ⓘ Santuario La Jara de Pozoblanco. El Santuario de la Jara, es un santuario en el que se encuentra la ermita de la Virgen de Luna, patrona de las localidades cord ..

                                     

ⓘ Santuario La Jara de Pozoblanco

El Santuario de la Jara, es un santuario en el que se encuentra la ermita de la Virgen de Luna, patrona de las localidades cordobesas de Villanueva de Córdoba y Pozoblanco, es un edificio religioso que se encuentra en el centro de la Dehesa de la Jara, en el quinto de Navarredonda, a unos 10 kilómetros de Villanueva de Córdoba y 15 kilómetros de Pozoblanco. Se construyó aproximadamente a mediados del siglo XV.

                                     

1. Descripción del edificio

Es un edificio de planta cuadrada con tres naves separadas por columnas de granito con capiteles toscanos, sobre los que cabalgan arcos de medio punto que soportan la cubierta de madera que cubre el edificio. El presbiterio es de planta cuadrada y se cubre con una cúpula sobre pechinas con linterna. La cabecera del templo es semicircular interiormente y plana de cara al exterior. La sacristía es de planta rectangular. Hay dos puertas que permiten acceder la ermita, una en la nave derecha y otra a los pies, que constituye la portada principal. Ambas puertas son adinteladas y construidas en granito. La obra de la ermita se completa con una espadaña de un solo cuerpo en ladrillo y un pórtico pequeño.

En el interior de la ermita destaca la imagen de la Virgen de Luna, titular del Santuario, que se halla en el presbiterio, presidido por un Cristo Crucificado. En la nave izquierda sobresale un retablo moderno de estilo clásico que cobija la imagen de San Diego. En el lado derecho se alza un retablo donde se veneran las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús, de Santa Lucía y de San José.

En 1585 se construyó una tapia para rodear la ermita. A principios de siglo fue rodeada con un muro de piedra de una altura aproximada de unos cuatro metros, mediante dos portones que estaban situados en el mismo lugar en el que hoy están las puertas de Pozoblanco y Villanueva. Este muro circundaba las edificaciones existentes: casa del santero, casas de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba y los anexos para los animales del santero. Delante de la ermita hay una gran explanada, en cuyo centro hay un pequeño basamento escalonado con una columna de granito rematada por una cruz de hierro. Los cuatro escalones de granito que soportan la columna datan de 1642. En 1969 Pozoblanco inicia las obras de construcción de la verja actual, edificando toda la verja de la fachada que da la explanada. En 1971, el Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba aprobó las obras de construcción del resto de la verja, así como el arco de la puerta de Villanueva y la Casa-Hospedería de la Cofradía, caracterizándose ésta por la calidad de su techo abovedado.

Todo el mobiliario religioso que antiguamente contenía la ermita fue incendiado o saqueado en julio de 1936, durante la Guerra Civil Española, como un cuadro que representaba a San Martín, una imagen de Santa Lucía y otra de San Diego.