ⓘ Juan Velásquez de Ovando, 1558 - † Lima, 1627 fue clérigo extremeño que desempeñó importantes cargos en el Virreinato del Perú. ..

                                     

ⓘ Juan Velásquez de Ovando

Juan Velásquez de Ovando, 1558 - † Lima, 1627) fue clérigo extremeño que desempeñó importantes cargos en el Virreinato del Perú.

                                     

1. Biografía

Sus padres fueron el licenciado Alonso Velásquez de Ovando y Beatriz López. Pasó con su familia al Perú, en el séquito del virrey Francisco Álvarez de Toledo 1568. Hizo sus estudios en el Colegio Mayor de San Felipe y San Marcos, donde obtuvo los grados de Bachiller y Maestro en Artes 1580. Prosiguió sus estudios en la Universidad de San Marcos donde obtuvo el grado de Doctor en Sagrada Teología 1585, aunque desde antes venía regentando las cátedras de Artes 1580 y luego la Nona de Sagrada Teología 1586.

Con un amplio poder de la Universidad, viajó como su procurador a España 1587: Logrando que el Rey declarase incompatible el rectorado con los cargos ejercidos en la Real Audiencia de Lima, ratificándose la alternancia de clérigos y laicos en el gobierno universitario. Además, se reconocía la autoridad del rector, para decidir en primera instancia las causas penales dentro del claustro motivadas por sus miembros.

También obtuvo el nombramiento como arcediano de la Catedral de Lima 1590. A su retorno, asumió la cátedra de Prima de Sagrada Teología 1592 y fue elegido rector sanmarquino en dos oportunidades. Dada su reputación académica, el arzobispo Toribio de Mogrovejo le confió la función de visitador general de la arquidiócesis 1594 y juez metropolitano y de apelaciones 1600. Ejerció, asimismo, el cargo de subdelegado y Comisario General de la Santa Cruzada durante diez años desde 1600, pero al ser subrogado viajó nuevamente a España a interponer su queja. Nuevamente representaría la Universidad en la corte. Regresó luego de dos años.

Sus restos reposan en la llamada Capilla del Arcediano, erigida a su costa en la Catedral, ornamentada con un altar, cuyo costo ascendió a 14.000 pesos, y una lámpara de plata.