ⓘ San Cristóbal de Cuéllar, municipio situado en el norte de la provincia de Segovia, en el sureste de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en la Meseta Nort ..

                                     

ⓘ San Cristóbal de Cuéllar

San Cristóbal de Cuéllar, municipio situado en el norte de la provincia de Segovia, en el sureste de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, en la Meseta Norte de España.

                                     

1. Geografía

Se encuentra a siete kilómetros al oeste de Cuéllar. Está situado a 50 kilómetros de Valladolid, a 60 de Segovia y a unos 150 de Madrid, asimismo es limítrofe con la provincia de Valladolid.

Pertenece la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar, y está situado en el Sexmo de Montemayor.

Está situado entre varias colinas, otorgándole su peculiar aspecto. En las laderas que rodean al pueblo la entrada, donde están las bodegas, se encuentran fácilmente formaciones de piedras similares la "Rosa del Desierto" tan común en el norte de África, y que tienen pequeños cristales de cuarzo en su interior.

En cuanto al clima es muy severo, con un verano muy caluroso y seco, siendo el invierno caracterizado por sus muchos días de heladas.

Cruza el pueblo el arroyo del Horcajo, el cual suele secarse en el estío. Antiguamente había cangrejos y peces, siendo lugar de recreo para sus habitantes.

En los alrededores se encuentran varias fuentes, como la de Valdecrespo, situada a poco menos de 2km. También a 500 metros está la fuente de San Caballero, en el camino de San Miguel, cuyo principal uso fue el de abrevadero de ganado.

                                     

2. Patrimonio

De arquitectura típica castellana, hasta hace poco predominaban las casas de adobe, existiendo en la actualidad casas de arquitectura más actual. Cabe destacar su iglesia parroquial, construida en el siglo XVIII y dedicada a San Cristóbal. Posee una interesante colección de obras de plata entre las que cabe reseñar una custodia de finales del siglo XVII; una concha bautismal realizada en 1774 por el platero cuellarano Juan Antonio Sanz Delgado, y una naveta, obra del artífice segoviano Antonio Benito Gómez.

Dentro del núcleo urbano se halla la fuente de piedra caliza de la Plaza Mayor. En su origen era dos veces mayor, teniendo una parte final destinada para abrevadero del ganado. Cuando se asfaltó la Plaza Mayor, y en una discutible decisión, se la mutiló, teniendo hoy el aspecto actual. En épocas en que el agua es suficiente, lo que rebosa del depósito de agua comunal cae por los caños de la fuente.

Es asimismo destacable por su interés, la ermita del Humilladero, que data del siglo XVII según información del actual párroco de San Cristóbal. A finales del siglo XIX y principios del XX, durante los años de la peste que asoló España, fue utilizada como lugar de abandono de los enfermos, por aquel entonces, incurables y contagiosos.