ⓘ Íñigo de la Cueva y Mendoza. Nacido en el castillo de Cuéllar, fue hijo del maestre Beltrán de la Cueva, valido de Enrique IV de Castilla, I duque de Alburquerq ..

                                     

ⓘ Íñigo de la Cueva y Mendoza

Nacido en el castillo de Cuéllar, fue hijo del maestre Beltrán de la Cueva, valido de Enrique IV de Castilla, I duque de Alburquerque, I conde de Ledesma y de Huelma, señor de Cuéllar y otras villas, y de su primera mujer Mencía de Mendoza y Luna, hija de Diego Hurtado de Mendoza y Suárez de Figueroa, II marqués de Santillana, I duque del Infantado, y de su primera mujer Brianda de Luna y Mendoza.

Fue llamado Íñigo en honor a su abuelo materno, Íñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana; su madre le hizo una mejora en la tercera parte de sus bienes. En primer lugar siguió la carrera eclesiástica y tuvo cargos en la archidiócesis de Toledo, pero abandonó su estado e inició carrera en las armas. Fue general de la gente de guerra del reino de Toledo, y visitador general de las milicias del reino de Granada.

Contrajo matrimonio con su sobrina Ana de la Cueva y Mendoza, hija natural de su hermano Francisco Fernández de la Cueva y Mendoza, II duque de Alburquerque. La esposa llevó a cabo la refundación del monasterio de Santa Clara de la villa de Cuéllar, por lo que la propiedad del inmueble pasó la Casa de Alburquerque, siendo propiedad de la misma en la actualidad. Ambos esposos fueron enterrados en la capilla mayor del monasterio.