ⓘ Botica de la calle Mayor. La botica de la calle Mayor, también conocida como botica Picó, fue una farmacia de la ciudad española de Cartagena, que se situó dura ..

                                     

ⓘ Botica de la calle Mayor

La botica de la calle Mayor, también conocida como botica Picó, fue una farmacia de la ciudad española de Cartagena, que se situó durante más de un siglo en lo que hoy es manzana de las calles Mayor, Medieras, Aire y Plaza de San Sebastián, en pleno casco antiguo.

                                     

1. Historia

El solar de la botica fue ocupado desde 1580 por un convento dominico consagrado a San Isidoro, hasta que el real decreto del 25 de julio de 1835 ordenó su puesta la venta en el contexto de la inminente desamortización del presidente Juan Álvarez Mendizábal 1836. El terreno sería comprado por el padre de Benito Picó, de nombre desconocido, mientras que la iglesia adscrita al convento quedó como propiedad eclesiástica.

Para 1856, Benito Picó había hecho demoler el edificio y construir una botica para su hijo Eduardo Picó y Bres 1829-1902, quien el año anterior había obtenido el doctorado en Farmacia por la Universidad de Madrid. Eduardo Picó convirtió el establecimiento en un centro desde el que participaba activamente en cualquier emergencia sanitaria de la ciudad, además de dar cobijo a actividades artísticas, científicas y políticas. A nivel artístico sirvió de plataforma para el pintor Manuel Ussel de Guimbarda o el poeta José Martínez Monroy, mientras que en el campo político destacó que en la farmacia se formara la organización progresista llamada "Sociedad de los Burros", que llegó a sobrepasar los 500 tertulianos. ​