ⓘ Colegiata de Santa María la Mayor, Caspe. La Colegiata de Santa María la Mayor es un templo católico que se encuentra en la ciudad española de Caspe, capital de ..

                                     

ⓘ Colegiata de Santa María la Mayor (Caspe)

La Colegiata de Santa María la Mayor es un templo católico que se encuentra en la ciudad española de Caspe, capital de la comarca de Bajo Aragón-Caspe. Situada en la zona más alta del casco urbano, formaba parte de una especie de acrópolis mixta en donde había edificaciones religiosas, civiles y defensivas. Este conjunto monumental comprendía la iglesia, el castillo del Bailío - residencia de los comendadores - y el convento de la Orden de San Juan. ​

                                     

1. Historia

El origen de la Colegiata se remonta la antigua mezquita de la localidad, consagrada tras la reconquista de Caspe en 1169. Bajo la advocación de Santa María, el templo fue fundado por la Orden Militar del Hospital de Jerusalén, la cual poseía una importante encomienda en la localidad. Las obras comenzaron en el siglo XIV y concluyeron en el XV. En 1394, el Gran Maestre Juan Fernández de Heredia consiguió que se elevase al rango de colegiata, momento en el que se amplió por primera vez el crucero y la cabecera. En 1412, se celebró en ella la misa de proclamación del fallo del Compromiso de Caspe, por el cual se dilucidó la sucesión en la Corona de Aragón tras la muerte sin descendencia Martín I. Entre 1518 y 1522 se ampliaron de nuevo el crucero y la cabecera. ​

                                     

2. Arquitectura

Construida en piedra sillar, la Colegiata de Santa María la Mayor es uno de los ejemplos más notables del gótico purista en Aragón, todavía influido por el estilo cisterciense. El templo primitivo presentaba paralelismos con la iglesia del Monasterio de Nuestra Señora de Rueda, la que se asemeja en cuanto a sencillez compositiva. Dicho templo constaba de tres naves divididas en cinco tramos, la central y cuatro las laterales; el tramo inicial de la nave central no se corresponde con las laterales por alojarse la torre en el lado norte. Las tres naves se cubrían con bóvedas de crucería sencilla, quedando separadas por pilares cuadrangulares de cuyas esquinas arrancan los nervios de las bóvedas. La cabecera, de testero recto, constaba de tres capillas en correspondencia con cada una de las naves. La primera ampliación de la iglesia consistió en la destrucción de las tres capillas anteriores, añadiendo un tramo más que funcionaba como crucero acusado en planta, de mayor anchura que el resto de los tramos, construyéndose de nuevo tres capillas rectas que constituían la nueva cabecera del templo. ​

                                     

3. Interior del templo

La nave central de la Colegiata, la más ancha y alta, está cubierta por bóveda de crucería simple que descarga sobre semicolumnas adosadas a gruesos pilares cuadrangulares. De hecho, todas las bóvedas del templo son de crucería sencilla, excepto las dos centrales del crucero, que son estrelladas, así como las de cuatro capillas laterales, con relieves góticos y platerescos. La capilla que contenía la tumba del maestre se singulariza por su bóveda de medio cañón, con yeserías de un tardío mudéjar.

El retablo del Altar Mayor, si bien es de 1944, imita fielmente el estilo del retablo original del siglo XV arrasado durante el incendio de la Guerra Civil. Consta de quince tablas que representan los misterios del Rosario. En el centro del mismo se sitúa la Virgen de la Asunción, rodeada de un guardapolvo. Esta pieza se construyó en los talleres de los hermanos Albareda en Zaragoza. ​

La Colegiata alberga en su interior la Vera Cruz de Caspe, una de las reliquias más importantes de la cristiandad. Traída a Caspe por Juan Fernández de Heredia, estuvo primero en el convento anexo hasta que posteriormente fue trasladada la Colegiata. Allí permaneció hasta 1936, fecha en la que un vecino de la localidad la trasladó junto al Cáliz del Compromiso a un lugar desconocido para que no fuese expoliada durante la guerra. Acabada la contienda, la reliquia fue devuelta la Colegiata y, tras la finalización de las obras de acondicionamiento de la Capilla de la Vera Cruz, vuelve a ser expuesta al público.