ⓘ Gregorio de Ibi fue un religioso capuchino, misionero y mártir español. Ejerció el oficio de herrero hasta que, en 1673, vistió el hábito de san Francisco de As ..

                                     

ⓘ Gregorio de Ibi

Gregorio de Ibi fue un religioso capuchino, misionero y mártir español.

Ejerció el oficio de herrero hasta que, en 1673, vistió el hábito de san Francisco de Asís en el convento de Masamagrell, perteneciente la Provincia Capuchina de Valencia; cambió entonces su nombre de pila, Pedro Juan Jover Segura, por el de fray Gregorio de Ibi. Ya profeso, siguió con su oficio y colaboró en la construcción de los conventos de Onteniente y Játiva.

El deseo de partir de misiones le llevó en 1686 a Caracas Venezuela, donde junto al P. Cirilo de Onteniente se encargó de la evangelización de los indios Tomuces. En 1694 la Congregación de Propaganda Fide encomendó la misión de Maracaibo la Provincia Capuchina de Valencia. El 4 de junio de aquel mismo año llegaban a Sierra de Motilones sus primeros misioneros, el P. Buenaventura de Vistabella, el P. Antonio de Ollería y Fr. Gregorio de Ibi.

En su deseo de llevar la fe y la civilización a los indios Coyamos, todavía salvajes y antropófagos, fray Gregorio se internó solo en su territorio, y fue bien acogido por el primer grupo que encontró; pero los caciques vecinos reaccionaron violentamente y, mientras él estrechaba en sus manos el crucifijo y el rosario, lo arrastraron, lo amarraron a un árbol, lo lancearon, trocearon y asaron. Era el 13 de septiembre de 1694 en territorio de la Misión de Maracaibo. El regreso del perro que lo había acompañado alertó a sus compañeros; días después, los soldados visitaron al cacique que había tratado con benevolencia al mártir y se informaron de todo lo sucedido.