ⓘ Castillo de San Vicente de la Sonsierra. El castillo de San Vicente es una antigua construcción militar que se ubica en un cerro que domina el valle del Ebro, e ..

                                     

ⓘ Castillo de San Vicente de la Sonsierra

El castillo de San Vicente es una antigua construcción militar que se ubica en un cerro que domina el valle del Ebro, en la comarca riojana de La Sonsierra, en la Rioja Alta, en España. Se encuentra en la parte más elevada del núcleo urbano de San Vicente de la Sonsierra y forma parte de un complejo amurallado en el que se encuentran la llamada torre del reloj, la ermita de San Juan de Arriba y la iglesia parroquial de Santa María la Mayor.

Es un castillo fortaleza medieval militar construido en el siglo XII por el reino de Navarra para la defensa de su frontera sur con Castilla, en el valle del Ebro. Formaba parte de la línea defensiva de Laguardia a Labastida, siendo la mayor fortaleza de Navarra en el Ebro. Está realizado en sillería de piedra arenisca de recia factura y solidez, que unidas a su privilegiada ubicación dominando el valle del Ebro, debían de hacerlo inexpugnable. Frente a él, al otro lado del Ebro, se alza el castillo de Davalillo, que pertenecía al reino de Castilla.

El castillo de San Vicente está bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. ​

                                     

1. Descripción

El castillo de San Vicente es el típico castillo fortaleza roquero con una función claramente defensiva. Se sitúa en lo alto de un cerro de 528 metros de altitud al cual se adapta perfectamente mediante una planta semicircular y arriñonada. El conjunto está formado por tres cinturones de murallas que conforman tres recintos diferenciados; el albacar, el cortijo y el castillo en la cima. Toda la obra está realizada en piedra caliza con diferentes tipos constructivos, entre los que destacan la sillería y mampostería, aunque también hay paños en morrillo.

Es una fortaleza cristiana medieval que se comenzó a construir a finales del siglo XII como bastión defensivo en la línea fronteriza entre los reinos de Navarra y Castilla. Con el paso del tiempo se fue adaptando a las diferentes necesidades históricas y al hecho particular de haber sido lugar de residencia de la población civil de la villa de San Vicente de la Sonsierra. Una vez abandonado su uso militar, se destinaron sus instalaciones y terrenos a otras funciones acordes al uso civil y religioso de la comunidad.

El conjunto posee tres líneas de murallas que conforman diferentes espacios que se fueron formando en diferentes periodos constructivos. Tiene cuatro accesos: al sur se sitúa la puerta de la Primicia o de Navarra, al norte la puerta de Salas desaparecida, aunque se conservan restos y dos por el oeste, uno que da paso la iglesia y otro al antiguo cementerio.

                                     

1.1. Descripción Recinto amurallado

En el recinto amurallado se ubican, junto a los elementos militares, la iglesia parroquial de Santa María La Mayor, una edificación de estilo gótico tardío construida en el siglo XVI en el patio de armas de la fortaleza y que es Monumento Nacional desde 1933, que completa sus entorno con unas construcciones semejantes a las garitas de vigilancia militares llamadas conjuratorios ", abiertas a los cuatro vientos destinadas a realizar rogativas para pedir protección frente a las tormentas. Estas construcciones datan de finales del siglo XVII como los muros y contrafuertes de la plaza donde se ubica la iglesia. Está documentada en 1693 la ejecución de las puertas y ventanas de los nuevos conjuratorios y en 1973 se reconstruyó el conjuratorio más oriental.

Junto la iglesia se encuentra la ermita de San Juan de Arriba o San Juan de la cerca, sede de la cofradía de la Santa Vera Cruz de los Disciplinante, única cofradía disciplinante existente en Europa que realiza el acto de lo "picaos" en Semana Santa, su existencia se remonta al menos al año 1551. Es una construcción gótica primitiva construida en 1385 para el alcaide del castillo y gobernador de la villa Diego López de Ábalos. Se estima que debió de ser la capilla del castillo que paso a realizar funciones de parroquia para los habitantes del recinto hasta el siglo XVI que se construyó la de Santa María La Mayor. La construcción es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón apuntando, con arco triunfal apuntado sobre pilastras y rematada con una cabecera rectangular con bóvedas de crucería. Los contrafuertes exteriores corresponden a las pilastras en las que se apoya el arco triunfal. En los muros hay cinco arcosolios. El tejado de doble vertiente se apoya en modillones lisos y la portada se abre, apuntalada, en el muro sur.

                                     

1.2. Descripción Recinto superior

Sobre la cumbre del cerro se levanta la Torre Mayor, la torre del homenaje, que fue en su origen una torre vigía, que fue el origen del conjunto realizado en el año 1170. De planta rectangular tenía al menos tres plantas realizadas en forjado de madera que se asentaba en sendos retallos o retranqueos realizados en los muros de sillería macizada con morrillo. En la reconstrucción realizada en el XIX se le dotó de una nueva cubierta, nuevos forjados y de una escalera de madera interior situada en el rincón nororiental. La piedra de la parte baja esta enrojecida por algún incendio. Conserva el acceso original a nivel medio de la torre y las aspilleras, el acceso actual no es de origen por lo que ha tenido que ser reforzado en su restauración.

A comienzos del siglo XIII, el entorno d la torre se amplió con una cinturón amurallado que cierra una planta triangular que deja la torre en el vértice meridional, a este espacio se le ha denominado "recinto superior". En el siglo XIX, adecuación realizada para su adecuación a las técnicas militares de aquella época al tener de nuevo el recinto funcionalidad militar activa, se construyeron muros con torretas delimitando el recito, y se hizo una nueva cubierta la Torre Mayor dándole el aspecto que mantiene en la actualidad. Los terraplenes y suelos que actuales datan de la intervención realizada en el siglo XIX, destacando el baluarte construido entonces. Quedan algunos restos, algunas lápidas embutidas en la murallas y una inscripción en el dintel de la puerta occidental que reza Reynando Fernando VII 1814 ", que atestiguan el uso como cementerio del recinto. El resto de los pavimentos, realizados en cantos rodados y mortero de cal y tierra apisonada, son etapa bajomedieval, de los siglos XIV y XV. Se pueden ver cinco enterramientos dentro de fosas excavadas en la grava anteriores al establecimiento del castillo.

Bajo el patio se ubica un aljibe, conocido popularmente como Cuarto de los moros ", es una habitación de 10.21 m de longitud, 2.80 m de anchura y 3.35 m de altura cerrada en bóveda de cañón realizada íntegramente en sillería de piedra caliza. Se accede desde el patio superior y a su lado hay una estructura en forma de pozo de planta octogonal con una profundidad de 6.75 metros, aunque se estima que será más profundo, que se desconoce su función las leyendas dicen que podría ser uno de los túneles que comunicaban la fortaleza con la orilla del río Ebro, probablemente sería un pozo de agua para garantizar el suministro encaso de sequía. El aljibe está documentado ene el siglo XIV y recogía el agua de la lluvia. En el siglo XIX se dividió la estancia en dos, estimandose que se usaría como calabozo o almacén.

El recito superior se rodea de una muralla que forma una configuración es trapezoidal irregular. Entre el recinto superior y la explanada donde se sitúan la iglesia de Santa María la Mayor y la ermita de San Juan se halla, al este, la llamada "Torre del reloj". La construcción actual data del siglo XVII y fue realizada sobre una torre anterior. Torre albarrana de planta cuadrada, exenta de la muralla del castillo. En esta torre se ubicó un reloj público que le da nombre. Mantiene el mecanismo del reloj original y se ha ubicado en ella un museo de relojes de torre.



                                     

1.3. Descripción Recinto fortificado por la muralla inferior

La muralla exterior, a cuya sombra se construyeron las casas de habitación, delimita un gran espacio de cortijo o albacara. Tiene un perímetro fortalecido con torres de flanqueo rectangulares de distintos tamaños por todos los lados a excepción de la parte noroccidental donde se encuentra la parte más pendiente de la montaña. El acceso se halla en la parte oriental y está flanqueado, la derecha, por un torreón cuadrado macizado. Su construcción se realizó entre los siglos XIII y XIV.

Esta zona fue la utilizada para la construcción de viviendas de la población de la villa. Tras su declive a finales del siglo XIX y principios del XX, fue utilizada como escombrera. En la puesta en valor de monumento se han recuperado los restos de los asentamientos y facilitado la visita a los mismos. En esta misma zona se encuentra un yacimiento de restos prehistóricos de finales de la edad del bronce.

La puerta principal, que se denomina de la Primicia o de Navarra fue reconstruida a finales del siglo XIX y restaurada entre los años 2008 y 2009. En la puesta en valor del monumento que se ejecutó entre los años 2014 y 2015 se añadieron elementos, barandillas de metal, paralela volada sobre la muralla y cierre en la puerta de Navarra, que permiten garantizar la seguridad de la zona y la divulgación de su función e historia.

                                     

2. Historia

En el año 1170 el rey de Navarra Sancho VI, el Sabio manda construir el castillo que forma parte del tramo entre Laguardia a Labastida de la frontera del reino de Navarra con el de Castilla. Realiza el encargo a Ferrant Moro que se hace cargo de la dirección de las obras y pasó a ser tenente de la misma. En 1172 Sancho el sabio otorgaría fuero la villa de San Vicente de la Sonsierra, que se creaba la sombra de la fortificación, convirtiéndola en villa realenga. La edificación se realiza sobre el unos terrenos en los cuales se había habido una sentamiento prerromano, posiblemente de la primera edad del hiero. ​

                                     

3. Recuperación y puesta en valor

A finales del siglo XIX se abre un periodo de declive en el uso de los espacios del recinto amurallado del castillo fortaleza de San Vicente. Solamente se mantuvo en uso la iglesia parroquial y la ermita de San Juan quedando el resto totalmente abandonado, sirviendo escombrera y de cantera. El monumento sufrió un importante deterioro que no se frenó ni cuando fue declarado Monumento Nacional a por la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949.

A finales del siglo XX se realizan algunas intervenciones tendentes a salvar de puro derrumbe algunas zonas del conjunto. En los primeros años del siglo XXI se toma conciencia de la importancia del patrimonio general que tiene la villa de San Vicente y se comienza una puesta en valor del mismo, en especial del recinto amurallado y de los diferentes monumentos que en él se hallan. Entre los años 2004 y 2005 se realiza el "Plan Director" que es aprobado por el Ministerio de Fomento. Basándose en las directrices marcadas por el Plan se han realizado cinco fases de actuación que se han centrado en las muralla, la Torre Mayor y su espacio circundante, la Torre del Reloj y los templos existentes en la zona. Las actuaciones realizas fueron reconocidas por la ​