ⓘ Hospital de la Resurrección, Valladolid. El hospital de la Resurrección fue una antigua institución hospitalaria española, hoy desaparecida, que atendió a pobre ..

                                     

ⓘ Hospital de la Resurrección (Valladolid)

El hospital de la Resurrección fue una antigua institución hospitalaria española, hoy desaparecida, que atendió a pobres y enfermos de la ciudad de Valladolid durante más de tres siglos. Se ubicaba fuera de la puerta del Campo, ocupando un antiguo edificio donde se encontraba entonces la mancebía de la ciudad cuyas inquilinas y administradores fueron desalojados y trasladados sin miramientos a las once de la noche del 25 de marzo de 1553. ​ El hospital comenzó su existencia con tres administradores al frente que se ocuparon en primer lugar de renovar y adecentar el edificio. La institución se regía por la Regla y ordenanza de la cofradía del hospital de la Resurrección. A lo largo de los años se fueron haciendo obras de ampliación y mejora, construcción de la iglesia y más dependencias. Como hospital marchaba bastante bien. Con la llegada de las tropas de Napoleón a principios del siglo xix sufrió una gran convulsión convirtiéndose en hospital militar para el ejército francés. Tras los años de guerra hubo cambios administrativos y sociales que afectaron al hospital aunque no cesaron las obras y mantenimiento; pero tenía ya los días contados y se había organizado una comisión para la construcción de un nuevo centro en otro lugar. En octubre de 1883 se ordenó por decreto su derribo que tendría lugar a finales de 1890. Se había iniciado ya la subasta del desmonte y se pudo rescatar la parte de arriba de la portada con la escultura del cristo resucitado que se conserva en los jardines delanteros de la casa de Cervantes y de la Real Academia de Bellas Artes. En el solar del desaparecido hospital se levantó años más tarde el edificio llamado casa Mantilla.

El hospital de la Resurrección forma parte del patrimonio desaparecido de Valladolid.

                                     

1. Antecedentes históricos

En este mismo lugar donde se ubicó el hospital de la Resurrección y en este mismo edificio estaba la mancebía, regida por la cofradía de la Consolación y la Concepción cuyos datos documentales se conservan y dan fe de los hechos.

La zona antigua de las mancebías vallisoletanas estuvo en la ronda de Santisteban más tarde calle de José María Lacort y en esos parajes poseía el ciudadano García de Sagredo unas casas de mujeres públicas. Como el negocio marchaba bastante bien, en 1445 pidió al Regimiento Ayuntamiento que le concediera el solar que había frente la puerta del Campo para construir otras casas y boticas. ​

Tras estos acontecimientos el hospital comenzó su andadura con los administradores Antonio de Zamora, Alonso de Portillo y Gregorio Torquemada. Pasados unos años quedó Portillo como único administrador. Su mayor deseo y preocupación fue agrandar y mejorar el edificio antiguo de la mancebía que se iba quedando pequeño e inadecuado.

                                     

2. Historia

Siglo xvi

El hospital se puso enseguida en funcionamiento. En 1569 entraban diariamente entre cincuenta y sesenta pobres enfermos - hombres y mujeres -, "dándoles todo lo necesario y con la mayor limpieza", según se afirma en los documentos. Seguían unas reglas propias llamadas Regla y ordenanzas de la cofradía del hospital de la Resurrección que fue ratificada el 20 de septiembre de 1573 en una reunión o cabildo integrado por los cofrades y diputados, administrador y cura de la casa. Alonso de Portillo tenía el cargo de mayordomo y administrador. Se estipularon una serie de normas, entre otras:

  • sólo se podían admitir a los pobres enfermos de bubas, pues se decía que fue para ellos para quienes se ordenó y abrió el establecimiento. Pero más tarde se admitieron otros enfermos y consta que en 1599 ". continuamente se curan. muchos pobres de llagas y sudores. males contagiosos en seis enfermerías que hay. siempre están las enfermerías llenas y la cura es tan útil y provechosa y tan general que de más de veinte leguas la redonda no hay otro hospital do se curen estas enfermedades." ​
  • obligación del administrador de llevar un libro con las anotaciones de los nombres de los hospitalizados, su procedencia, hacienda o posibles económicos con que contaran, día de entrada, día de defunción si era el caso;
                                     

3. Portada principal del edificio

En la fachada norte del edificio estaba la portada de acceso al hospital, en la esquina entre la Acera de Recoletos y la actual calle de Miguel Íscar. ​

                                     

4. La iglesia

Retablo mayor

La iglesia tenía un retablo mayor consagrado la Resurrección de Cristo, que era su titular, y que estaba representado en una pintura notable firmada por el vallisoletano Juan Pantoja de la Cruz, pintor de la Corte en 1605. ​

                                     

5. Cervantes y el hospital de la Resurrección

Cervantes llegó a Valladolid a mediados de 1603 a requerimiento del Consejo de Hacienda; probablemente la familia se instaló de manera provisional en una casa de alquiler de la que no se tiene noticia. La segunda y definitiva vivienda fue en una de las casas que el constructor Juan de las Navas había edificado en la calle del Rastro de los Carneros y que ya estaban listas para ser habitadas en agosto de 1604. Estaban muy cerca del hospital de la Resurrección. ​

Los archivos descubiertos están catalogados, ordenados y guardados a buen recaudo a disposición de los investigadores que lo soliciten.