ⓘ Giuseppe Calderone. Giuseppe Pippo” Calderone fue un influyente mafioso siciliano de Catania. Se convirtió en el secretario de la Comisión Interprovincial, form ..

                                     

ⓘ Giuseppe Calderone

Giuseppe" Pippo” Calderone fue un influyente mafioso siciliano de Catania. Se convirtió en el "secretario" de la Comisión Interprovincial, formada alrededor de 1975 por instigación suya. Su propósito era coordinar las comisiones provinciales de la mafia y evitar conflictos sobre la adjudicación de los contratos públicos que recayeran en varias provincias. Calderone fue asesinado en 1978 por orden de Totò Riina.

                                     

1. Los primeros años

Originalmente, Catania no había sido una zona típicamente mafiosa. La mafia estaba mucho más infestada en la parte occidental de Sicilia. Según Antonino Calderone, su hermano, la primera familia mafiosa de Catania fue fundada por Antonio Saitta. Éste había sido procesado por el llamado Prefecto de Hierro de Mussolini, Cesare Mori. Una de las hijas de Saitta era la madre de Giuseppe y Antonino Calderone. ​

                                     

2. En el vértice de la Cosa Nostra

Giuseppe Calderone se convirtió en uno de los líderes de la Cosa Nostra. Estableció buenas relaciones con las familias mafiosas de Palermo. El 17 de junio de 1970, la policía de Milán detuvo un Alfa Romeo por exceso de velocidad. En el coche iban Tommaso Buscetta, Salvatore "Ciaschiteddu" Greco, Gerlando Alberti, Gaetano Badalamenti y Giuseppe Calderone. Sin darse cuenta de la identidad de los hombres que iban en el coche, la policía les dejó continuar su viaje. ​

                                     

3. Comisión Regional

En febrero de 1975 se creó la Comisión Interprovincial o Regional a instancias de Giuseppe Calderone, quien se convirtió en su primer "secretario". Su propósito era coordinar las comisiones provinciales de la mafia y evitar conflictos sobre la adjudicación de los contratos públicos que recayeran en varias provincias. Los otros miembros eran Gaetano Badalamenti para Palermo, Giuseppe Settecasi Agrigento, Cola Buccelato Trapani, Angelo Mongiovì Enna y Giuseppe Di Cristina Caltanissetta.

Mientras Calderone elevó su rango en la Comisión, su segundo Benedetto Santapaola se hizo cargo de los negocios de la familia en Catania. Manejó los intereses en el tráfico de heroína y actuó como extorsionador de los principales hombres de negocios. Santapaola construyó cuidadosamente una facción privada dentro de la familia que le era leal – y fortaleció las relaciones con Riina y los corleonesi. Aunque Riina era un fugitivo, pasaba tiempo en los alrededores de Catania y a menudo iba de caza con Santapaola.



                                     

4. En guerra con los corleonesi

Calderone y Di Cristina se convirtieron en los primeros objetivos de Totò Riina y Bernardo Provenzano y los Corleonesi en su intetnto de domianr la mafia siciliana. Los corleonesi estaban atacando a los aliados de las familias de Palermo en las otras provincias para aislar a los hombres como Stefano Bontate, Salvatore Inzerillo y Gaetano Badalamenti.

Calderone y Di Cristina reconocieron el peligro. Calderone fue cuestionado por Benedetto Santapaola en Catania, mientras que Francesco Madonia quería eliminar a Di Cristina en la provincia de Caltanissetta. El 21 de noviembre de 1977, Di Cristina sobrevivió a un tiroteo, pero sus hombres más leales Giuseppe Di Fede y Carlo Napolitano fueron asesinados por los corleonesi. Se sospecha que detrás del ataque estaba Madonia.

En enero de 1978, el viejo y enfermo Salvatore "Ciaschiteddu" Greco viajó desde Venezuela para tratar de evitar que Gaetano Badalamenti, Giuseppe Di Cristina y Salvatore Inzerillo tomasen represalias contra el creciente poder de los corleonesi. Di Cristina y Badalamenti querían matar a Francesco Madonia, jefe de la familia mafiosa de Vallelunga y aliado de los corleonesi en la provincia de Caltanissetta. Greco trató de convencerlos para que desistieran y ofreció a Di Cristina emigrar a Venezuela.

Sin embargo, Calderone, Badalamenti y Cristina Di decidieron seguir adelante y Francesco Madonia fue asesinado el 8 de abril de 1978, por Di Cristina y Salvatore Pillera este último de Catania, enviado por Calderone. En represalia Di Cristina fue asesinado en mayo de 1978 por los corleonesi. El siguiente fue Giuseppe Calderone, asesinado el 8 de septiembre de 1978. Su rival Benedetto Santapaola - que había forjado una alianza con los corleonesi – se hizo cargo del mando de la familia mafiosa de Catania. Estas escaramuzas fueron sólo el preludio de la Segunda guerra de la mafia que realmente se inició después de la muerte de Stefano Bontate en 1981 ​

Una de las más extrañas anécdotas relacionadas con Calderone fue la de Riina dando un sentido elogio en su funeral, a pesar de que Riina había sido el mandante de su ejecución. Sin embargo, la admiración de Riina por Giuseppe Calderone podría haber sido sincera; lamentaba tener que darle muerte.