ⓘ María Teresa de Saboya, 1803-1879. María Teresa nació en el Palacio Colonna en Roma, era hija del rey Víctor Manuel I de Cerdeña y de su esposa, la archiduquesa ..

                                     

ⓘ María Teresa de Saboya (1803-1879)

María Teresa nació en el Palacio Colonna en Roma, era hija del rey Víctor Manuel I de Cerdeña y de su esposa, la archiduquesa María Teresa de Austria-Este. Ella tenía una hermana gemela, María Ana. Las dos princesas fueron bautizadas al día siguiente por el Papa Pío VII, en la capilla del palacio Colonna. ​

María Teresa pasó la mayor parte de su infancia en Cagliari en la isla de Cerdeña, donde su familia se había refugiado de los ejércitos de Napoleón I de Francia. En 1814 su padre fue restaurado para gobernar en el Piamonte y la familia regresó a Turín. Ella tenía la esperanza de casarse con su primo Carlos Alberto de Cerdeña, que en 1817 se casó con la archiduquesa María Teresa de Austria, hija del duque Fernando III de Toscana.

                                     

1. Matrimonio y descendencia

El 5 de septiembre de 1820, en Lucca, María Teresa se casó con Carlos Luis, príncipe de Lucca.Tuvieron dos hijos:

  • Luisa Francisca di Paola Teresa María Ana Clotilde Beatriz 29 de octubre de 1821 - 8 de septiembre de 1823
  • Carlos Giuseppe María Vittorio Baldasarre, duque de Parma 1823-1854

María Teresa era hermosa, alta, majestuosa, con una expresión noble y melancólica. Carlos Luis, príncipe de Lucca era guapo y se dice que era la pareja real de mejor aspecto de su tiempo. Sin embargo, no eran compatibles. Ella era una mujer profundamente religiosa comprometida con su fe católica. Carlos Luis vivió gran parte de su vida para su propio placer, a menudo haciendo caso omiso de sus responsabilidades gubernamentales. La mayor parte de su vida de casados vivieron separados el uno del otro. Incluso si no hay amor, Carlos Luis comentó más adelante, hubo respeto. ​

El 13 de marzo de 1824, la madre de Carlos Luis murió, y él le sucedió como duque Carlos I de Lucca, María Teresa se convirtió en duquesa de Lucca. Abandonada por su marido, que tenía numerosos asuntos, se volvió cada vez más hacia la religión y creció su desdén de la vida cortesana y el ocio, la que su marido era atraído. A veces se la llevó en sus viajes y en 1829 lo acompañó a visitar la corte de Sajonia. Su relación, fría desde el principio, se deterioró rápidamente con el tiempo.

                                     

2. Últimos años

Finalmente se retiró completamente de la corte de Lucca, instalándose definitivamente primero en Villa de Marilia y más tarde a su villa de Pianore, donde rodeada de sacerdotes y monjas, dedicó su vida la religión. Después de 1840 vivió en reclusión religiosa completa en Pianore. Estaba muy unida a su propia familia sarda y vivía una vida dedicada la religión. Se rodeó por su confesor y sus médicos homeópatas. Su marido la visitaba, pero comentó que su intelecto débil y la falta de sensibilidad permitirían que viviera un siglo. Ella tenía poca influencia sobre su hijo que, en 1845, se casó con la princesa Luisa María Teresa de Artois, hija de Carlos Fernando de Francia, duque de Berry y la única hermana del pretendiente legitimista francés, Enrique de Francia, Conde de Chambord. ​

El 17 de diciembre de 1847, la emperatriz María Luisa de Habsburgo-Lorena murió, y, de acuerdo con el Congreso de Viena, Carlos cambió el ducado de Lucca por el de Parma, convirtiéndose en el duque Carlos II de Parma, María Teresa se convirtió en duquesa de Parma, pero sólo por unos pocos meses. La revolución estalló en marzo de 1848. En marzo de 1849 Carlos abdicó como duque de Parma y fue sucedido por su hijo Carlos III.

María Teresa vivió principalmente en su villa de Viareggio, sobre todo después del asesinato de su hijo en 1854. Allí se construyó una capilla en memoria de su hijo. Más tarde vivió en una casa en San Martino en Vignale en las colinas al norte de Lucca servida únicamente por su confesor y el administrador de la propiedad. La villa se sigue llamando Tenuta María Teresa en su honor. Allí murió en 1879 como consecuencia de la arteriosclerosis cerebral. Fue enterrada en el cementerio de Verano en Roma, vestida con el hábito de la Tercera orden de Santo Domingo.

                                     

3. Distinciones honoríficas

  • 3 de mayo de 1829: Dama de primera clase de la Orden de la Cruz Estrellada. Imperio Austrohúngaro ​