ⓘ Vitamina D. La vitamina D está representada por dos compuestos liposolubles: vitamina D 3 y la vitamina D 2. La vitamina D 3 es producida en la piel del ser hum ..

                                     

ⓘ Vitamina D

La vitamina D está representada por dos compuestos liposolubles: vitamina D 3 y la vitamina D 2. La vitamina D 3 es producida en la piel del ser humano y de otros animales, a partir del 7-deshidrocolesterol por acción los rayos UVB de la luz solar. La vitamina D 2 se produce en las plantas, en los hongos y en las levaduras por la irradiación solar a partir del ergosterol. Ambos compuestos de vitamina D son inactivos biológicamente, por lo que al ser absorbidos sufren una serie de transformaciones para producir varios compuestos, que son los activos y responsables de las múltiples funciones de la vitamina D en el organismo. El primer metabolito biológicamente activo es el 25-hidroxivitamina D ​

Por lo menos algunos de los mecanismos de la acción de la vitamina D se ajustan al modelo clásico de una hormona esteroidea. El mantenimiento de la homeostasis de calcio y fósforo es el rol fisiológico mas claro de la vitamina D, por lo que la función nutricional bien conocida es la que desempeña en el mantenimiento de huesos y dientes sanos, junto con los minerales esenciales calcio, fósforo y magnesio, cuya alteración produce lesiones en los huesos. Por eso es que las deficiencias de estos nutrientes, especialmente de la vitamina D y calcio, se asocian evidentemente con problemas esqueléticos tales como el raquitismo, la osteomalacia, la osteopenia y la osteoporosis. Sin embargo, en los últimos tiempos, al identificarse receptores celulares de los metabolitos de la vitamina D en 30 tipos de células diferentes, se ha reconocido que tiene muchas otras funciones no relacionadas con la homeostasis de calcio y fósforo, y que es muy importantes para el mantenimiento de la salud. Las funciones pueden agruparse como sigue:

                                     

1. Función

La vitamina D tiene múltiples funciones. La más importante de ellas es la regulación de los niveles de calcio y fosfato a nivel renal, promoviendo la absorción intestinal de los mismos a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal para disminuir las pérdidas por la orina. Además favorece la remodelación del hueso y su mineralización. Con esto contribuye la formación ósea, siendo esencial para el desarrollo del esqueleto. ​

                                     

2. Bioquímica y síntesis

Cuando los rayos ultravioletas entran en contacto con la piel, el 7-dehidrocolesterol se transforma en colecalciferol vitamina D3. El colecalciferol es en realidad una prohormona y no es biológicamente activo. Para activarse debe someterse a dos hidroxilaciones, la primera en el hígado formando 25-hidroxicolecalciferol calcidiol y la segunda en el riñón formando 1.25-dihidroxicolecalciferol, también llamada calcitriol, que es la forma activa. ​

                                     

3. Formas

En los alimentos la vitamina D se encuentra en dos formas: ergocalciferol o vitamina D2 y colecalciferol o vitamina D3. Tanto la vitamina D2 como la D3 que se obtienen de los alimentos debe hidroxilarse para transformarse en la forma activa y así cumplir su función.

La forma activa de la vitamina D es el 1.25-dihidroxicolecalciferol, también denominado calcitriol, que se sintetiza en los riñones a partir de la forma circulante en la sangre 25-hidroxicolecalciferol o calcidiol que a su vez se forma en el hígado a partir de vitamina D3 colecalciferol. ​

                                     

4. Fuentes de vitamina D

La vitamina D que precisa el organismo procede de dos rutas: la síntesis en la piel mediante la transformación del 7-dehidrocolesterol en presencia de luz solar y la ingesta de alimentos que la contienen. En la especie humana la mayor parte de la vitamina D procede de la síntesis cutánea y una porción menor depende de los alimentos, tanto los de origen animal que contienen colecalciferol vitamina D 3 como los de origen vegetal que contienen ergocalciferol vitamina D 2. ​ Estas cifras son menores en ancianos y en personas con piel de color oscuro.

Se estima que la exposición solar de 5-15 minutos/día en cara y brazos durante la primavera, verano y otoño es capaz de mantener los depósitos de la vitamina en niveles adecuados. La exposición prolongada o en grandes zonas del organismo no ha demostrado la producción en exceso de colecalciferol a niveles capaces de causar intoxicación. Esto es debido a que durante la exposición solar parte de la previtamina D3 se isomeriza a varios fotoproductos que tienen escasa actividad en el metabolismo calcio-fósforo.

El color de la epidermis dado por la melanina presente en los melanocitos es una forma de protección que filtra los excesos de radiación UV particularmente intensa en las zonas intertropicales, en donde por presión evolutiva hay un predominio natural de pigmentaciones oscuras de la piel. Sin embargo en las zonas comprendidas entre los trópicos y los círculos polares la radiación UV del Sol al ser más baja ha significado una presión evolutiva como para que surgieran grupos poblacionales hace unos cuarenta mil años con piel de color claro.



                                     

5. Déficit

El déficit de vitamina D ocasiona disminución de la mineralización ósea, conduciendo a enfermedades en los huesos, tales como raquitismo en niños y osteomalacia en adultos. El raquitismo provoca diversos síntomas, entre ellos crecimiento deficiente, retraso en el crecimiento de los dientes, debilidad, cráneo ablandado en los niños y deformidades óseas irreversibles. ​

  • Déficit de vitamina D. Corresponde a valores en sangre de entre 5-15 ng/mL 12.5-37.5 nmol/L. Estas cifras se pueden asociar a raquitismo en la infancia u osteomalacia en el adulto.
  • Insuficiencia de vitamina D. Corresponde a valores en sangre de 15-20 ng/mL 37.5-50 nmol/L
  • Valores recomendables. Entre 30-60 ng/mL 75-150 nmol/L.
  • Valores tóxicos. Por encima de 150 ng/mL.
  • Insuficiencia relativa. Entre 21-29 ng/mL 52-72 nmol/L.
  • Déficit severo. Por debajo de 5 ng/mL.
                                     

6. Intoxicación por vitamina D

La vitamina D se almacena en el cuerpo humano como calcidiol 25OH D) y es distribuida ampliamente por todo el organismo, teniendo una vida media de entre 20 y 29 días. ​



                                     

7. Vitamina D en otras enfermedades

Papel en el sistema inmunitario

La forma activa de la vitamina D calcitriol tiene efectos sobre el sistema inmunitario al unirse al receptor de vitamina D RVD, el cual está presente en el citoplasma de la mayoría de las células, incluyendo las células inmunitarias de respuesta innata y adaptativa. El RVD se expresa en monocitos y macrófagos activados, células dendríticas, células NK, linfocitos T y linfocitos B. Además, se ha observado que al activarse el RVD, este tiene una potente función antiproliferativa, pro-diferenciativa e inmunomoduladora, por lo que tiene efectos inmunosupresores e inmunoestimuladores. ​

                                     

8. Análogos

Los análogos de la vitamina D son sustancias sintéticas derivadas de esta que tienen algunas propiedades diferentes. ​

  • Tacalcitol. Análogo que inhibe la hiperproliferación de queratinocitos de la piel y se utiliza en el tratamiento de la psoriasis.
  • Paracalcitiol. Se emplea como medicamentos por su acción similar la del doxercalciferol.
  • Alfacalcidol. Análogo de la vitamina D usado como suplemento en humanos y como aditivo en alimento para aves.
  • Doxercalciferol. Se emplea como medicamento para tratar a personas con enfermedad renal grave que presentan niveles elevados de hormona paratiroidea.
                                     

9. Historia

Los trabajos pioneros en aislar vitamina D y determinar su papel en el raquitismo se llevaron a cabo por Edward Mellanby entre 1918 y 1920. En el año 1922, Elmer Mc Collum realizó experimentos en los que destruyó la vitamina A presente en un preparado de aceite de hígado de bacalao y posteriormente lo administró a niños afectos de raquitismo, observando que mejoraban de la afección, por ello determinó que existía una sustancia distinta la vitamina A que producía esta acción y propuso denominarla vitamina D, para diferenciarla de las vitaminas A, B y C que eran las entonces conocidas. ​ En 1930 se identificó en el laboratorio del profesor Adolf Otto Reinhold Windaus de la Universidad de Göttingen la estructura química de la vitamina D.