ⓘ Vallanca está situada, de forma escalonada, en la vertiente sur de un cerro,a 973 m de altitud. A sus pies discurre, profundamente encajado, el río Bohílgues, q ..

                                     

ⓘ Vallanca

Vallanca está situada, de forma escalonada, en la vertiente sur de un cerro,a 973 m de altitud. A sus pies discurre, profundamente encajado, el río Bohílgues, que nace en la partida de la Vega a unos 2 km al sur de la población, para seguir serpenteando sobre piedra tosca hasta su desembocadura en la margen derecha del río Turia, en Ademuz.

                                     

1. Historia

Vallanca aparece en la documentación de principios delsiglo XIII, como parroquia incluida en las tierras de Ademuz, dentro del obispado de Segorbe. La existencia de su dezmería se acredita en un documento de 1232. Durante la Edad Media fue un lugar de cierta relevancia en el contexto comarcal dada su situación fronteriza con Castilla, ya que era la población más occidental del término de Ademuz. ​

                                     

2. Economía

Su base económica radica fundamentalmente en la agricultura, la ganadería y la explotación forestal, aunque esta última se halla muy agotada. Dentro de los cultivos de secano se encuentran los cereales, frutales y viñas. Con las aguas del río Bohílgues se riegan las huertas, en la que se cosechan cereales, maíz, hortalizas y frutales, especialmente manzanas. Además de la omnipresente almendra, la nuez es el otro fruto seco que abunda en las zonas húmedas del término y que tiene fama por su calidad. La ganadería cuenta con cabezas de lanar, porcino y colmenas de abejas.

                                     

3.1. Patrimonio histórico Arquitectura religiosa

  • Iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles. La parroquia de Vallanca se halla entre las más antiguas del Rincón de Ademuz, documentándose su dezmería ya en el primer tercio del siglo XIII. No obstante, el templo parroquial que hoy podemos contemplar, que vino a sustituir al antiguo, tomó su aspecto definitivo al final del siglo XVII. Se trata de un edificio barroco que posee planta longitudinal, con ancha nave central y seis capillas laterales comunicadas entre sí. De su interior lo más destacable es la utilización de la decoración en esgrafiado, cuyos motivos son característicos de la última década del siglo XVII y están realizados en blanco sobre fondo negro. Aunque presentes en otros templos comarcales los esgrafiados de la iglesia parroquial de Vallanca se desarrollan con especial amplitud y perfección y son, sin duda, los mejor conservados en aquel ámbito local. ​ Actualmente acoge la agencia de lectura municipal.
  • Arquitectura popular. La villa de Vallanca cuenta con numerosos rincones con encanto. Un buen número de casas todavía lucen su aspecto original, con las técnicas constructivas vernáculas, que se hallan entre las mejores del Rincón de Ademuz.

En cuanto a las edificaciones en el ámbito rural del secano vallanquero destaca la Barraca de Josezón, una notable construcción de piedra seca, paradigma de las existentes en diversos puntos del Rincón de Ademuz; tanto por su gandiosidad tectónica como por su belleza formal debería estar catalogada e inventariada -Inventario del Patrimonio Europeo IPCE-, incluyéndose entre los monumentos locales más singulares, pues su valor arquitectónico la hace universal. Dichos edificios entroncan con las construcciones protohistóricas y de tradición celta, y fueron erigidas como refugio de agricultores y pastores en distintos momentos históricos de la expansión ganadero-forestal y agrícola de la comarca.