ⓘ Manzanares el Real es un municipio español de la provincia y Comunidad de Madrid. Se asienta al pie de la sierra de Guadarrama y en la orilla del embalse de San ..

                                     

ⓘ Manzanares el Real

Manzanares el Real es un municipio español de la provincia y Comunidad de Madrid. Se asienta al pie de la sierra de Guadarrama y en la orilla del embalse de Santillana, formado por el Manzanares, río que surca su término. Tiene una población de 8840 habitantes.

Localidad situada en el Camino de Santiago de Madrid.

Se trata del quinto municipio más extenso de la región madrileña, con 128.4 km², y uno de los que reúne un mayor interés ecológico. Del total de su superficie, 6.928 ha se encuentran integradas en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, mientras que el resto pertenece al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares territorio también ocupado en una pequeña parte por la Zona Periférica de Protección del parque nacional nombrado. Se encuentra a una distancia de 46 km de Madrid y en su término se hallan espacios naturales tan significativos como La Pedriza y el embalse de Santillana, además del Ventisquero de la Condesa, donde nace el río Manzanares, y de las Cabezas de Hierro, compartidas con Rascafría, la segunda montaña más alta de la Sierra de Guadarrama, con 2383 m.

En el terreno histórico-artístico, la localidad cuenta con un relevante patrimonio, en el que destaca el castillo de los Mendoza también llamado de Manzanares el Real, el mejor conservado de la Comunidad de Madrid y uno de los más importantes de España. Está incluido en el itinerario turístico de la Ruta por los castillos, fortalezas y atalayas de la Comunidad de Madrid, junto con el castillo viejo, la otra fortificación de la localidad.

                                     

1. Símbolos

El escudo heráldico que representa al municipio fue aprobado en 1974 con el siguiente blasón:

La descripción textual de la bandera, aprobada en 1993, es la siguiente:

                                     

2. Historia

Para conocer el patrimonio histórico de Manzanares el Real es preciso remontarse a los asentamientos prehistóricos acaecidos en la zona, conocidos gracias al reciente descubrimiento de ciertos hallazgos arqueológicos, entre los que cabe destacar unas pinturas rupestres de valor incalculable.

Se cree que quedan reminiscencias de ritos indoeuropeos en una fiesta religiosa de la localidad, la de la Virgen de la Peña Sacra cf. infra.

No hay prácticamente restos de época romana, aunque sin duda aquí debió de haber algún asentamiento. Tras el período visigodo y de conquista árabe, el pueblo renace en 1248, tiempo en que muchos madrileños durante la Reconquista fueron la toma de Sevilla y los segovianos repoblaron Manzanares, tal y como se desprende del testimonio que consta en una misiva expedida por Fernando III.

Debido al asentamiento y expansión hacia el sur de los segovianos en estas tierras, comienza en aquellos días una pugna entre éstos y los madrileños que se solventó, pasados los años, cuando Alfonso X incorporó estos lugares la Corona, pasando entonces a denominarse" El Real de Manzanares”.

Juan I cedió el territorio a D. Pedro González de Mendoza a fines del siglo XIV, siendo precisamente con la saga de los Mendoza cuando El Real de Manzanares vive su máximo esplendor, durante los siglos XV y XVI.

Posteriormente, pasó por matrimonio a manos de otros miembros de la nobleza, hasta que en el siglo XVIII regresa a los dominios de los Mendoza, a quienes Felipe V concedió la posesión perpetua.

Por último, destacar que Manzanares es la cuna de la Autonomía Madrileña, siendo su castillo el emplazamiento elegido en 1982 para la celebración del acto de constitución de la Asamblea de Parlamentarios de Madrid y para el nombramiento de la ponencia redactora del Estatuto de Autonomía. Las Instituciones Públicas y Privadas y, lo que es más importante, los vecinos de Manzanares, conscientes de su fortuna ante el enclave natural privilegiado y la herencia cultural de que disfrutan, han sido, son y serán siempre los perfectos anfitriones en la que es su casa, pero logran que uno sienta como suya.

                                     

3.1. Patrimonio histórico-artístico El Castillo de los Mendoza

Erigido sobre una ermita románico-mudéjar que hoy se mantiene erguida, el palacio-fortaleza de los Mendoza es el mejor conservado de la Comunidad de Madrid. Sus obras dieron comienzo en 1475.

Este bellísimo conjunto de grandes ventanales de arcos de mediopunto consta de patio rectangular y dos galerías sobre columnas octogonales. El edificio del castillo tiene cuatro torres en sus vértices, adornadas con unas bolas del más puro estilo isabelino. Sobre el adarve meridional la galería es de traza flamígera sobre antepechos decorados a base de punta de diamante.

Todo el castillo está circundado por una barbacana cuyas saeteras llevan esculpidas en bajo relieve la cruz del Santo Sepulcro de Jerusalén, por el título que gozó Don Pedro González de Mendoza.

El castillo consta de un patio porticado, de un sótano y de seis plantas: planta baja, entreplanta primera, planta principal, entreplanta segunda, galería alta y galería de cubiertas. La galería gótica del primer piso está considerada como la más bella de la geografía nacional. Su construcción fue iniciada por el primer Duque del Infantado y finalizada por su hijo, Don Íñigo López de Mendoza, participando Juan Guas de su construcción.

El castillo alberga un museo de los castillos españoles y es sede de una colección de tapices.



                                     

3.2. Patrimonio histórico-artístico El Castillo viejo

Además del Castillo de los Mendoza, la localidad conserva los restos de una fortaleza anterior, conocida como castillo viejo o Plaza de Armas. Sólo se mantienen en pie dos muros, integrados dentro de un recinto ajardinado. Fue construido en estilo mudéjar, en piedra de granito, con encintado de ladrillo.

                                     

3.3. Patrimonio histórico-artístico Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

Por la información existente, parece que fue fundada a principios del siglo XIV, bajo la protección del primer Marqués de Santillana.

Sin embargo, a fines del siglo XV o principios del siglo XVI, fue reedificada, modificando el pórtico, trasladándolo del lado norte al lado sur.

Su estilo arquitectónico no es definido, por las modificaciones sustanciales de que ha sido objeto, mezclando el románico con el gótico sin formar unidad. Se trata de una iglesia de tres naves, separadas por arcos sobre columnas de piedra. La nave central, de estilo románico, está encabezada por el presbiterio, de forma pentagonal.

La torre es de tres cuerpos, separados entre sí por medio de impostas. Su reforma se llevó a cabo a principios del siglo XVI.

La sacristía, de construcción posterior, se cubre con crucería gótica de terceletes.

En cuanto al pórtico, sito al sur del edificio, es construcción de mediados del siglo XVI y su estilo es renacentista purista, constando de ocho arcos carpaneles y uno de medio punto.

Tanto el coro como el retablo han desaparecido; encontrándose las columnas de aquel en el jardín de la iglesia, junto con unas estelas mortuorias vascas del siglo XII, de estilo visigótico.

                                     

3.4. Patrimonio histórico-artístico La Ermita de Nuestra Señora de la Peña Sacra

La ermita está situada sobre la Peña Sacra, como su propio nombre indica, desde donde se domina una amplia panorámica de La Pedriza. La construcción es del siglo XVI, la que fueron adosadas dependencias posteriores en el siglo XVII. La Virgen de la Peña Sacra es copia moderna de la imagen del siglo XIX desaparecida, a excepción del Niño, que es antiguo. Quizá su culto sea sucesor de otros indoeuropeos durante el I milenio a.C., centrados en ritos al aire libre.

Se ignora con exactitud el momento en que empezó el culto cristiano la Virgen de la Peña Sacra, dadas las dificultades de hallar documentos anteriores al siglo XVI. Sin embargo, sí hay que reseñar que su importancia va en aumento a medida que nos acercamos al siglo XVIII. Actualmente existe mucha devoción por esta Virgen, aunque no es patrona de la localidad.

En 1769, durante la celebración de su festividad, la falta de cuidado con las velas que rodeaban la Virgen hizo que se prendiera fuego en la iglesia, salvándose sólo la sacristía y quedando el edificio sin torre, techumbre, ni imágenes sagradas. La propia Virgen también se quemó. Asimismo, cuenta Bernaldo de Quirós, narrando los hechos que le describió en su día el antiguo posadero de Manzanares, que la ermita fue objeto de ataque por parte de los bandidos que poblaban la zona, siendo valientemente defendida por la guardesa de Peña Sacra. En épocas más recientes, la ermita se ha visto envuelta en nuevos acontecimientos. Así, durante la Guerra Civil, fue parcialmente destruida, produciéndose la desaparición de la antigua imagen de la Virgen.



                                     

4.1. Actividades Fiestas Locales

Dos son las fiestas religiosas locales que se celebran a lo largo del año: La Fiesta del Cristo de la Nave en septiembre, y la Fiesta de Nuestra Señora Virgen de Peña Sacra en Pentecostés. En ambos casos se llevan a cabo bellas procesiones de notable fervor religioso. La festividad de la Virgen culmina con una fraternal y pintoresca comida en La Pradera, en la que prácticamente todos los vecinos de Manzanares y sus amigos forasteros intercambian sus viandas.

Como fiestas profanas cabe destacar los carnavales, con el tradicional "entierro de la sardina" en la plaza del pueblo. Sin embargo, las auténticas fiestas de Manzanares son las de agosto. Tras el agotamiento fruto de los días de competiciones deportivas, atracciones, baile en la Plaza del Pueblo, actuaciones musicales, encierros y corridas, tiene lugar la célebre cena de toro con patatas en las inmediaciones de la Plaza.

                                     

4.2. Actividades Gastronomía

La exquisita cultura gastronómica de la zona se remonta a mucho tiempo atrás, a los días en que la Cuenca Alta del Manzanares era fundamentalmente ganadera. La incomparable calidad de los pastos de este entorno natural fue ya entonces una de las claves del sabor y la ternura de sus carnes. Asimismo, de antaño provienen sus célebres platos de pescado, procedentes en su día de las serpenteantes aguas del río y del pantano. Otras especialidades que, a juicio de expertos gastrónomos, no han de dejar de probarse, son las patatas en caldero con cabrito, la sopa de cocido con hierbabuena y el conejo en escabeche o caldereta, aderezado en este último caso con romero, lo que le da un gusto único.

                                     

5. Cultura

Restos Arqueológicos

El Museo Etnológico y Arqueológico dispone igualmente de una sala destinada a los restos arqueológicos que se vienen hallando en los diferentes yacimientos del Municipio de Manzanares. Entre el sinfín de tesoros expuestos, se encuentran hachas de piedra, sílex, cuencos de barro, un calco de pinturas rupestres, molinos de piedra, restos de tumbas visigodas, cerámica medieval y moderna y ciertos manuscritos. Un paseo histórico, en definitiva, por el fluir de Manzanares a lo largo de los tiempos.

Manzanares y el cine

Hay que mencionar que Manzanares el Real ha sido el entorno elegido para el rodaje de numerosas e inolvidables superproducciones cinematográficas, entre las que cabe citar" El Cid Campeador”," Jeromín”," Alejandro Magno”," La Caída del Imperio romano”, "La Rana verde", además de varios filmes del lejano oeste.

                                     

6. Medios de Comunicación

  • M-607 Información y comunicación
  • Manzanares Hoy

Transporte público

En el municipio hay dos líneas de autobús, una de ellas tiene como cabecera el Intercambiador de Plaza de Castilla. Las dos líneas están operadas por la empresa Herederos de J. Colmenarejo y son:

  • Línea 720: Colmenar Viejo - Collado Villalba
  • Línea 724: Madrid Plaza de Castilla - Manzanares el Real - El Boalo