ⓘ José Pablo Martínez del Río, fue un acaudalado médico obstetra nativo de Panamá. Nacido en el seno de una familia muy adinerada, estudió literatura en el Reino ..

                                     

ⓘ José Pablo Martínez del Río

José Pablo Martínez del Río, fue un acaudalado médico obstetra nativo de Panamá. Nacido en el seno de una familia muy adinerada, estudió literatura en el Reino Unido y medicina en París donde se recibió de doctor en 1834.

Viajó a México donde a partir de 1836 Martínez comenzó a prestar servicios en la Academia de Medicina y a partir de 1838 se desempeñó como profesor de obstetricia. Entre 1839 y 1844 permanece en París. A su regreso a México, y a partir de 1848 hasta 1851 es profesor de Obstetricia.

En 1864, lidera el grupo que ofrece al emperador Maximiliano I el trono de México. Simultáneamente mientras Martínez, viaja a Turquía y Grecia por encargo de Maximiliano I, en México triunfan las huestes de Benito Juárez. Cuando Maximiliano I es derrotado en 1867, Martínez del Río pierde todas sus propiedades, y se exilia en Italia. Desde el exterior solicitó varias veces a Juárez lo indulte, pero recién en 1870 al promulgarse la amnistía general logra regresar. Gracias la gestión de diplomáticos norteamericanos logra recuperar algunas propiedades.

En 1881 fue llevado a el estado de Chihuahua para que fuera designado Jefe Político de Paso del Norte.

A su retorno a México, vuelve a ejercer la medicina, siendo designado vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina.

                                     

1. Hacienda de la hormiga

La Hacienda de la Hormiga fue un rancho ubicado dentro del área que más tarde sería la Residencia Presidencial de Los Pinos México y constaba aproximadamente de 14.5 ha ​ La compró José Pablo, pero a causa de los conflictos que tuvo con el Estado desde la época del Maximato. Benito Juárez confiscó el terreno de La Hormiga, además se negó a devolverle la hacienda de Encinillas en Chihuahua.

En varias ocasiones el gobierno expropió el inmueble e implementó modificaciones sin el consentimiento de sus propietarios en turno, sacando el mejor provecho del terreno y de las cosechas.