ⓘ Arctophoca australis australis. El lobo marino de dos pelos sudamericano es una de las dos subespecies en que se divide la especie Arctophoca australis, que int ..

                                     

ⓘ Arctophoca australis australis

El lobo marino de dos pelos sudamericano es una de las dos subespecies en que se divide la especie Arctophoca australis, que integra el género Arctophoca de la familia de los otáridos. Habita de manera endémica las costas marinas de la mitad sur de América del Sur, y las islas de la plataforma continental inmediata, por ejemplo las islas Malvinas.

                                     

1. Nombres vulgares

Arctophoca australis es conocido con diferentes nombres incluyendo:

  • Lobo fino sudamericano, lobo fino sudamericano, lobo fino patagónico, lobo marino peletero sudamericano: obviamente fino y peletero aluden la calidad de la piel del animal, muy apreciada en épocas en que su captura estaba generalizada.
  • Lobo marino de dos pelos sudamericano: no se refiere a que sólo cuenta con "dos pelos", sino a que este animal posee dos tipos o capas de pelo, la más externa está compuesta por pelos gruesos, largos, y brillantes; la más interna en cambio, es de pelos más lanosos, densos, y delgados, los que le brindan un mayor aislamiento de las frías aguas.
  • Oso marino sudamericano: menos común, pero con varios registros toponímicos.
                                     

2. Distribución

Esta subespecie es un endemismo reproductivo de las islas y costas de la mitad sur de América del Sur, donde habita desde el sur de Chile, Uruguay, el sur de Brasil y la Argentina continental, además de las islas sobre la plataforma continental inmediata, por ejemplo en las Malvinas.

Argentina

En la Argentina se distribuye en las aguas de las provincias de: Buenos Aires, Chubut, Río Negro, Santa Cruz, y Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur. Además, ejemplares juveniles provenientes de las cercanas colonias uruguayas suelen llegar a las costas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires e islas deltaicas del extremo sudeste de Entre Ríos. En la Argentina continental, a lo largo de la costa, se cuentan 19 colonias reproductivas, mayormente en islas.

En las islas Malvinas se suman otras 10.

Brasil

En Brasil se distribuye en las aguas de los estados de: Paraná, Río de Janeiro, Río Grande del Sur, Santa Catarina, y São Paulo, aunque no tendría apostaderos de cría permanentes. ​

                                     

3. Ecología y hábitos

Hábitat

Arctophoca australis convive sólo con otra especie de otárido: el lobo marino de un pelo. ​

                                     

4. Taxonomía

Durante mucho tiempo fue considerada una buena especie, e integrante del género Arctocephalus pero, en el año 2012, ​

                                     

5. Características

Esta subespecie presenta importante dimorfismo sexual: mientras que los machos alcanzan de 1.8 a 2 m de longitud, con pesos de entre 150 y 200 kg, las hembras miden de 1.3 a 1.5 m y pesan de 35 a 60 kg.

El color dominante en los machos adultos es pardo oscuro, dorsalmente más grisáceos, y ventralmente más canelas. Presentan el cuello mucho más ancho que las hembras, lo que es aumentado por los pelos más largos en la parte posterior de cuello y cabeza, formando una especie de "melena", aunque no llega a ser del volumen que muestra el lobo marino de un pelo, con quien convive.

Las hembras son esbeltas y delgadas, de coloración gris-oscura, más clara ventralmente; algunas pueden presentar abdominalmente tonalidades gris-rojizas. Las crías son más oscuras.

Como otros taxones relacionados, presenta dos tipos o capas de pelambre: una externa, constituida por pelos gruesos, cerdosos, largos, y bicolores, y otra interior, formada por pelos finos y cortos, suaves al tacto, y dispuestos de manera compacta en alta densidad, lo que le confiere al animal una adecuada aislación térmica.



                                     

6. Conservación

Originalmente, esta subespecie fue cazada por las distintas etnias amerindias que compartían su hábitat, aunque estas capturas no comprometían sus poblaciones. Los cazaban para obtener fundamentalmente su carne y grasa, aunque también empleaban sus intestinos, vejigas, esófagos y estómagos para hacer bolsas impermeables, y sus cueros para hacer correas o capas. Con el descubrimiento de sus colonias por barcos foqueros, estos comenzaron a aniquilarlos con el objetivo de obtener su grasa - la que convertían en aceite - pero en especial para hacerse de sus valiosas pieles, muy demandadas en peletería, esencialmente las de las crías recién nacidas. Si bien la explotación directa ha cesado, la recuperación de esta subespecie es lenta. y la mayor parte de las poblaciones se encuentran en expansión, aún está muy lejos de recuperar su tamaño poblacional original.

Además, sufre otros problemas de conservación, al interaccionar con todo tipo de pesquerías, generando aumentos de su tasa de mortalidad incidental, causada por diversos artes de pesca, tanto de arrastre como de fondo, y pelágicos, ​ mientras que en Chile se la categoriza como: "Fuera de peligro".