ⓘ Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Alsasua. La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es el templo parroquial, de culto católico, de la localidad de Al ..

                                     

ⓘ Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Alsasua)

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es el templo parroquial, de culto católico, de la localidad de Alsasua, en Navarra, España. Se trata de un sobrio edificio levantado a comienzos del siglo XVI en la transición del Gótico al Renacimiento y presenta planta de salón, con tres naves de igual altura de cuatro tramos más una cabecera, prolongando la nave principal, poligonal de cinco paños y con contrafuertes. Las naves se cubren con bóvedas vaídas carentes de nervaduras y sujetas por arcos de medio punto, peraltados en las naves laterales, con la excepción de la bóveda de la cabecera en la Capilla Mayor, que conserva las formas tardogóticas al tratarse de un cubrimiento nervado con terceletes y combados, formando una estrella de siete puntas, con las nervaduras apeando en columnillas acodilladas. En la nave, las bóvedas y los arcos descansan en pilares exentos de cuerpo prismático. Las naves de la Epístola y del Evangelio carecen de capillas laterales, aunque en otro tiempo los muros estaban guarnecidos por retablos dieciochescos. Exteriormente el edificio fue dotado de un pórtico neoclásico construido entre 1719, cuando comenzaron la obra los canteros Juan y Andrés de Urrestarazu, y 1808, cuando se terminó la misma siguiendo una traza diseñada por José Armendáriz.

Del mobiliario interno hay que destacar el Retablo Mayor, obra clasicista de principios del siglo XVII cuyo estilo puede calificarse de transición desde el tardorromanismo renacentista al primer barroco. Se apoya en un alto zócalo de piedra y consta de predela, dos cuerpos de cinco calles, separados por un entrecuerpo, y ático de tres calles. En sus trece nichos rectangulares, separados por columnas de órdenes compuestos se encuentra un retablo barroco que resguarda un interesante Crucificado de madera policromada del siglo XV. De gran naturalismo anatómico y estilizado porte, corresponde a un estilo gótico tardío de influencias nórdicas. Los muros de las naves laterales están decorados con tallas modernas, policromadas y en relieve, de figuras religiosas, obras del artista José López Furió. Entre 1960 y 1964 todo el interior del templo fue objeto de una intervención restauradora.