ⓘ Clemente de Torres. Aunque natural de Cádiz debió de formarse en Sevilla y en relación con Juan de Valdés Leal, heredando su bravura pictórica aunque sea escasa ..

                                     

ⓘ Clemente de Torres

Aunque natural de Cádiz debió de formarse en Sevilla y en relación con Juan de Valdés Leal, heredando su bravura pictórica aunque sea escasa la producción que puede atribuírsele. Dominó el óleo y el fresco. En cualquier caso parece probable que sean suyos, junto a otros pocos cuadros, seis Apóstoles pintados en los pilares de la Iglesia dominica de San Pablo de Sevilla, cuyo ímpetu de impostación y factura corrobora la tradición que le hace discípulo valdesiano. Visitó la Corte madrileña en 1724 logrando conectar allí con sus círculos pictóricos, como lo atestigua su amistad con Antonio Palomino, pintor de la Corte, al que dedicó un elogio poético

Regresó a Cádiz, donde siguió pintando hasta su fallecimiento.

                                     

1. Obras principales

  • San Lucas, Catedral de Cádiz.
  • Virgen de Belén, Mercedarias Calzadas Sevilla.
  • San Agustín, Iglesia de San Agustín Cádiz.
  • Concepción, Catedral de Cádiz.
  • San Dionisio Aeropagira, Museo de Bellas Artes de Sevilla.
  • Los desposorios místicos de Santa Catalina de Siena, Iglesia de Santa Catalina Cádiz.
  • San Nicolás de Bari, Museo de Bellas Artes de Sevilla.
  • La coronación de la Virgen, Iglesia de Santa Catalina Cádiz.
  • El Padre Eterno, Oratorio de San Felipe Neri de Cádiz
  • San Jerónimo, Catedral de Cádiz.
  • Santa Ana con su niña chiquita, Iglesia de San Agustín Cádiz.