ⓘ François-Joseph Westermann fue un general de brigada de la Revolución francesa, famoso por sus atrocidades en la Guerra de la Vendée. Fue llamado le boucher de ..

                                     

ⓘ François-Joseph Westermann

François-Joseph Westermann fue un general de brigada de la Revolución francesa, famoso por sus atrocidades en la Guerra de la Vendée. Fue llamado le boucher de la Vendée, "el carnicero de la Vendée". ​

                                     

1. Orígenes

De incierto origen, su fecha de nacimiento se especula, según la fuente, entre 1751 y 1765. Su padre era un fiscal y su abuelo fue Jacobée Westermann, proveedor de caballos del ejército francés.

Inicialmente se enlistó en un regimiento de caballería, supuestamente hacia 1766, aunque en 1773 pasó la gendarmería. Estando en paro al estallar la revolución en 1789 se unió a los revolucionarios, asistiendo a los jacobinos en Alsacia y un año después era secretario del municipio de Haguenau.

De vuelta en París, participaría como jefe de la Guardia Nacional de Faubourg-Saint-Antoine en la toma de las Tullerías y fue el primero en entrar en dicho palacio, colocando cañones en cada entrada tras masacrar a los guardias suizos. Fue nombrado ayudante general de la Junta Ejecutiva encabezada por Georges-Jacques Danton 1759-1794 tras las masacres de septiembre. Servirá después en el Ejército del Norte bajo las órdenes de Charles François Dumouriez 1739-1823. Detenido por traición, tras algunas protestas fue absuelto el 4 de mayo de 1793.

Nombrado brigadier el 15 de mayo, quedó al mando del Ejército de la costa de La Rochelle. Sin embargo, el 18 de junio Jean-Paul Marat 1743-1793 lo denunció como un agente de Dumouriez la Convención Nacional y por sus abusos contra los belgas, poniéndolos en contra de los revolucionarios.

                                     

2. Guerra de la Vendée

De igual manera es enviado la Vandea, donde se le permite ejercer un terror indiscriminado e implacable contra la población civil. El 20 de junio, con cuatro mil hombres, irrumpió en Parthenay, defendida por cinco mil vandeanos de Louis-Marie de Lescure 1766-1793. Su victoria le permitiría cosechar otro éxito en Châtillon el 3 de julio, tras una nueva victoria en Moulin-aux-Chèvres. ​

Tras su retorno a París, fue llevado ante un tribunal revolucionario, condenado a muerte y guillotinado el mismo día que Danton. Durante su juicio, Danton negó cualquier relación con Westermann, acusándolo de sanguinario en el asalto de las Tullerías.