ⓘ Emanuela Orlandi fue una adolescente de 15 años que desapareció en la ciudad de Roma el 22 de junio de 1983, en lo que luego fue considerado como un secuestro c ..

                                     

ⓘ Emanuela Orlandi

Emanuela Orlandi fue una adolescente de 15 años que desapareció en la ciudad de Roma el 22 de junio de 1983, en lo que luego fue considerado como un secuestro cuyo motivo no resulta todavía claro. Tratándose de la hija de un empleado que trabajaba en la Ciudad del Vaticano, Ercole Orlandi, funcionario de la Prefectura de la Casa Pontificia, el hecho tuvo una gran repercusión en Italia y en el mundo entero, sobre todo después de dos intervenciones públicas del papa Juan Pablo II a favor de Emanuela.

                                     

1. Hipótesis

El caso de la desaparición o secuestro de Emanuela Orlandi ha suscitado numerosas hipótesis. Todavía no hay certeza de que haya muerto o de que se encuentre viva en algún lugar. En diversas ocasiones su caso ha sido relacionado con el juicio a Ali Ağca, el terrorista que intentó matar a Juan Pablo II en mayo de 1981. ​

                                     

2. El caso de Mirella Gregori

Unos pocos días antes y el mismo año de producirse la desaparición de la joven Emanuela, desaparecía también en la ciudad de Roma otra joven quinceañera de nombre Mirella Gregori, en similares condiciones que Orlandi. El caso también ha quedado insoluto y envuelto en el mayor misterio desde entonces y ninguna otra explicación ha podido brindarse, salvo las que Mehmet Ali Ağca ha agregado en una famosa entrevista ​ con el hermano de Emanuela, Pietro Orlandi, en el año 2010, donde ha confirmado que la "conexión" diplomática era una maniobra de distracción producida por los servicios secretos del orbe comunista, confirmando implícitamente la tesis del Padre G. Amorth.

                                     

3. Apertura de tumbas

Dos tumbas del Cementerio Teutónico dentro de las murallas del Vaticano se abrieron el 11 de julio de 2019 para verificar - según la orden del Promotor de Justicia del Estado de la Ciudad del Vaticano - si estas tumbas contenían los restos de Emanuela Orlandi.

Fueron abiertas la llamada "Tumba del Ángel", en la que estaba enterrada la princesa Sofía de Hohenlohe-Waldenburg-Bartenstein 1758-1836 y aquella adyacente en la que estaba enterrada la duquesa Carlota Federica de Mecklemburgo-Schwerin 1784-1840. El apoyo la autoridad judicial estuvo garantizado por personal cualificado del Centro Operativo de Seguridad de la Gendarmería Vaticana.

Sorprendentemente las dos tumbas permanecen vacías; no solo no hay restos de Emanuela, sino tampoco los de las dos demás que supuestamente descansaban allí. ​