ⓘ Palacio de los Condes de Mora. El palacio de Layos, o palacio de los Condes de Mora, es un castillo-palacio ubicado en la localidad española de Layos, en la pro ..

                                     

ⓘ Palacio de los Condes de Mora

El palacio de Layos, o palacio de los Condes de Mora, es un castillo-palacio ubicado en la localidad española de Layos, en la provincia de Toledo. El edificio, cuyo origen se remonta al siglo XV, cuenta con el estatus de Bien de Interés Cultural.

                                     

1. Historia

Supone un conjunto de edificaciones delimitado por un recinto murado de gran extensión que consta del palacio propiamente dicho, un jardín y las dependencias de servicio. El origen del edificio se sitúa a finales del siglo XIV -comienzos del XV, pero ha sufrido sucesivas renovaciones a lo largo de su historia. Dichas obras han respetado el carácter original del edificio, que llegó a estar en ruinas. De este modo, el interior del palacio, de estilo mudéjar, corresponde al siglo XVI, y diversos tramos del cerramiento exterior lados sureste, suroeste y noroeste al siglo XVII. La última intervención se acometió a mediados del siglo XX. ​

                                     

2. Descripción

El palacio es un edificio de planta cuadrada flanqueada por torres cuadradas en las esquinas, a excepción de la situada en el lado oeste, que es de planta circular. Su fábrica es de mampostería de piedra. Presenta dos alturas, tres en las torres. De la construcción original, del siglo XV, conserva la entrada principal; presenta esta una portada de sillería de piedra, adintelada y de traza sencilla, sobre ella se articula un segundo cuerpo de ladrillo visto en el que, y sobre una imposta, aparece una especie de antepecho con siete arcos lobulados ciegos. Sobre este segundo cuerpo se abre una ventana dividida por una columna, formando ajimez, que constituye una intraluz con dos arcos gemelos de medio punto, con intradós lobulado y alfiz con labores de lacería. En este cuerpo, dos pilastras de madera soportan sendos canecillos que sujetan un alero o voladizo que sobresale sobre el resto de la cubierta. ​