ⓘ Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, Bogotá. La Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria o simplemente Iglesia de la Candelaria como se le conoce popul ..

                                     

ⓘ Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria (Bogotá)

La Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria o simplemente Iglesia de la Candelaria como se le conoce popularmente, es un templo colombiano de culto católico dedicado la Virgen María bajo la advocación de la Candelaria, se localiza en la calle 11 con carrera 4, en el barrio La Candelaria, esta Rectoría se encuentra cerca del territorio de la Catedral Basílica Metropolitana de Bogotá y Primada de Colombia en el sector histórico de la ciudad de Bogotá, y pertenece la jurisdicción eclesiástica de la arquidiócesis de Bogotá.

Templo de origen colonial, hacía parte del antiguo convento de San Nicolás de los Agustinos Recoletos, lugar donde por muchos años funcionó el Colegio Agustiniano de San Nicolás. El edificio está compuesto de tres naves, la principal o central y dos laterales, y cuenta con dos torres en la fachada frontal. Su construcción se inició el 1686 y fue finalizado en 1703, posteriormente fue restaurado íntegramente entre 2003 al 2005. El templo alberga importantes obras de arte religioso de origen colonial.

Por su significado histórico, valor arquitectónico y cultural, el templo y el antiguo convento fueron declarados Monumento Nacional por medio del decreto 1.584 del 11 de agosto de 1975. ​

                                     

1. Historia

Después de 1631, los religiosos de la Orden de Agustinos Recoletos o Descalzos, decidieron fundar un convento en la ciudad de Santa Fe, para tal fin autorizaron al" Padre Francisco de la Resurrección, para que adquiriera una casa por cuenta de la Provincia”. Dicha adquisición fue realiza poco tiempo después, en 1635, ​

                                     

2. Descripción

Templo de origen colonial, localizado en el barrio La Candelaria, en la esquina de la actual calle once con carrera cuarta, en sentido norte-sur, con acceso principal sobre la calle once. Funcionalmente está integrado al claustro o convento de los agustinos recoletos, que se desarrolla al costado oriental y que hoy es ocupado por el Colegio Agustiniano de San Nicolás.

La iglesia es de planta rectangular, de tres naves la principal o central y dos laterales, separadas por arcos de medio punto sobre pilares. La nave central es más alta e iluminada en lo alto por ventanas, las cuales están alineadas con los arcos de medio punto y entre las ventanas se localizan unos cuadros antiguos. El cielorraso de la nave central, completamente restaurado por la Corporación La Candelaria, se hallan varias pinturas de escenas religiosas, obra del pintor Pedro Alcántara Quijano. Sobre el sotacoro se conserva aún el artesonado, que el historiador del arte Santiago Sebastián consideró en su momento como" la techumbre de más avanzado barroquismo de Bogotá”.

En el presbiterio se destaca el retablo mayor que data del siglo XVIII, de autor desconocido, realizado madera tallada y dorada. Sus dimensiones son: 11.82 m de alto; 10.13 m de ancho; y 1.71 m de profundidad. Está compuesto por 3 cuerpos y 5 calles, estas últimas están delimitadas por dobles columnas. Por suerte no ha tenido ninguna reforma, solo en 1928 en el nicho que esta sobre el sagrario, se instaló el expositorio con cuatro columnas, colocado dentro del mismo nicho sin modificar nada de dicho retablo.

Sobre el expositorio, se halla la imagen de Nuestra Señora de la Candelaria; la derecha de esa imagen se encuentran en su orden: San Joaquín, San Juan de Sahagún, la izquierda Santa Ana y Santo Tomás de Villanueva. Al lado derecho del expositorio, se encuentran las imágenes de San Agustín y Santa Juliana de Cornelión. Al lado izquierdo del expositorio se encuentran las imágenes de San José y San Nicolás de Tolentino.

En el presbiterio se hallaba el cuadro de la" Inmaculada” obra del pintor Gregorio Vázquez de Arce y Ceballos realizada en 1710, que según la tradición fue su última obra. Dicha pintura fue retirada en la década de 1990 por razones de seguridad y la conserva la comunidad.

El templo aún conserva el antiguo tablón de ladrillo, una especie de baldosa de barro cocido que era usada antiguamente para pavimentar las edificaciones. En las naves laterales se destacan los artísticos retablos, que datan de los siglos XVIII, XIX, y XX; realizados en madera talla, dorada, policromada y con apliques. También se destacan los confesionarios siglo XIX en madera tallada monocromada y dorada.

La fachada principal está conformada por dos torres que rematan en cúpulas, unidas por un cuerpo que enmarca la nave central. Cada nave cuenta con acceso por la fachada principal, además la nave lateral derecha tiene acceso que comunica con el convento.

                                     

3. Estado de conservación

Antes del proceso de restauración, el templo presentaba severos problemas de deterioro, los cuales tenían comprometido su estabilidad. Por ejemplo, la torre del costado sur occidental presentaba grietas verticales de marcadas proporciones, que iban en toda la altura, acentuándose en los arcos, en los cuales tenían desprendimiento de las dovelas; la torre del costado sur oriental evidenciaba también grietas y fisuras.

En lo que respecta a las cúpulas que rematan cada una de las torres, presentaban un alto deterioro lo que obligó a desmóntalas, para luego construirlas de nuevo con materiales de mejor calidad, que garantizaran su durabilidad en el tiempo.

En la cara principal se presentaba un desprendimiento de la fachada portada, la cual muestra desplome hacia la Calle 11, este desprendimiento generaba a nivel de cubierta una separación del plano de la fachada con el volumen general de las naves, que permite paso del agua. Dichas filtraciones de agua estaban afectando los muros del edificio y además estaban deteriorando tanto el órgano, como las valiosas pinturas del techo.

El templo finalmente, después de la restauración integral del 2003-2004, se encuentra recuperado en su integridad.