ⓘ Porites. El género de coral Porites pertenece la familia Poritidae, del orden Scleractinia, clase Anthozoa. Pertenece al grupo de los corales hermatípicos. Su e ..

                                     

ⓘ Porites

El género de coral Porites pertenece la familia Poritidae, del orden Scleractinia, clase Anthozoa.

Pertenece al grupo de los corales hermatípicos. Su esqueleto es macizo y está compuesto de carbonato cálcico. Tras la muerte del coral, su esqueleto contribuye la generación de nuevos arrecifes en la naturaleza, debido a que la acción del CO2 convierte muy lentamente su esqueleto en bicarbonato cálcico, sustancia ésta asimilable directamente por las colonias coralinas.

Su nombre proviene del latín porus = poro e ites = sufijo que denota parecido.

Porites es el coral más común en casi todos los hábitats. También el que alcanza mayor tamaño con sus colonias, hasta más de 8 m de altura y 5 m de diámetro. Y alcanza otro récord más, se han localizado colonias con más de 1.000 años de antigüedad.

                                     

1. Morfología

Las colonias presentan diversas formas: incrustantes, nodulares, columnares, masivas, lobuladas o ramificadas. Mayoritariamente son de color amarillo o marrón claro, aunque también son verde, rosa, púrpura o azul. Los pólipos presentan unas células urticantes denominadas nematocistos, empleadas en la caza de presas de zooplancton.

Esqueleto ligero y poroso. Los coralitos a menudo son muy pequeños, de 0.5 a 2.2 mm de diámetro en sus cálices y están inmersos en la superficie del corallum, o esqueleto colonial. Tienen 12 septos, entre 4 y 8 lóbulos paliformes, y, normalmente, con columnela presente con gránulos estrellados. ​

Mensualmente, durante la luna llena, muda su tejido exterior para librarse de residuos y algas.

                                     

2. Alimentación

Contienen algas simbióticas, mutualistas ambos organismos se benefician de la relación, llamadas zooxantelas. Las algas realizan la fotosíntesis produciendo oxígeno y azúcares, que son aprovechados por los pólipos, y se alimentan de los catabolitos del coral especialmente fósforo y nitrógeno. ​ Esto les proporciona entre el 70 y el 95% de sus necesidades alimenticias. El resto lo obtienen atrapando plancton con sus tentáculos y materia orgánica disuelta en el agua.

                                     

3. Reproducción

Las colonias son macho o hembra. La colonia macho expele esperma que fertiliza externamente los huevos de la colonia hembra, al unirse con ellos en la columna de agua. Los huevos permanecen la deriva arrastrados por las corrientes varios días, más tarde se forma una larva plánula que cae al fondo, se adhiere a él y comienza su vida sésil, secretando carbonato cálcico para conformar un esqueleto individual, o coralito. Posteriormente se reproducen por gemación, dando origen la colonia, y al esqueleto colonial, denominado coenosteum o corallum.

También se reproducen por fragmentación, cuando, debido a las tormentas principalmente, se rompen fragmentos de las colonias, que son desplazados y, posteriormente, se desarrollan en nuevas colonias, mediante gemación. Se ha documentado que la especie de pez Pseudobalistes naufragium, suele alimentarse en colonias de Porites lobata, produciendo fragmentaciones en las colonias, cuyos restos conforman posteriormente nuevas colonias. ​



                                     

4. Hábitat y distribución

Su distribución geográfica comprende todos las zonas tropicales del planeta. Preferentemente en áreas de buena corriente. Coloniza todos los entornos del arrecife: lagunas protegidas, zonas intermareales, frente externo, laderas y sustratos arenosos. Profundidad de 0 a 50 m, aunque se reportan localizaciones hasta 109 metros, y en un rango de temperatura entre 19.81 y 29.29 °C. ​

                                     

5. Mantenimiento

Los Porites no son fáciles de aclimatar, pero una vez conseguido son especies resistentes. Requieren buena iluminación y corriente de moderada a fuerte.