ⓘ Luisa Carvajal y Mendoza. En pleno invierno, Luisa Carvajal salió enferma de la cárcel. Antes de poder cumplir con la orden de su rey, falleció en casa de Gondo ..

                                     

ⓘ Luisa Carvajal y Mendoza

En pleno invierno, Luisa Carvajal salió enferma de la cárcel. Antes de poder cumplir con la orden de su rey, falleció en casa de Gondomar el 2 de enero de 1614, el mismo día en que cumplía los 48 de edad. Sus restos volverían a España en agosto de 1615, siendo enterrada en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid.

Está pendiente la causa de su beatificación.

                                     

1. Obras

De sus poemas no existen ejemplares originales. Algunos de ellos se conocen por la publicación que terceras personas hicieron de ellos. En el Real Monasterio de la Encarnación se conservan 178 cartas, así como todos sus manuscritos, incluido su testamento.

La temática de toda su obra es eminentemente religiosa. En poesía, ensayó todas las formas que se usaban en el barroco, o sea, las tradicionales letrillas, décimas, romances, liras, redondillas, villancicos, octavas reales y sonetos.

  • Cartas.
  • Muestras de su ingenio y de su espíritu publicado en 1885.
  • Poesías espirituales o Poesías espirituales de la venerable doña Luisa de Carvajal y Mendoza.
                                     

1.1. Obras Un poema

¿Cómo, di, bella Amari, tu cuidado estimas en tan poco, que, olvidada, de quien con tanto amor eres amada, te empleas en el rústico ganado? ¿Hate la vana ocupación comprado? ¿Qué nigromántica arte embelesada te trae, y de tu bien tan trascordada? ¡Ay, alevosa fe! ¡Ay, pecho helado! Vuelve, Amari, repara que perdiendo vas de amor el camino, digo, atajo. Y ese que llevas, ancho y deleitoso, suele mañosamente ir encubriendo entre las florecillas, y debajo de verde hierba, el paso peligroso.