ⓘ Familia Ortega y Bonilla. La familia Ortega y Bonilla, activa entre 1709 y 1777, fue la segunda familia de impresores más importantes del estado de Puebla, dura ..

                                     

ⓘ Familia Ortega y Bonilla

La familia Ortega y Bonilla, activa entre 1709 y 1777, fue la segunda familia de impresores más importantes del estado de Puebla, durante el siglo XVIII, sólo después de los Borja y Gandía. Su producción estuvo estrechamente ligada a las actividades de la Arquidiócesis de Puebla, pero también realizaron varios trabajos menores como la impresión de convites, esquelas y memoriales. ​

                                     

1. Miguel de Ortega y Bonilla c. 1671- c. 1714

Hijo de Ignacio de Ortega y María de la Vega, Miguel de Ortega y Bonilla, originario de Puebla, contrajo nupcias en 1704 con la española Manuela de la Ascensión Cerezo, hija de Jacinto Cerezo y Juana de Olarte. De este matrimonio nacieron Juan Francisco de Ortega, María Inés de Jesús, Manuela de San Francisco de Sales y Cristóbal Tadeo. Mientras que María Inés y Manuela se convirtieron en religiosas de velo y coro en el convento de San Jerónimo de Puebla, Juan Francisco y Cristóbal continuaron con el negocio de la impresión, en el que introdujo a su familia Miguel de Ortega y Bonilla hacia 1709, cuando compró el material tipográfico y el privilegio de impresión a los herederos de Diego Fernández de León. Así lo constata José Toribio Medina:

"Durante un interregno de cerca de nueve años 1635-1704 el nombre de Fernández desaparece de las portadas de los libros angelopolitanos; continuá ​

Es posible que en 1711 haya estado en la Ciudad de México en donde realizó su primer trabajo, pero vuelve poco tiempo después a Puebla, para ejercer brevemente su oficio. Durante 1712 y 1713 fue el único impresor en Puebla. Mismos en los que se puede datar su producción, pues hacia finales de 1713 o inicios de 1714 fallece, heredando su taller a su viuda, Manuela Cerezo.

                                     

2. Manuela de la Ascensión Cerezo, viuda de Miguel de Ortega?- 1758

Al fallecer su esposo, Manuela de la Ascensión Cerezo tomó el control tanto del taller de impresión como de todos los bienes de la familia, que incluían una hacienda, para convertirse en la administradora universal de estos. Su primera preocupación fue la de mejorar el taller y lo consiguió a través de la compra de la imprenta a los herederos de Guillena Carrascoso, con intercesión de Gabriel de Ribera Calderón. ​

                                     

3. Juan Francisco de Ortega y Bonilla

Con ayuda o por órdenes de su madre, el primogénito de los Ortega y Bonilla, Juan Francisco, se trasladó la Ciudad de México en 1720 y a finales de este año abrió su taller, en la calle de Tacuba, con el nombre de "Imprenta Plantiniana", claramente en alusión al nombre del impresor francés Cristóbal Plantino. ​

                                     

4. Cristóbal Tadeo de Ortega y Bonilla c. 1705-?

Cristóbal Tadeo de Ortega y Bonilla, último hijo del matrimonio Ortega y Bonilla, trabajó primero como ayudante en el taller familiar junto con Juan de Villarreal, oficial mayor de imprenta. Posteriormente abrió su propio taller de impresión en 1746, junto al de su madre, en el Portal de las Flores. Su producción se centró en esquelas y tesis procedentes de la Catedral. Para cuando Manuela Cerezo fallece, el taller de Cristóbal había dejado de ser tal para convertirse oficialmente en una imprenta, hasta 1769, cuando dejó de funcionar. ​

                                     

5. Herederos de la Viuda de Miguel de Ortega 1773-1777

Con este nombre se le conoció la imprenta de la familia Ortega y Bonilla, hasta su cierre en 1777, cuando el taller y el privilegio de las esquelas pasan al impresor Pedro de la Rosa, casado con una de las nietas de Manuela Cerezo, María Manuela de la Rosa y Ortega. ​