ⓘ Tamame es una localidad española perteneciente al municipio de Peñausende, en la provincia de Zamora, comunidad autónoma de Castilla y León. Su término pertenec ..

                                     

ⓘ Tamame

Tamame es una localidad española perteneciente al municipio de Peñausende, en la provincia de Zamora, comunidad autónoma de Castilla y León.

Su término pertenece la histórica y tradicional comarca de Sayago, con la que comparte sus especiales características, en especial de paisaje natural y urbano. Sus casas aún presentan la estructura y elementos tradicionales de la casa sayaguesa, con sus suelos de lanchas de piedra, la prezacasa y la cocina con chimenea de campana. El recorrido por sus calles, el paseo por entre sus cortinas y arboledas permitirán al visitante llegar a olvidar el tiempo. Junto con las localidades Figueruela de Sayago y Peñausende, conforma el municipio de Peñausende.

                                     

1. Historia

Las primeras noticias de asentamiento humano en el término se dan en el pago del Berrocal del Moro o Casa de los Moros, donde hubo un asentamiento prerromano, luego romanizado a juzgar por la presencia de cerámica fragmentos de doliums, tégulas. de aquella época y la aparición de la cubierta de un sarcófago. ​

                                     

2. Patrimonio

Cuenta con la existencia de longevos restos arquitectónicos como pueden ser su Iglesia, el puente romano sobre el arroyo Rivera y las numerosas cortinas existentes junto al núcleo urbano.

Arquitectura tradicional

Las paredes de piedra de sus casas austeras pero muy funcionales y sus techos de teja sujetadas de vigas y diverso ramaje comúnmente llamado "ripio" entre sus moradores tienen una prolongación llamada corral para la guarda del ganado y crianza de animales domésticos.

Típico de su campo son las delimitaciones de piedra de sus fincas y cortinas que dada la gran maestría alcanzada por sus propietarios se mantienen en pie algunas con más de cien años de antigüedad.

                                     

3. Naturaleza

Cuenta con un río de curso intermitente llamado La Rivera en cuyas someras aguas existen cangrejos y sardas y a cuya vera se sitúan los huertos de sus vecinos cultivando en ellos: Acelgas, pimientos, tomates, calabacines y zanahorias, entre otras hortalizas.

La vegetación formada por robles y encinas principalmente que en tiempo de la poda, finalizado el otoño, su aprovechamiento es el de dar aliento al fuego de las chimeneas.

                                     

4. Evolución demográfica

Conforme a los datos del INE, la evolución demográfica de Tamame es la siguiente:

Comentarios a los datos del INE:

  • Entre el Censo de 1981 y el anterior, este municipio desaparece porque se integra en el municipio de Peñausende.

Con la llegada del periodo estival su población aumenta notablemente, al convertirse en punto de encuentro de numerosos vecinos y familiares que en su día se vieron en la necesidad de emigrar a otras provincias en busca de un mejor porvenir. La juventud se reúne en un local cedido por el ayuntamiento llamado Casa Concejo, situado junto al pozo que abastece de agua la población.

                                     

5. Caolín

Alrededor del pueblo se encuentra una importante variedad de yacimientos minerales, que desde comienzos del siglo XX han sido frecuentemente visitados por geólogos de diversas administraciones, instituciones, entidades y empresas. Las rocas y minerales más frecuentes son la derivación de los dos minerales más importantes de la zona: el ágata, por su alto contenido en silicatos, y el ópalo, por su alto contenido en oxígeno O2 y la tenacidad frágil de la tierra en la que se encuentra. Sin embargo, Tamame, al igual que otros pueblos de la zona, ha vivido históricamente de espaldas a sus ricos recursos minerales.

La tradición minera de Tamame se remonta al año 1993, en la que la empresa Arcillas Blancas SA inició la explotación de la mina Navalacruz, en la que se encontró una gran veta de caolín que atraviesa parte de los términos de Tamame y Peñausende. Esta explotación es actualmente agosto de 2007 gestionada por la empresa Arcillas y Feldespatos Río Pirón SA, en la que trabajan en torno a 60 empleados.

La materia prima obtenida, el caolín, es clasificable como de muy alta calidad, pero requiere un previo procesamiento y depuración en la planta de Minerales y Tecnología de Arcillas de Segovia, para posteriormente ser enviada a distintos puntos de la geografía nacional, principalmente fábricas del levante español, y de Europa, en particular Italia.

El caolín de Tamame es destinado principalmente la fabricación de las típicas vajillas de cerámica blanca y de azulejos, pero en el proceso de extracción también se obtienen productos que son utilizados para la fabricación de papel y de otros productos refractarios. La lista de productos secundarios extraídos del subsuelo de la mina es notable, destacando de entre ellos la bentonita, una de las pocas existentes a nivel nacional.