ⓘ Eugenio de Mazenod fue un sacerdote francés, obispo, fundador de la Congregación de Misioneros Oblatos de María Inmaculada. ..

                                     

ⓘ Eugenio de Mazenod

Eugenio de Mazenod fue un sacerdote francés, obispo, fundador de la Congregación de Misioneros Oblatos de María Inmaculada.

                                     

1. Infancia y Sacerdocio

Eugenio de Mazenod, sacerdote formado en el seminario de San Sulpicio de París, fundador de la Congregación de Misioneros Oblatos de María Inmaculada OMI, cuyo nombre completo era Carlos José Eugenio de Mazenod, nació en Aix-en-Provenza, en la zona sur de Francia, el 1 de agosto de 1782, siendo descendiente de una familia de aristócratas franceses.

Eugenio de Mazenod inició sus estudios en el Colegio de Nobles de Turín, Italia, y en 1802, siendo un joven de 20 años, vuelve a Francia, para ingresar en el Seminario de San Sulpicio, del Padre Juan Santiago Olier, y ser ordenado sacerdote, pese la rotunda oposición de su familia, en 1811.

                                     

2. Los Oblatos de María Inmaculada OMI

Fundó en el día 25 de enero de 1816 a los Misioneros de Provenza, más tarde llamados los Misioneros Oblatos de María Inmaculada OMI, su máxima obra, que fue aprobada con ese nombre por decreto papal del Papa León XII en el 17 de febrero de 1826, y de la cual, el Padre De Mazenod fue su primer Superior General.

Actualmente, los Oblatos De Mazenod, suman más de cuatro mil en todo el mundo con presencia en casi 70 países, dedicados la evangelización por medio de retiros, misiones populares, parroquias, centros de misión, etc., consagrándose especialmente a los más pobres y abandonados.

                                     

3. Sus Últimos Días

En 1832, fue designado Obispo de Marsella, su principal misión como prelado, fue amparar a los más pobres y desamparados y a difundir el santo evangelio por toda Francia, a través de los Oblatos de María Inmaculada.

Murió en Marsella, el 21 de mayo de 1861, la edad de 79 años, fue beatificado por el Papa Pablo VI en 1975 y canonizado por el Papa Juan Pablo II, el 3 de diciembre de 1995.