatal decisión de acompañar a Conradino en su expedición contra Carlos de Anjou, que había sido coronado rey de Sicilia por el papa Clemente IV y mató al tío de Conradino, Manfredo en la batalla de Benevento 1266. Conradino había entrado en Roma el 24 de julio de 1268, sin embargo, Carlos derrotó decisivamente a las tropas Hohenstaufen en la batalla de Tagliacozzo el 23 de agosto, de donde Conradino y Federico huyeron y pasaron la cautividad el 8 de septiembre en Torre Astura, al sur de Anzio. Traicionados y entregados al rey Carlos por sus seguidores Frangipani, ambos permanecieron en una degradante prisión en el Castel dellOvo de Nápoles. El propio rey los condenó a muerte; según la leyenda, oyeron el veredicto mientras jugaban al ajedrez y sencillamente siguieron con el juego. Conradino y Federico fueron decapitados públicamente en la Piazza del Mercato el 29 de octubre.

Sus restos fueron al principio enterrados apresuradamente, pero más tarde transferidos la iglesia de Santa María del Carmen, a petición de la madre de Conradino, Isabel de Baviera. El papa Clemente murió un mes después de la ejecución; Carlos, sin embargo, fue expulsado de su reino en las Vísperas sicilianas de1282.