ⓘ Pegaso Z-102. El Pegaso Z-102 es un automóvil deportivo creado por la extinta empresa española ENASA, fabricado desde 1951 hasta 1958. Fue diseñado por el ingen ..

                                     

ⓘ Pegaso Z-102

El Pegaso Z-102 es un automóvil deportivo creado por la extinta empresa española ENASA, fabricado desde 1951 hasta 1958. Fue diseñado por el ingeniero, también español, Wifredo Ricart; con la intención de ser usado como estandarte publicitario a nivel internacional. ​

                                     

1. Historia

Wifredo Ricart volvió a su Barcelona natal tras la Segunda Guerra Mundial, huyendo de Italia, por estar sus fábricas destruidas y las empresas sin dinero. El Z-102 fue concebido en una época de aislamiento económico en España. Por entonces ENASA, empresa creada sobre las cenizas de Hispano-Suiza con ayuda del INI, se limitaba la fabricación de camiones y autobuses. Ricart, ingeniero de la empresa ya experimentado en competición con Alfa Romeo y colaborador allí de Enzo Ferrari, solicitó permiso para la fabricación de un automóvil de altas prestaciones. ​

                                     

2. Chasis

El chasis del Pegaso Z-102, que era básicamente lo que adquiría el cliente para luego equiparle una carrocería de una empresa externa, era un bastidor autoportante de gran complejidad. Está construido en acero plegado y soldado, formando un conjunto de gran rigidez. La cuna del motor está formada por dos vigas superiores y otras dos inferiores de acero perforado unidas por chapa. La zona del habitáculo es la más débil, con un suelo sostenido por el árbol de transmisión y dos vigas laterales también perforadas; aunque esto no sería un problema pues la carrocería añadía mucha fuerza a esta zona, especialmente si era coupé. En la parte posterior el chasis dispone de un gran cajón metálico, hecho para alojar el conjunto de caja de cambios, diferencial autoblocante Fabricado por ZF, suspensiones y frenos. ​

                                     

3. Motores

Ricart venía de la competición en Italia, donde desarrolló motores V12. Decidió crear un motor V8 para equipar al Z-102. Fue construido con una aleación de aluminio denominada como silumin, equipado con dos árboles de levas por cada bancada, culatas de cámaras hemisféricas, dos válvulas por cilindro y un cigüeñal de cinco apoyos. ​

                                     

4. Diseño

El encargado de diseñar su carrocería fue Medardo Biolino, pero a pesar de conseguir un buen resultado con el diseño, su construcción en acero, voluminosa y pesada interfería negativamente en las prestaciones del automóvil. Posteriormente, dicho diseño fue evolucionando, siendo el cambio más notable la apertura de los pasos de rueda para mejorar la refrigeración de los frenos. ​ Estas tres últimas unidades fueron las denominadas Z-103, con un motor nuevo y más potente montado en el mismo chasis.

                                     

5. Producción

De las factorías de Pegaso salieron un total de 84 Z-102, aunque dadas las múltiples variables del modelo, resulta fácil afirmar que no hay dos iguales. Hubo hasta 30 carrozados diferentes entre los que elegir, 3 motorizaciones distintas, volante la izquierda o la derecha, distintas configuraciones de frenos, transmisiones o carburadores, además de los utilizados para competición y la exclusiva versión Z-103. ​ La empresa preveía la fabricación de 200 chasis al año.

                                     

5.1. Producción Réplicas

Hacia 1991, la unidad con chasis acabado en 0183 fue enviada al Reino Unido por el nuevo propietario de ENASA, la compañía italiana IVECO, que acababa de comprar todas las acciones de la empresa española. Dicho movimiento también le otorgó la propiedad de esta unidad. La idea era realizar una serie de moldes de su carrocería, por parte de la empresa británica IAD, para poder fabricar a posteriori una serie de réplicas del modelo.

A pesar de que la recreación era muy fiel al original, se le tuvieron que añadir modificaciones para adaptarlo a las normativas vigentes en la época, como la adición de otro piloto a cada lado en las luces traseras, faros antiniebla y luces de marcha atrás. Contaba con un chasis multitubular en lugar del autoportante original y se equipó con un motor Rover V8 de 3.9 L de cilindrada, la sazón muy utilizado para la construcción de réplicas de automóviles. También se montaron frenos de disco, el tren trasero de un Alfa Romeo 75, muy parecido al original, y un parabrisas más envolvente.

Se fabricaron y vendieron una docena de unidades.



                                     

6. En competición

ENASA inscribió a uno de los Z-102 en el Gran Premio de Mónaco de 1952, que se disputó con normativa de Fórmula 2. La construcción de los dos vehículos que se iban a utilizar se realizó con poco tiempo, por lo que a los coches no se les pudo hacer un rodaje previo. Fue por ello por lo que se decidió que fueran los coches por sus propios medios hasta Mónaco. En el circuito, los dos pilotos, Juan Jover y Joaquín Palacio certificaron que la dirección era demasiado pesada y los frenos demasiado débiles. A pesar de intentar corregir estas deficiencias, durante los entrenamientos ambos vehículos sufrieron el mismo problema: la rotura de las canalizaciones de aceite. Pegaso decidió retirarse ante estos sucesos. ​