ⓘ Roque del Espíritu Santo fue religioso de la Orden de la Santísima Trinidad, en la que ocupó los oficios de Ministro Provincial de Portugal, Redentor General y ..

                                     

ⓘ Roque del Espíritu Santo

Roque del Espíritu Santo fue religioso de la Orden de la Santísima Trinidad, en la que ocupó los oficios de Ministro Provincial de Portugal, Redentor General y Comisario General para la Redención. Es el redentor más activo en toda la historia de la Orden Trinitaria.

                                     

1. Notas biográficas

Roque del Espíritu Santo nació en Castelo Branco, en la provincia de Beira Baixa actualmente Beira Interior Sul, aproximadamente el año 1525. De sus primeros años y procedencia solo tenemos datos imprecisos, el primero conocido es su ingreso como novicio trinitario en el convento de Santarém en 1541. Durante sus estudios de filosofía y teología sus superiores le describen como dotado de un especial celo apostólico y profunda vida espiritual. Desde muy joven abogó por la reforma de la Orden en Portugal, de modo que en el Capítulo Provincial celebrado en Santarém en 1561, en el que se aprueban las Constituciones que aseguran la continuidad de la reforma, es elegido por primera vez Ministro Provincial de Portugal y como tal promueve dos casas reformadas, una en Lousa y un nuevo colegio en Coimbra. Ocupó el oficio de Ministro Provincial en tres trienios más: 1573-1576, 1580-1583 y 1586-1589. Fue también fundador de las casas trinitarias de Coimbra en 1552 y de Ceuta en 1568, además de primer Ministro de la casa de Coimbra.

                                     

2. Redentor de Cautivos

La principal actividad de fr. Roque del Espíritu Santo fue la redención de cautivos, para la que fue elegido en varias ocasiones Redentor General. Tras la reforma de la Provincia de Portugal en 1554 los reyes portugueses volvieron a permitir a los trinitarios realizar redenciones de cautivos. La primera de ellas tiene un origen casi anecdótico. Mientras los trinitarios "negociaban" en 1558 con el rey Juan III la reanudación de su labor redentora y la concesión de privilegios, el rey moro de Vélez solicitó al rey portugués su ayuda para ser repuesto en su trono, del que había sido derrocado por enemigos internos, cuando los barcos portugueses regresaban victoriosos fueron rodeados en el estrecho de Gibraltar por 23 galeras turcas que hicieron a todos cautivos llevándolos a Argel. Juan III llamó a fr. Roque del Espíritu Santo y lo envió a Argel junto a fr. Andrés Fogaça con 40.000 ducados. Liberó a 300 cautivos que desembarcaron en Lisboa para realizar la tradicional procesión de cautivos hasta el convento trinitario. ​

Durante sus nuevos mandatos como Ministro Provincial de 1580 a 1583 y de 1586 a 1589 dedicó todo su esfuerzo a garantizar las limosnas de la redención y asegurar los privilegios reales y papales para la Orden. En 1586 fue nombrado por el Ministro General de la Orden, fr. Bernardo Dominici, Comisario General para la Redención a modo vitalicio. A lo largo de su vida, bien directa o indirectamente, se calcula que logró el rescate de 4.000 cautivos, convirtiéndose así en el trinitario que más cautivos y redenciones particulares y generales ha realizado a lo largo de toda la historia. Terminó sus días en Lisboa, donde falleció el 11 de mayo de 1590. Sus funerales duraron ocho días. La misa de exequias la presidió el jesuita P. Ignacio Martínez que afirmó: En breve tiempo han faltado en la Iglesia tres famosas columnas que la sostenían, a saber, el P. Jorge Serrano, jesuita, el P. Fr. Luis de Granada, dominico, y el P. Fr. Roque del Espíritu Santo, trinitario.

                                     

3. Fuentes bibliográficas

  • José Hernández, Espigando en el patrimonio trinitario, Roma 2000.
  • Bonifacio Porres, Libertad a los cautivos, Córdoba 1997.
  • Jerónimo de San José, Historia Chronológica da esclarecida Ordem da Santissima Trindade e Redempçâo de Captivos da provincia de Portugal, Lisboa 1789.