ⓘ Señor de Sumalao. La advocación Señor de Sumalao que se festeja el 7º domingo de Pascua, es venerada en la localidad de La Merced, departamento Cerrillos, provi ..

                                     

ⓘ Señor de Sumalao

La advocación Señor de Sumalao que se festeja el 7º domingo de Pascua, es venerada en la localidad de La Merced, departamento Cerrillos, provincia de Salta, norte de la República Argentina.

El Cristo moreno es una pintura cuzqueña al óleo de principios del Siglo XVII que estaba destinada la provincia de San Juan, la que, mientras era trasladaba, por la actitud de la mula que la llevaba y el regreso reiterado del animal al mismo lugar, la dejaron finalmente en Sumalao. Esta circunstancia se tomó como un indicio de la voluntad divina de quedarse allí.

                                     

1. Historia leyenda

Una de las historias que intentan explicar el evento cuenta que a comienzos del siglo XVII, Don Gabriel de Torres y Gaete, volviendo del Perú, traía entre sus equipajes una copia del Señor de Vilque para su hacienda de El Pucará. Cuando atravesaba el paraje denominado" SUMALAO”, la mula que traía el bulto se desprendió de la tropa y fue encontrada en el mismo lugar anterior. Los arrieros azotaron la mula para que siguiera, pero fueron en vano sus esfuerzos. Ante la situación, y como ferviente creyente, Gabriel de Torres interpretó que la imagen quería quedarse en aquel lugar. Se ordenó entonces que se descargara el cuadro y se lo dejara bajo un algarrobo al cuidado y culto de los lugareños.

Otra historia cuenta que a mediados del siglo XVIII, el rey de España Carlos III, durante la colonización envió hacia América tres óleos de Cristo. Uno quedó en Cuzco -Perú- donde se lo venera con el nombre de Señor de los Temblores. ​

Cuando los encomendados partieron hacia San Juan, uno de ellos tuvo que regresar porque la mula que llevaba el cuadro no estaba. Se la encontró en Sumalao, debajo de un algarrobo. Volvieron a recogerla y otra vez el animal se extravió y fue encontrado nuevamente en Sumalao, echado en el suelo bajo la sombra del mismo árbol y no se levantó hasta que no le sacaron el cuadro de su lomo.

Esto fue entendido e interpretado como una clara señal de que la imagen del Cristo quería quedarse en el sitio. Tan pronto como los fieles captaron tal deseo, erigieron una capilla al lado del algarrobo donde se echó la empecinada mula y así comenzó una leyenda que dura hasta nuestros días.

                                     

2. El lugar

Sumalao es un paraje escondido, casi arrinconado junto al ángulo sudoriental del Valle de Lerma, cercano la turbulenta confluencia del tranquilo río Arias con el impetuoso río Rosario.

Anualmente para la fecha, desde finales del siglo XVIII, misachicos y peregrinos convergen, desde distintos puntos, al santuario. Esta tradición constituye una de las manifestaciones populares de fe más importantes y antiguas de todo el norte argentino. ​ Los fieles solían prender las velas de sus promesas y las colocaban al pie de Óleo. es por ello que presenta quemaduras y está oscuro por el calor de las velas al que se lo sometía. Se intentó restaurarlo pero la gente no permitió que el cuadro saliera de su lugar. Por esa razón, en la década pasada, se le puso vidrio, y un marco más grande de madera tallada.

Desde lejos, el reflejo del vidrio que cubre el óleo sólo permite ver las aplicaciones en plata que en el año 1912 fueron agregadas la corona la sigla INRI, al lazo que lleva el Cristo en su cintura, a los dos extremos horizontales de la Cruz, y a las coronas de la Virgen María y del apóstol San Juan Bautista.

                                     

3. Historia que llega hasta nuestros días

Exceptuando las bombillas de luz y algún otro detalle de progreso, la fiesta de Sumalao no ha cambiado demasiado. Cualquier descripción de hace cien años puede pasar por boceto reciente. ​

                                     

4. Actual Fiesta Chica y Fiesta Grande o fiesta central

La "fiesta chica" en honor al Señor de Sumalao domingo previo a la" fiesta grande” se realiza el domingo de Pentecostés, donde la imagen es sacada en procesión acompañada por miles de fieles llegados al lugar. Anualmente se realiza en tradicional homenaje a los misachicos de todo el Valle de Lerma.

Posteriormente, se realiza la" Fiesta Grande” festejándose con solemne Triduo, el que se inicia el viernes con la procesión de San Rafael donde participan todos los pescadores. Al día siguiente, el sábado, se celebra la misa por la patria con la procesión de la imagen de la Virgen María donde participan todos los gauchos presentes. Para finalizar y cerrando la Fiesta Grande, el tercer día domingo a las 10:30 se realiza la misa solemne la que anualmente es presidida por el arzobispo de Salta, con la posterior realización de la tradicional procesión con la imagen cuzqueña.

Previo la procesión y a todas las actividades religiosas dedicadas al Cristo, se realiza de rezo de la novena, el que se hace diariamente a partir de las 18 h en el santuario.



                                     

5. Misa del Peregrino

Partiendo desde la Ciudad de Salta, de la Parroquia Santa Teresa de Jesús en intersección de las calles: La Florida y Tucumán, parte la tradicional peregrinación con cientos de peregrinos con destino al templo del Cristo de Sumalao.

Posteriormente, en su trayectoria, centenares de fieles se unirán en la intersección de las avenidas Paraguay, Combatientes de Malvinas y la ruta nacional 68, quienes esperan agregarse la columna de peregrinación que sale anualmente de la capital provincial.

Atravesando las localidades de Cerrillos y La Merced, y luego de haber recorrido más de 30 kilómetros caminado durante toda la madrugada, los peregrinos son recibidos en el santuario con la tradicional Misa del Peregrino a las 6.30 de la mañana.

                                     

6. Peregrinación

Anualmente, y organizadas por diferentes iglesias, agrupaciones religiosas y medios locales, ​

Cuando la fiesta termina, el pequeño pueblito queda completamente desolado con sus 10 o 12 familias que viven en el lugar hasta el año siguiente que se repite la historia.