ⓘ Patella ferruginea es un gasterópodo marino endémico del Mediterráneo occidental, considerado como uno de los invertebrados más amenazados de esta región geográ ..

                                     

ⓘ Patella ferruginea

Patella ferruginea es un gasterópodo marino endémico del Mediterráneo occidental, considerado como uno de los invertebrados más amenazados de esta región geográfica.

                                     

1. Identificación

Se distingue de otras lapas mediterráneas por su concha grande y recia y por las gruesas y elevadas costillas que presenta, que determinan que el borde sea muy sinuoso. Las costillas suelen ser nodulosas y algo irregulares, si bien a menudo la superficie de la concha puede estar erosionada y presentar organismos epibiontes, como balanos y algas, lo que modifica su aspecto.

El color externo de la concha en los ejemplares limpios es de castaño a herrumbroso de ahí su nombre, y blanco marmóreo en su cara interna, con la zona central impresión muscular oscura y el borde interno pardo oscuro. El pie de los ejemplares adultos es de color amarillento anaranjado en su base y gris oscuro en sus laterales. La región cefálica es asimismo de color oscuro, destacando los tentáculos de color negruzco.

La concha de los juveniles de menos de 20 mm es muy característica, con una forma muy aplanada y un reducido número de costillas gruesas que se prolongan por el borde, confiriéndole un contorno estrellado; su color de fondo es blanquecino terroso con gruesas franjas concéntricas oscuras, que remontan por encima de las costillas.

                                     

2. Distribución

En la actualidad Patella ferruginea se halla limitada a las costas del norte de África, entre el Estrecho de Gibraltar Ceuta y Cabo Bon e isla de Zembra Túnez, a algunos puntos del sur de España costas de Andalucía y Murcia, isla de Alborán, costas occidentales de Córcega y norte de Cerdeña y la isla de Pantelleria, en el canal de Sicilia. En las costas continentales francesas e italianas la especie parece haberse extinguido definitivamente en la actualidad, aunque existen algunas citas relativamente recientes en el litoral toscano. Asimismo, las poblaciones de Córcega y Cerdeña parecen estar en regresión. ​

                                     

3. Conservación

Las conchas de Patella ferruginea aparecen con frecuencia en estratos Tirrenienses y constituyen uno de los elementos más característicos de los concheros desde el Paleolítico al Neolítico en toda la cuenca mediterránea occidental. Ello indica que era consumida por el hombre desde muy antiguo. Se piensa que precisamente debido la presión humana, la especie ha sufrido un marcado declive a lo largo del siglo XX, sobre todo de la cuenca norte del Mediterráneo. ​ continúa de manera alarmante en nuestros días y muchas de sus poblaciones están a punto de desaparecer.

Todo ello ha conducido a que esta lapa figure en diversas listas de especies amenazadas europeas y que en 1999 se incluyera en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas actualmente Catálogo Español de Especies Amenazadas, en su máxima categoría de protección," en peligro de extinción”. En este sentido, es preciso destacar que se trata del primer invertebrado y, a su vez, la primera especie marina para la que se ha elaborado en España una Estrategia Nacional para su Conservación aprobada en mayo de 2008.



                                     

4. Hábitat

Vive sobre sustratos rocosos de la franja mesolitoral superior, con preferencia por las superficies de inclinación media y en zonas expuestas al oleaje pero no en exceso. Suele situarse en la zona de recubrimiento del balano Chthamalus stellatus y por encima de la banda de Dendropoma petraeum que coincide con el nivel medio del mar y de los cinturones de algas rodofíceas, que marcan el mesolitoral inferior.

                                     

5. Biología

La dieta de P. ferruginea es poco conocida pero parece estar constituida principalmente por el" biofilm” de cianobacterias epi- y endolíticas y en menor proporción de diatomeas y pequeños propágulos de algas. La actividad ramoneadora de la lapa parece muy eficiente; mientras avanzan con mucha lentitud, mueven la cabeza y cuerpo a un lado y otro alternativamente, de tal forma que realiza un completo barrido en zig-zag de la superficie de ramoneo.

Los adultos son muy sedentarios y sólo se desplazan cortas distancias para alimentarse lo cual tienden a hacer cuando están bañados por el oleaje, preferiblemente con marea alta y durante la noche. Cuando los ejemplares terminan su actividad alimenticia, retornan al mismo lugar de reposo homing behaviour ". Por ello, cada ejemplar deja una marca o" huella” en la roca, ya que crece un halo de algas calcáreas en el espacio situado entre la suela del pie y el borde de la concha.

La robustez de su concha y la fuerza adhesiva de su pie protegen en principio la especie de muchos depredadores, sobre todo en su fase adulta. Entre los depredadores conocidos están los cangrejos Eriphia verrucosa y Pachygrapsus marmoratus, así como el gasterópodo Stramonita haemastoma, que es capaz de perforar la concha incluso de adultos de hasta unos 60 mm DM.

Se considera que Patella ferruginea es una especie longeva y de crecimiento lento, No alcanza la madurez sexual hasta el final del segundo año de vida y se tiene certeza que puede superar los 10 años. Algunos autores han sugerido que incluso podría alcanzar los 35 años, aunque se requieren más datos para verificar este aspecto.

Ha existido una cierta controversia acerca del modo de reproducción de Patella ferruginea ​ Estos resultados, además de permitir describir las fases de su desarrollo larvario y evaluar la duración de la fase larvaria se ha observado que las larvas pueden tener capacidad de natación durante más de una semana pueden tener gran importancia para futuros trabajos de recuperación de poblaciones de esta especie.