ⓘ Caso Taman Shud. El Caso Taman Shud, también conocido como el Misterio del Hombre de Somerton, es un crimen no resuelto de un hombre no identificado que fue enc ..

                                     

ⓘ Caso Taman Shud

El Caso Taman Shud, también conocido como el "Misterio del Hombre de Somerton", es un crimen no resuelto de un hombre no identificado que fue encontrado muerto a las 06:30 de la mañana del 1 de diciembre de 1948 en la playa de Somerton en la ciudad de Adelaida, Australia. ​

Considerado uno de los misterios más grandes de Australia, el caso fue tema de intensas especulaciones por la falta de identidad de la víctima, los eventos relacionados con su muerte y el desconocimiento de la causa de la misma. ​ El interés del público en el caso sigue siendo importante debido a una serie de factores: la muerte ocurrió en un momento de tensiones durante la Guerra Fría, el uso de un veneno indetectable, la falta de identificación, la posible existencia de un código secreto en un libro, y la posibilidad de un amor no correspondido.

                                     

1. Víctima

Según el patólogo John Burton Cleland, el hombre, de aspecto "británico", tenía entre cuarenta y cuarenta y cinco años de edad y estaba en perfectas condiciones físicas. Tenía 1.80 metros de estatura, ojos color castaño claro, cabello rubio y ligeramente grisáceo, hombros anchos, cintura estrecha, manos y uñas sin señales de trabajo manual, con el primero y quinto dedos de los pies de forma triangular, como los de un bailarín o agricultor. ​

Cuando el cuerpo fue descubierto la mañana siguiente, permanecía en la misma posición observada por los testigos la noche anterior.

                                     

2. Autopsia

Se realizó autopsia, la cual concluyó que la hora de la muerte fue alrededor de las 02:00 de la mañana del 1 de diciembre. ​

                                     

3. Reacción de los medios

Los dos diarios de Adelaide, The Advertiser y The News, informaron la muerte en forma separada. The Advertiser, en aquella época un matutino, le dedicó un pequeño artículo en la página 3 en su edición del 2 de diciembre de 1948. Titulado "Cadáver descubierto en la playa", decía:

"Ayer por la mañana se descubrió un cadáver, presumiblemente de E.C. Johnson, de unos 45 años, de la calle Arthur, Payneham, en la playa Somerton, frente al Crippled Childrens Home. Fue descubierto por el Sr. J. Lyons, de la calle Whyte, Somerton. El detective H. Strangway y su ayudante J. Moss están investigando."

The News, un diario vespertino, le dedicó la portada la historia, dando más detalles acerca del hombre muerto.

                                     

4. Identificación

El 3 de diciembre de 1948, E.C. Johnson se acercó la comisaría a efectos de identificarse como vivo y ser descartado como sospechoso de ser el fallecido. El mismo día, The News publicó una foto del hombre muerto en su portada, solicitando información a cualquier persona que pudiese identificarlo. El 4 de diciembre la policía informó que las huellas dactilares del hombre no estaban en los registros de la policía de Australia del Sur, llevándolos a investigar fuera de la región. El 5 de diciembre, The Advertiser anunció que la policía estaba buscando información en archivos militares después de que un hombre les dijese que estuvo bebiendo con una persona muy parecida al muerto en un hotel en Glenelg el día 13 de noviembre. Mientras bebían, el hombre misterioso sacó una tarjeta de pensión militar que tenía el nombre "Solomonson" impreso en ella.

Se hicieron unas cuantas posibles identificaciones del cuerpo, incluyendo una a principios de enero de 1949, cuando dos personas identificaron el cuerpo como el de un leñador de 63 años de edad llamado Robert Walsh. Una tercera persona, James Mack, también vio el cuerpo, al que no pudo identificar en un principio, pero una hora después contactó la policía asegurando que se trataba de Robert Walsh. Mack dijo que dudó al verlo por una diferencia en su color de pelo. Walsh dejó Adelaide unos meses antes para comprar ovejas en Queensland pero nunca regresó para Navidad, como se esperaba. La policía fue escéptica, creyendo que Walsh era demasiado viejo como para ser el fallecido. Sin embargo, tenían en cuenta que el cuerpo podía perfectamente pertenecer a un leñador, pese a que por el estado de sus manos debería haber estado al menos 18 meses sin cortar leña. Cualquier esperanza de identificarlo se fue desvaneciendo, sin embargo, cuando la señora Elizabeth Thompson, una de las que lo identificó como Robert Walsh, se retractó, después de una segunda vista del cuerpo, cuando percibió la ausencia de una cicatriz, así como el tamaño de sus piernas, llevándola a entender que el cuerpo no era de Robert Walsh.

Para inicios de febrero de 1949, hubo 8 diferentes identificaciones "positivas" del cuerpo. Incluyendo la de dos personas que lo identificaron como un amigo en común y otros que creyeron que era un cuidador de caballos, un empleado de un barco a vapor, o un sueco. Los detectives de Victoria, de entrada creyeron que el hombre era del estado de Victoria, por la similitud de unas marcas de lavado de ropa con las que suelen quedar cuando uno lava su ropa en diferentes lavanderías de Melbourne. Tras publicar la foto del hombre en Victoria, 28 personas afirmaron conocer su identidad. Tales afirmaciones fueron desestimadas por los detectives, quienes indicaron que por causa de "otras investigaciones" se llegó la conclusión de que era improbable que el hombre fuese de Victoria.

Para noviembre de 1953, la policía anunció que acababan de recibir la identificación número 251. Pero, dijeron que la "única pista válida" seguía siendo la ropa que el hombre vestía.



                                     

5. Portafolios marrón

Un nuevo giro en el caso ocurrió el 14 de enero de 1949, cuando personal de la estación de trenes de Adelaide, descubrió un maletín marrón con la etiqueta arrancada. Había sido guardado en una taquilla pasadas las 11:00 del día 30 de noviembre de 1948. ​ Derek Abbott, quien estudió el caso, cree que el hombre debió haber comprado el billete de tren antes de ducharse. Los baños de la estación estaban cerrados ese día, y el tener que ir hasta la ciudad adyacente le debió haber hecho perder unos 30 minutos, lo que explica por qué perdió el tren hacia Henley Beach, cogiendo el próximo bus disponible.

                                     

6. Proceso

La actuación de un forense, Thomas Erskine Cleland, comenzó unos días después del descubrimiento del cuerpo, pero fue demorada hasta el 17 de junio de 1949. El patólogo a cargo Sir John Burton Cleland re-examinó el cuerpo y llegó a nuevos descubrimientos. Cleland notó que los zapatos del hombre estaban extremadamente limpios y parecían estar recién lustrados, en lugar de estar en el estado esperado para los zapatos de un hombre que anduvo todo el día por Glenelg. Agregó que dicha evidencia encaja con la teoría de que el cuerpo pudo haber sido llevado la playa de Somerton luego de la muerte del hombre, teniendo en cuenta además la falta de evidencias de vómitos o convulsiones, los dos efectos principales del envenenamiento.

Thomas Cleland especuló con que ninguno de los testigos pudo identificarlo la noche anterior, lo cual dejaba la posibilidad de que el hombre hubiera fallecido en cualquier otra parte y luego hubiese sido arrojado ahí. Y agregó que el hecho de que los testigos creyeran que "es definitivamente el mismo hombre" es pura especulación.

Cedric Stanton Hicks, Profesor de Fisiología y Farmacología de la Universidad de Adelaide, testificó que un grupo de drogas, variantes de la droga en el grupo que él llamó como Número 1, y en particular la Número 2, eran extremadamente tóxicas en una dosis oral relativamente chica como para hacer extremadamente dificultosa si no imposible la tarea de identificarla. Le dio al forense los nombres de las dos drogas escritas en un papel, lo que fue admitido como Prueba número C18. Los nombres no fueron revelados al público hasta los años 80. Es hoy sabido que las dos drogas eran, la Número 1: Digitalis y la Número 2: Strophanthin ​

Un editorial llamó al caso "uno de los misterios más inexplicables de Australia" y remarcó que si el hombre murió envenenado por una droga tan rara y oscura que no puede ser identificada por expertos, entonces seguramente el conocimiento avanzado de sustancias tóxicas por parte del culpable, nos lleva a algo más serio que un simple envenenamiento.



                                     

7. Conexión con el libro: "El Rubaiyat" de Omar Khayyam

Para la misma época del proceso se encontró, dentro de uno de los bolsillos más pequeños del pantalón del cadáver, un pedacito de papel enrollado con las palabras "Tamam Shud" impresas. ​ sin embargo, los nombres que reveló en su libro son considerados seudónimos.

                                     

8. La teoría del espía

Existieron rumores acerca de que Boxall estuvo involucrado en inteligencia militar durante la guerra, además se especuló con que el muerto era un espía soviético envenenado por enemigos desconocidos. Durante una entrevista con Boxall en 1978, el conductor afirmó, "Sr Boxall, usted trabajó, ¿cierto?, en una unidad de inteligencia, antes de conocer a esta joven mujer ​