ⓘ Convento Hospital de Sasiola. El convento hospital de San Francisco de Sasiola es un antiguo establecimiento religioso sito en el barrio de Sasiola, pertenecien ..

                                     

ⓘ Convento Hospital de Sasiola

El convento hospital de San Francisco de Sasiola es un antiguo establecimiento religioso sito en el barrio de Sasiola, perteneciente la localidad guipuzcoana de Deva en el País Vasco, España. Está ubicado en la orilla derecha del río Deva a 5 km de su desembocadura y del casco urbano de la villa de Deva en pleno Camino de Santiago. El 17 de enero de 1964 fue declarado monumento provincial.

Se conservan restos del claustro, del hospital de peregrinos y la iglesia, correspondientes al siglo XVII. El templo es un edificio de estilo gótico de una sola nave dividida en tres tramos. La nave está reforzada en el exterior con contrafuertes y un arbotante. En el interior destaca un retablo del siglo XVII con escenas de la vida de San Francisco, que se conserva en perfecto estado. Obra de Tomás de Jauregui con añadidos de Francisco de Ibero, hijo del arquitecto Ignacio Ibero. ​ Tras años de abandono la iglesia se retejó en 1975 y posteriormente se volvió a reparar.

                                     

1. El enclave y la familia

Sasiola, topónimo que proviene de sasi, "zarza" y ola, "factoría", "lugar de trabajo", es un lugar ubicado estratégicamente a orillas del río Deva, al final de su tramo de ría, navegable y cerca del puerto marítimo de Deva, que se hallaba en la bocana de la ría. Al lado del vado formado por el valle de Astigarribia al pie del monte Arno. Justo en el punto de encuentro de los términos municipales de Deva, Motrico y Mendaro y en la divisoria de las antiguas tribus autóctonas de los várdulos y los caristios así como de los dialectos éuscaros vizcaíno y guipuzcoano. En esta parte del valle del Deva, justo donde se encuentra con el de Astigarribia y se accede al valle ciego de Lastur, bajo las cumbres de los montes Arbil y Sosatamendi, se hallan numerosos yacimientos prehistóricos como el de Ermittia que dan fe de su ancestral ocupación por el hombre.

En este punto, en cuya orilla izquierda se encuentra la iglesia de San Andrés de Astigarribia, una de las primeras iglesias del territorio histórico de Guipúzcoa, se halla un importante cruce de caminos y el primer lugar de cruce del río Deva desde su desembocadura. La importante ruta comercial que unía la meseta castellana con la costa cantábrica que sacaba los productos castellanos, principalmente lana, al exterior mediante el comercio marítimo e introducía el hierro, en barcaza hasta el puerto fluvial de Alzola ya en Elgoibar, para las ferrerías que se ubicaban a orillas del Deva y de sus afluentes, se cruza en Sasiola con la que recorría la costa cantábrica que procedente de Francia pasa por San Sebastián y va, dirección Astigarribia, hacia Olatz, Marquina-Jeméin y Bolívar por la colegiata de Cenarruza, por donde pasa el camino de Santiago en su ramal costero, y el acceso a Azpeitia y Cestona por Lastur, todas confluyen aquí, justo en el cruce del río. Estas circunstancias devinieron en una importante fuente de riqueza para la familia que lo controlaba, la familia que adopta en nombre del lugar, Sasiola, originaria de este solar y documentada desde el siglo XIV. ​

                                     

2. Historia

El 31 de julio de 1503 Juan Pérez de Licona llamado "Balento" y su esposa María Ibáñez de Sasiola deciden donar los terrenos de su propiedad en los que estaba ubicado el astillero de Sasiola y las tierras que lo circundaban la Orden de San Francisco para que pudieran fundar allí un convento, que sería el segundo en la provincia de Guipúzcoa, tras el Santuario de Aránzazu, después de que hubieran intentado fundar un establecimiento próximo al Santuario de Itziar, lo que fue impedido por los cabildos eclesiástico y secular. ​

                                     

3. Las instalaciones monacales

El convento contaba con iglesia, claustro adyacente la iglesia situándose en sus otros tres lados sendos edificios de tres pisos donde, en la planta baja, se situaba el refectorio y la sala capitular y en los pisos las celdas de los frailes, huerta cerrada la que se accedía por un pequeño puente, frontón, casa síndica y la casa hospital con cementerio.

El convento franciscano se situaba entre la Casa Torre de Sasiola, donde se realizaban labores de comercio de mercancías almacenamiento, cobro de aranceles., y el hospital de peregrinos del camino de Santiago en su ramal de la costa.

En la actualidad se conserva la iglesia en su integridad y la casa síndica reconvertida en caserío.

                                     

3.1. Las instalaciones monacales La iglesia

La iglesia está formada por una única nave de planta rectangular unida al resto de instalaciones conventuales mediante varias puertas. Sus paredes son de mampostería de un grosor de 0.80 metros y la nave mide 35 metros de largo por 10.5 metros de ancho con una altura de 15.30 metros.

Las bóvedas estrelladas, de traza gótica tardía, enlazadas entre sí, que se sostienen gracias a varios contrafuertes y un arbotante. La nervadura nace a 9.50 metros de altura situándose las claves a 15.30 metros. Los contrafuertes son exteriores e interiores, rompiendo la monotonía de las paredes. Los espacios del techo que quedan entre los nervios laterales que delimitan las bóvedas estrelladas y los muros laterales se cubren por cuatro bóvedas semiestrelladas que nacen en capiteles semipoligonales. Las zonas de los cuatro ángulos extremos del rectángulo de la nave se cierran con cuatro cuartas de bóveda estrelladas. Existen en las nerviaciones y plementería de las bóvedas externas, irregularidades muy acusadas en su dibujo y distribución de simetrías que constituyen un elemento que singulariza y caracteriza a esta iglesia.

Los ángulos de la nave así como todas las aristas exteriores y vanos de ventanas y puertas están hechos de sillería. En la fachada oeste se abre un rosetón mientras que en las demás se abren ventanas rectangulares. Sobre la cubierta, en la fachada sur, se levanta una espadaña para las campanas.

La entrada la nave se sitúa en la fachada norte donde se accede a través de un portal formado por dos arcos de medio punto. En un lateral hay una escalera para subir al coro situado sobre un aro que cruza la nave en el ábside de la misma. ​