ⓘ Felipe José de Tres-Palacios y Verdeja. Felipe José de Trespalacios y Verdeja 26 de mayo de 1722 - La Habana, 16 de octubre de 1799 fue un eclesiástico español, ..

                                     

ⓘ Felipe José de Tres-Palacios y Verdeja

Felipe José de Trespalacios y Verdeja 26 de mayo de 1722 - La Habana, 16 de octubre de 1799) fue un eclesiástico español, primer obispo de La Habana en la isla de Cuba. ​

                                     

1. Biografía

Nacido en el seno de una familia de la nobleza hidalga del Valle de Peñamellera en Asturias. Realiza sus estudios eclesiásticos en la Universidad de Salamanca obteniendo el grado de Doctor en Cánones y en Leyes e ingresando como abogado en los Reales Consejos. Ejerció varios cargos eclesiásticos en España, aunque podía haber ocupado una capellanía del mayorazgo de su propia casa. Todavía joven fue destinado la Iglesia Metropolitana de Santo Domingo e Islas de Barlovento, en la Española, donde llevó a cabo las funciones de Provisor, Gobernador y Vicario General de aquel Arzobispado, Primado de América. En 1784 fue nombrado Obispo de la vecina isla de San Juan de Puerto Rico. ​

                                     

2. Ultramar

En la Diócesis de Puerto Rico realiza importantes mejoras, particularmente en la erección de parroquias y arreglo de los diezmos, creándose a su instancia la diócesis de Guayapa.

En 1788 por encargo del oidor Miguel Cristóbal de Irisarri debe trasladarse La Habana para establecer la división territorial de las dos diócesis en que debía distribuirse la isla.

Fue el ya nuevo monarca español Carlos IV, en virtud del regalismo, - derecho, entre otros, a nombrar a los Obispos -, quien realiza la designación de Trespalacios, en principio, como Gobernador eclesiástico de la Diócesis de La Habana, hasta que el Santo Padre despachase las Bulas de ratificación del nombramiento de primer Obispo de aquella sede, lo que tuvo lugar el 30 de marzo de 1789.

Continuó, ya como Obispo de La Habana, la labor de organización de la recién creada sede diocesana, ordenando el cabildo eclesiástico, el culto, los diezmos, la capilla de música, etc.

Sin dejar de invertir en limosnas y obras piadosas gran parte de sus rentas, este obispo consagró los más de sus recursos a transformar la antigua iglesia de San Ignacio en esa catedral, hoy considerada el mejor templo de la isla. El año 1796 protagonizó un hecho trascendente, el ceremonioso traslado de los restos de Colón desde la isla de Sto. Domingo que por el Tratado de Basilea pasaba a dominio francés, a Cuba. Recibidos con gran solemnidad por el Capitán General, este se los entregó en la Catedral al Obispo Trespalacios que tras la celebración de solemne misa Pontifical,los depositó en una urna,en el lado del Evangelio.

Tanto en el archivo de la capitanía general de Cuba como en del obispado, existen muchos documentos sobre las discordias ocurridas con el capitán general Luis de las Casas y Arragorri. Disputaron cuando se restableció el teatro, se construyó la plaza de toros y se reformó el establecimiento de mujeres recogidas.

No resolvió estas cuestiones la Corte de un modo terminante estando Trespalacios a punto de ser deportado. A finales de 1796 cuando el Conde de Santa Clara sustituye a de las Casas, pudo el anciano Obispo, dedicarse, con la colaboración incondicional de la esposa del nuevo Gobernador, la obra de la catedral y al fomento del episcopado y las obras benéficas y sociales,hasta su muerte.