ⓘ Real Cuerpo de Ingenieros en el Río de la Plata. El arma de Ingenieros estuvo representada en el Virreinato del Río de la Plata por oficiales del Real Cuerpo de ..

                                     

ⓘ Real Cuerpo de Ingenieros en el Río de la Plata

El arma de Ingenieros estuvo representada en el Virreinato del Río de la Plata por oficiales del Real Cuerpo de Ingenieros de España, no existiendo unidades de tropa específicas de la especialidad. Al momento de la Revolución de Mayo de 1810 existía una sección, con 6 plazas de ingenieros militares, dependiente de la Dirección General de Ingenieros de España y cuya función era proyectar fortificaciones y supervisar su construcción. Su comandante era un subinspector y director general y la dotación se dividía entre Buenos Aires y Montevideo. ​

Luego de la Revolución de Mayo los cinco oficiales del cuerpo que se hallaban en funciones se dividieron entre los partidarios del Consejo de Regencia de Cádiz dos, que se hallaban destinados en Montevideo, y los que adhirieron la Junta de Gobierno de Buenos Aires tres, subsistiendo el Real Cuerpo de Ingenieros en los dos bandos antagónicos. Los dos ingenieros realistas de Montevideo se rindieron la caída de la plaza el 23 de mayo de 1814, mientras que dos de los ingenieros situados en Buenos Aires se retiraron antes de 1811 permaneciendo solo en el cargo el brigadier Bernardo Lecocq, quien ya no estaba en funciones cuando el 8 de septiembre de 1813 el Gobierno de Buenos Aires aprobó la creación de la Compañía de Zapadores, primera unidad de tropa del Ejército Argentino del arma de ingenieros. ​

Cada batallón de infantería veterana española contaba con un cabo de gastadores y seis soldados que efectuaban tareas correspondientes al arma de ingenieros sin formar parte de él, lo cual continuó en los primeros ejércitos argentinos.

                                     

1. Real Cuerpo de Ingenieros durante la Gobernación del Río de la Plata

El 3 de julio de 1702 llegó a Buenos Aires con el gobernador Alonso Juan de Valdés e Inclán el primer ingeniero militar del Río de la Plata, José Bermúdez de Castro, quien realizó un mapa de parte de la Banda Oriental.

La organización del cuerpo de ingenieros en España a imitación del de Francia se produjo a partir del nombramiento del ingeniero militar flamenco Jorge Próspero de Verboom por el rey Felipe V el 13 de enero de 1710 como ingeniero general de todos los Reales Ejércitos, plazas, y fortificaciones de todos los reinos, provincias y estados de S. M. El Real Cuerpo de Ingenieros fue creado en España el 17 de abril de 1711 cuando lo aprobó el rey. ​

Durante la campaña contra los portugueses en Río Grande del Sur el gobernador de Buenos Aires Juan José de Vértiz y Salcedo ordenó la construcción del Fuerte de Santa Tecla en los contrafuertes de la sierra Geral a principios de 1774, para evitar que los portugueses siguieran arriando ganado vacuno de la región. La fortificación fue construida por Lecocq bajo las órdenes de Del Pino, quien también reforzó las fortificaciones del Fuerte de San Miguel y de la Fortaleza de Santa Teresa en 1775.

                                     

2. Real Cuerpo de Ingenieros durante el Virreinato del Río de la Plata

En la expedición de Pedro de Ceballos, primer virrey del Río de la Plata, arribaron en 1776 al nuevo virreinato 11 oficiales del Real Cuerpo de Ingenieros: arquitecto, brigadier e ingeniero director Pedro Cermeño; brigadier e ingeniero director Miguel Moreno; brigadier e ingeniero en jefe del Río de la Plata Ricardo Ayllmer; ingeniero en jefe Juan Escofet; ingeniero en segundo Alejandro Desangles; los ingenieros ordinarios Felipe Ramírez y Francisco de Paula Esteban; ingeniero extraordinario José del Pozo y Sucre; y los ayudantes de ingeniero José Pérez Brito, José del Pozo y Marquy y Joaquín de Villanueva. La mayoría de ellos retornaron a España al finalizar la campaña, pero Ayllmer, del Pozo, y Pérez Brito se incorporaron la dotación del Río de la Plata. Se sumó también al brigadier portugués ingeniero José Custodio de Sa y Faría, luego de ser tomado prisionero y desertar de las fuerzas portuguesas, aunque proyectó diversas construcciones en Buenos Aires y en Montevideo, no integró formalmente el Real Cuerpo de Ingenieros. Pérez Brito había permanecido en Montevideo hasta 1784, cuando regresó a España, pero retornó al Río de la Plata en 1788.

En sustitución de Ayllmer, desde 1781 la Comandancia de Ingenieros del Virreinato del Río de la Plata fue ocupada por Carlos Cabrer, quien arribó con su hijo el ingeniero José María Cabrer. En diciembre de 1786 Carlos Cabrer fue sustituido en la comandancia por José García Martínez de Cáceres. Éste el 28 de enero de 1803 pasó a ser agregado al Estado Mayor de la Plaza de Buenos Aires, dejando su cargo de comandante a Bernardo Lecocq, que había participado en 1783 como ingeniero de la partida demarcadora de límites con Portugal a las órdenes del demarcador José Varela y Ulloa. ​ En 1800 arribó Mauricio Rodríguez de Berlanga.

Al momento de las Invasiones Inglesas había en el Río de la Plata una sección compuesta de 8 ingenieros militares, pero que recibían la colaboración de ingenieros voluntarios pertenecientes a otras armas del ejército, tales como Pedro Antonio Cerviño. El 20 de enero de 1807 Lecocq fue derrotado por los británicos en el Combate del Cardal, cuando desempeñaba el cargo de jefe de extramuros de Montevideo. En 1807 arribó el último ingeniero militar, Martín Casimiro de Lasala.

                                     

3. Revolución de Mayo

Al producirse la deposición del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros el 25 de mayo de 1810 la sección del Real Cuerpo de Ingenieros en el Río de la Plata estaba compuesta por: un director Bernardo Lecocq, dos coroneles José María Cabrer, José del Pozo y Marquy, un teniente coronel vacante, un sargento mayor Mauricio Rodríguez de Berlanga, y un capitán Martín Casimiro de Lasala. ​

                                     

4. Restablecimiento del arma de ingenieros en las Provincias Unidas

A fines de agosto de 1813 el comandante de la guarnición de Buenos Aires, coronel José de San Martín, propuso al gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata la creación de una compañía de zapadores de 50 hombres y 2 oficiales. El 8 de septiembre de 1813 la propuesta fue aprobada y el teniente coronel Eduardo Holmberg fue nombrado jefe de una compañía de 100 hombres, siendo los demás oficiales: el capitán Martí de Jeaume, el teniente de la Hoyuela y el subteniente Durán. ​