ⓘ Omellóns ​ es un municipio español de la comarca catalana de Las Garrigas, situado al este de ésta, limitando con la del Urgel. ..

                                     

ⓘ Omellóns

Omellóns ​ es un municipio español de la comarca catalana de Las Garrigas, situado al este de ésta, limitando con la del Urgel.

                                     

1. Comunicaciones

Se llega al municipio a través la carretera local LV-2012, estando ubicado la población entre las localidades de La Floresta y Espluga Calva. En su término municipal discurre un tramo de la línea férrea Lleida-Tarragona.

                                     

2. Economía

La economía local se basa en la agricultura, concretamente en el cultivo del olivo, la almendra y la vid. La producción de aceite está registrada bajo la denominación de origen protegida Les Garrigues, y está reconocido como uno de los mejores aceites del mundo. La producción de vino está amparada bajo la denominación de origen Costers del Segre.

                                     

3. Lugares de interés

  • Casa Llorach, data de 1770, construida sobre dos molinos, uno de aceite y el otro de harina. Fue casa natal del poeta romántico Ezequiel Llorach 1846-1887. Esta casa señorial fue declarada en 1980 por la Direcció General de Belles Arts de Catalunya Monumento Nacional Histórico Artístico. Conserva una interesante ventana árabe, con una reja decorada con seis medias lunas, y tiene en la fachada el escudo de los Llorach.
  • Iglesia Parroquial de Sant Miquel, originaria del XVIII tiene una formidable fachada barroca, en su interior tiene tres naves, campanario de torre de planta cuadrada y conserva un notable retablo barroco de piedra.
                                     

4. Curiosidades

El Misterio de Omellons

En febrero del 2000 aparecieron unos extraños círculos en un campo de cebada. El diario local La Mañana divulgó una nota que saltó a toda la prensa nacional:" Alarma en un pueblo por una broma que simula un aterrizaje OVNI”, rezaba su titular. Pero ni el presunto bromista había aparecido ni tampoco vecino alguno había declarado ver un" platillo volante” por las cercanías.