ⓘ Sara Copia Sullam fue una poeta y escritora italiana que vivió en Italia a fines del siglo XVI y comienzos del XVII. A pesar de estar casada, por muchos años ma ..

                                     

ⓘ Sara Copia Sullam

Sara Copia Sullam fue una poeta y escritora italiana que vivió en Italia a fines del siglo XVI y comienzos del XVII. A pesar de estar casada, por muchos años mantuvo lo que parecía ser una relación muy cercana, solo por correspondencia, con el escritor Ansaldo Cebà, a quien admiraba pero que nunca conoció personalmente.

En 1621, Sara fue acusada de herejía, y corría el riesgo de ser juzgada por la Inquisición. Murió en 1641 de causas naturales. De sus escrituras, sólo un número de sus sonetos y su Manifesto una respuesta la acusación de herejía es todo lo que mantuvo conservado hasa hoy.

                                     

1. Primeros años

Sara nació en Venecia en 1592 en una familia judía. Sus padres, Simon y Ricca Copia, tuvo dos más hijas, Rachel y Esther. Sara fue educada tanto en la cultura judía como en la italiana, y aprendió varias lenguas como griego Antiguo, latin y hebreo.

Sara comenzó a escribir poesía en italiano desde muy temprana edad y continuó el resto de su vida. En su poesía, Sara demostró su conocimiento de tanto el Antiguo Testamento cómo el Nuevo, así como su familiaridad con los trabajos de Aristóteles y Josefo.

En su adultez, se casó con Jacob Sullam. Ambos apasionados por el arte, invitaban a su casa escritores, poetas, intelectuales, artistas y clérigos ​

                                     

2. Sara y Ansaldo Cebà

En 1618, Sara leyó el libro LÉster, una obra escrita por un Ansaldo Cebà. Veinte siete años mayor que ella, Ansaldo Cebà había sido un diplomático de joven, pero había decidido pasar el resto de su vida como monje en uno de los monasterios de Génova.

El libro de Cebà generó una gran impresión en Sara, por lo que le escribió una carta. En ella, admitía que llevaba el libro a todas partes, incluso durmiendo con él. Cebà contestó la carta, dando a comienzo a cuatro años de intercambio epistolar, incluidos poemas y regalos entre ambos.

Cebà le escribió a Sara que quería ayudarla a convertirse al cristianismo. Era consciente también de lo bella que era Sara, ya que el sirviente que entregaba sus regalos se lo había dicho. En una ocasión, Sara envió a Ansaldo su retrato, escribiendo: "Este es el cuadro de alguien quién lo lleva profundamente en su corazón y, con un dedo apuntando a su seno dice al mundo Aquí vive mi ídolo, arrodíllense ante él". ​

                                     

3. El Manifesto

Baldassarre Bonifacio era un prominente clérico cristiano que había sido huésped en las recepciones de Sara y su marido. En 1621, escribe un tratado Immortalità dellanima Sobre la Inmortalidad del alma. Según lo relatado por Bonifacio, dos años antes de publicar su texto, Sara le había dado a entender que ella no creía en la inmortalidad del alma. Esto era una acusación muy seria de un delito de creencia que podría haber terminado en una juicio por inquisición. ​