ⓘ Pere Jou. De muy joven ya mostró su vocación de escultor, que compaginó con el trabajo de carpintero ebanista. A doce años se matriculó en el Ateneo Obrero de G ..

                                     

ⓘ Pere Jou

De muy joven ya mostró su vocación de escultor, que compaginó con el trabajo de carpintero ebanista. A doce años se matriculó en el Ateneo Obrero de Gracia, donde su maestro Pablo Gargallo reconoció su valía y le ofreció la posibilidad de ayudarle en la decoración del Hospital de San Pablo. Jou amplió su formación en la escuela de la Lonja 1908-1913 con Venancio Vallmitjana.

A los veinte y cinco años conoció al pintor Miquel Utrillo, que buscaba un escultor para el Palacio Maricel que el millonario americano Charles Deering estaba construyendo en Sitges. Hasta el año 1920, Jou esculpió una cincuentena de capiteles, y otras obras menores, para puertas y ventanas, con imágenes sacadas de fábulas famosas de La Fontaine, Iriarte y Samaniego, o personajes y acontecimientos contemporáneos, o de carácter alegórico; muchos de los rostros de estas figuras son de compañeros de trabajo en la construcción del Maricel o de ciudadanos de la villa. Terminada esta obra, recibió el encargo de hacer dos frisos para la fachada del Casino Prado, que ilustró con escenas de fiestas del pueblo y de la entidad. Cuarenta años más tarde 1962 comenzaría a prolongarlas por toda la fachada, tarea que interrumpió su muerte.

En los años 1920, Pere Jou tuvo una gran actividad artística: la casa de campo "La Fontana" en Collsacabra 1920, escudo de la casa de Correos de Barcelona 1923, ornamentación del Pabellón de la Ciudad en la Exposición Universal de Barcelona de 1929, panteón del indiano Jaume Brassó 1923 en el cementerio de Sitges. ​ y las dos columnas de alabastro que flanquean el trono de la Virgen de Montserrat.

                                     

1. Análisis

Pere Jou se encuadró en la escuela escultórica mediterránea, y trabajó especialmente la piedra, la madera y el barro -éste para la elaboración de bronces-. Su obra en bronce suelen ser figuras femeninas desnudas, de rasgos macizos y redondeados. Los trabajos en madera representan formas femeninas como personajes del santoral. Sus esculturas se pueden admirar, además de las fachadas del Palacio Maricel y del Casino Prado de Sitges, en el MNAC de Barcelona, el Museo de Arte Moderno de Madrid, el Museo de Montserrat y en la Biblioteca Santiago Rusiñol de Sitges.

                                     

2. Reconocimientos

Al morir, a los setenta y dos años de edad, el ayuntamiento de Sitges dedicó una calle al artista. Una suscripción popular permitió fundir en bronce en 1965 una sirena que el artista había modelado en los cincuenta, en la actualidad está expuesta en el Paseo de la Ribera, de Sitges. En la actualidad, la familia Jou otorga anualmente el "Premio de escultura Pere Jou".