ⓘ Ácido hipocloroso. El ácido hipocloroso es la denominación que se le otorga al ácido que resulta de la unión del óxido ácido de cloro con H 2 O. Recibe tal nomb ..

                                     

ⓘ Ácido hipocloroso

El ácido hipocloroso es la denominación que se le otorga al ácido que resulta de la unión del óxido ácido de cloro con H 2 O. Recibe tal nombre debido a que el cloro actúa con el estado de oxidación +1, que es el menor de los cuatro positivos que posee: +1, +3, +5 y +7. Su fórmula química es la siguiente: HClO, obtenida por los siguientes pasos:

  • Formulación: Cl 2 +O 2 → Cl +1 O -2
  • Formación del óxido ácido
  • Cruce de valencias o estado de oxidación

Cl 2 +O 2 → Cl +1 2 O -2 1

El 1 que tiene el oxígeno no es necesario escribirlo, quedando: Cl 2 O.

Resultado: Cl 2 O

  • Formación del ácido: Cl 2 O + H 2 O → H 2 Cl 2 O 2
  • Formulación: Cl 2 O + H 2 O →
  • Formación del ácido

Como la atomicidad es igual se simplifica H 2 Cl 2 O 2 y se obtiene por resultado: HClO

Puede describirse químicamente como un ion no disociado del cloro dependiente del oxígeno, altamente inestable y altamente reactivo. Por ser uno de los ácidos hipohalogenados más fuertes, es también uno de los más poderosos oxidantes entre los oxácidos clorados y es el responsable directo de la acción bactericida de los compuestos derivados del cloro. Químicamente el HClO puede ser obtenido por diferentes métodos.

Obtención química del HClO:

1.Hidrólisis de gas de cloro Cl2 + H2O- > HOCl + H+ + Cl-

2.Electrolisis de solución de sal 2Cl-> Cl2 + 2e- y Cl2 + H2O > HOCl + H+ +Cl-

3.Acidificación de hipoclorito OCl- + H+ > HOCl

                                     

1. Producción fisiológica de ácido hipocloroso

El ácido hipocloroso, forma parte de un nuevo grupo de sustancia microbicidas conocidas como "moléculas antimicrobianas no antibióticas" que por su amplio espectro, rápida acción y amplio margen de seguridad puede ser utilizado para controlar y prevenir un amplio número de infecciones de piel y mucosas. Biológicamente, se clasifica dentro de un grupo de pequeñas moléculas conocidas como especies reactivas del oxígeno ROS sintetizadas por células del sistema inmune neutrófilos y macrófagos durante un proceso inmunológico conocido como "estallido respiratorio", durante la fagocitosis de antígenos en reacción con la enzima mieloperoxidasa, peróxido de hidrógeno H 2 O 2 y un ion de cloro. Funciona como una sustancia quimiotáctica que permite un excelente control microbiano y activación del sistema de defensa que facilita la rápida e inocua reparación de tejidos.

                                     

2. Historia y usos clínicos

Los usos terapéuticos del HClO inician en la Primera Guerra Mundial, cuando el alarmante incremento de muertes por infecciones en los soldados, hicieron que se emprendiera la búsqueda de un desinfectante que se aplicara directamente en las heridas, que destruyera microorganismos y sus toxinas, sin dañar el tejido normal. En 1915 el tamizaje de más de 200 compuestos con acción bactericida permitió a los investigadores Alexis Carrel y Henry Dakin, obtener una solución de hipoclorito de sodio tamponado solución de Dakin, el cual generaba concentraciones ideales de HClO. Trataron heridas, fracturas, articulaciones supurativas y demás patologías de este orden, con grandes volúmenes 1 a 2 litro/día de la solución tamponada.

Hallaron gran actividad bactericida, sin daño a los tejidos, ni dificultad para la cicatrización de las heridas a pesar de los grandes volúmenes suministrados. Este procedimiento, como el nombre de la solución, son conocidos como la técnica de Carrel‐Dakin, el cual se convirtió en método para tratar las heridas infectadas durante la Guerra. Desafortunadamente la baja estabilidad de la solución, el dispendioso método de preparación y los grandes volúmenes requeridos, hicieron que el método perdiera vigencia.

A mediados de 1980 son retomadas las investigaciones sobre el ácido hipocloroso. En 1989 el científico británico Stephen J. Weiss ve" in vitro” el poder bactericida del HClO liberado por neutrófilos. Los análisis cuantitativos demostraron que al activar 06 neutrófilos, durante una incubación de dos horas se producen aproximadamente 2 10 -7 mol de HClO, cantidad capaz de destruir 150 millones de bacterias E coli.

Múltiples laboratorios a nivel mundial también trabajan para obtener soluciones estables de HClO con fines terapéuticos, dirigidas al tratamiento de diversas patologías de piel, con el fin de ratificar al HClO como el antiséptico del futuro. El investigador colombiano, Justo Calderón en 1993 logra estabilizar la molécula de HOCl con fines médicos para el tratamiento y control de infecciones en heridas crónicas y complejas como:

  • Úlceras de miembros inferiores de cualquier origen.
  • Quemaduras de segundo y tercer grado.
  • Control de infecciones cutáneas.
  • Cuidado de heridas limpias, contaminadas y con tejido necrótico.
  • Lavado y cuidado de exposiciones óseas.
  • Celulitis, abscesos, hongos tópicos.

La formulación de HOCl colombiana, se considera como la primera formulación farmacéutica en el mundo, a base de ácido hipocloroso, la cual las autoridades regulatorias colombianas, le dieron el nombre de Neutroderm.

La utilidad del ácido hipocloroso ha sido evaluada en el tratamiento de úlceras de miembros inferiores como consecuencia de patologías crónicas no controladas que tienden a hacer a una lenta y deficiente cicatrización. Selkon et al., en 2006 evaluaron clínicamente una versión de HOCl en el tratamiento de úlceras crónicas de miembros inferiores. El estudio reveló que los lavados del área afectada con HOCl permiten un apreciable incremento en el tejido de granulación y disminución del dolor.

Por su lado en Colombia, Naranjo y Calderón et al. en 2006, tratando la misma patología, pudieron concluir que la aplicación de HOCl tres veces al día sobre el área afectada acompañada de vendaje oclusivo, facilita y acelera el proceso de regeneración de tejidos asociado al control microbiano local y por generar un microambiente húmedo ideal para el tejido de granulación.

Otro estudio realizado por Gaitán et al., en 2006 de tipo prospectivo, se enfocó en determinar la incidencia de infección en heridas de apendicectomía comparando el uso de HOCl vs. solución salina al momento del cierre de las aponeurosis y se encontró infección en la herida en un 21 % y 2 % de los pacientes a los que se aplicó solución salina y ácido hipocloroso a 0.05 % respectivamente. Los resultados de este trabajo mostraron que el uso del HOCl en una herida quirúrgica considerada como contaminada tiene un efecto protector para infección local y formación de abscesos estadísticamente significativa. Jaramillo et al., en 2009, evaluaron el uso del HOCl para la profilaxis y tratamiento de la infección de sitio operatorioISO en cirugía cardiovascular. Un ensayo clínico controlado prospectivo, aleatorizado, simple ciego, en pacientes revascularizados de la clínica cardiovascular de la Congregación Mariana Medellín- Colombia. Los pacientes se aleatorizaron a dos grupos 50 pacientes por grupo. El grupo de intervención fue manejado de manera convencional en cuanto la profilaxis antibiótica, preparación de la piel, manejo intraoperatorio, pero el lavado final se hizo con la solución estabilizada de HOCl sin diluir en una concentración de 0.05% aproximadamente 1000 c.c. para distribuir en las incisiones esternotomías y safenectomías. El grupo control fue manejado de manera convencional en cuanto la profilaxis antibiótica, preparación de la piel, manejo intraoperatorio y lavado final de la herida quirúrgica con solución salina aproximadamente 1000 c.c. Este estudio concluyó que el uso de HOCl disminuye en forma importante la ISO en el período postoperatorio en los pacientes sometidos a revascularización miocárdica, utilizándose como coadyuvante de los procesos de asepsia y antisepsia de uso estándar durante los procedimientos de cirugía cardiaca. El HOCl es un compuesto estable, que produce escasas reacciones cuando se usa vía tópica solo se reportó un caso de reacción cutánea y las cuales mejoran cuando se suspende su uso. En vista de estos resultados se propuso el uso del ácido hipocloroso en pacientes sometidos a revascularización miocárdica y por extensión a los pacientes sometidos a cirugía cardiaca y vascular con el fin de disminuir la incidencia de ISO.

Calderón et al y la Universidad del Bosque, hicieron la Evaluación del efecto antimicrobiano del HOCl sobre microorganismos potencialmente patógenos de cavidad oral. El estudio reporta que el ácido hipocloroso logró inhibición bacteriana del 99.9% a una concentración de 0.05 % y pH de 5.2 al minuto de acción para Streptococcus sanguis, Streptococcus mutans, Eikenella corrodens, Campylobacter rectus, Fusobacterium nucleatum, Enterococcus faecalis, Porphyromonas gingivalis, Aggregatibacer actinomycetemcomitans y para microorganismos sobre infectantes como Enterobacter cloacae, Klebsiella oxytoca y Klebsiella pneumoniae. Los resultados indican que el ácido hipocloroso es una alternativa antimicrobiana para bacterias con capacidad patogénica de cavidad oral.

En el año 2015, el Grupo de Investigación en Biotecnología Agroambiental MICROBIOTA, de la Universidad de Santander-Colombia, obtiene patente de invención en Colombia, por la formulación de un "gel antibacterial", en cuya fórmula se logra estabilizar y encapsular el ácido hipocloroso, obtenido por electrólisis de una solución salina). La invención fue debida la investigadora en Ciencias-Doctora Beatriz Elena Guerra, y la Química Alejandra C. Ortiz. Este nuevo gel tiene usos cosméticos y farmacológicos.

                                     

3. Otros usos

Debido a que el cloro es el desinfectante universal y a que el HClO es el componente activo del cloro, el HClO a concentraciones elevadas trabaja muy bien como desinfectante de superficies y como sustancia dirigida la inactivación de desechos hospitalarios. Es un desinfectante de alto nivel.