ⓘ Primitivo González del Alba fue un jurista español, escritor legal y criminólogo originario de Burgos. En el curso de su carrera como Fiscal y Juez, estuvo invo ..

                                     

ⓘ Primitivo González del Alba

Primitivo González del Alba fue un jurista español, escritor legal y criminólogo originario de Burgos. En el curso de su carrera como Fiscal y Juez, estuvo involucrado en varias causas criminales famosas, que le llevaron a muchos lugares de España y que culminaron con su nombramiento en 1911, como Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia en la corte suprema de Madrid.

Siendo un destacado criminólogo de la época, sus escritos contribuyeron al debate sobre las causas subyacentes de los crímenes. En particular, puso el énfasis en la importancia de los factores sociales que alimentan los crímenes, mientras que mantuvo, a pesar de todo, que el libre albedrío individual también jugaba un papel crucial. Al formular este punto de vista y, también, al articular su creencia de que la criminología siempre sería una ciencia en evolución y nunca estática, desafió tanto a las principales escuelas de criminología la Positivista y la y sus rígidas ideologías opuestas.

                                     

1. Universidad, política y periodismo

Habiendo dejado Burgos para estudiar en Valladolid, Primitivo se graduó en Derecho por la Universidad de Valladolid el 19 de junio de 1869 – una época de la Revolución de 1868, que había llevado la Reina Isabel II a exiliarse. Atraído por el periodismo, cuando todavía tenía veinte años, Primitivo fue uno de los ayudantes de editorial en La Conciliación, un periódico diario de Valladolid publicado entre noviembre de 1869 y abril de 1870. Su objetivo fue reconciliar a los Unionistas Liberales, Progresistas y Monárquicos Democráticos, que habían formado una precaria alianza tras la Revolución de Septiembre. Los escritos de Primitivo, y las afiliaciones políticas de los otros periódicos en los que contribuyó con artículos al final de su vida, indican una consistente simpatía con los puntos de vista democráticos, progresistas y liberales.

                                     

2. Carrera legal

Los inicios de una carrera legal

Primitivo volvió a Burgos para continuar sus estudios legales en el Ilustre Colegio de Abogados, ​ mostrando a Primitivo en los capítulos que trataban de la audiencia judicial y la sentencia.

                                     

3. Publicaciones: artículos, traducciones y ediciones

A lo largo de toda su carrera Primitivo escribió extensamente sobre un amplio abanico de temas legales. Contribuyó con al menos cincuenta artículos además de más de cincuenta revisiones de libros al boletín profesional de la Revista General de Legislación y Jurisprudencia, empezando en 1871 cuando tenía 22 años. El tema de su primer artículo, en la necesidad de proporcionar ayuda legal a los litigantes pobres, ​ la traducción de 1907 al español de un libro de Enrico Ferri, primero publicado en italiano en 1884. Primitivo admira y está de acuerdo con muchas de las teorías Positivistas de Ferri sobre la necesidad de prevención contra el crimen más que de su castigo, y de tener en cuenta factores sociales y económicos cuando se identifican las causas de la criminalidad. La investigación y un creciente cuerpo de evidencia estaba socavando la tradicional escuela Clásica que, desde la antigüedad, había mantenido que el crimen brotaba de una elección moral libremente escogida por los individuos, quienes necesitaban ser mantenidos personalmente responsables de sus actos y recibir corrección penal o castigo por sus crímenes para ser rehabilitados y reformados.

Sin embargo, aunque respalda muchas de las nuevas ideas Positivistas, Primitivo rechaza vigorosamente las teorías de los Positivistas antropológicos, como el mentor de Ferri, Cesare Lombroso, relativas la fisonomía de los criminales y las demandas científicas para ser capaces de identificar y clasificar a los tipos de criminal por la frenología. Las opiniones de Primitivo estuvieron sostenidas, en esta etapa de su vida, por una buena experiencia personal de más de 30 años tratando con criminales bajo el sistema legal. De acuerdo con Primitivo, los factores biológicos y hereditarios podrían tener alguna influencia para producir comportamiento criminal, pero es el entorno, factores sociales y económicos los que son de lejos mucho más importantes y - crucialmente - incluso así, siempre se ve involucrado algún grado de libre albedrío excepto en casos de locura o estados involuntarios como el sonambulismo. Aunque admira las teorías de Ferri, Primitivo no cree que sean completamente científicas ni explicaciones universales para las causas de la criminalidad. Él argumenta que la criminología en sí mismo es una ciencia en evolución que no puede ser definida por cualquier conjunto de dogmas inmutables. En ese sentido, él rechaza ambas, las Positivistas y la opuesta escuela tradicional de criminólogos Clásicos, y se alinea con un creciente cuerpo de eclecticistas’ cuyos puntos de vista, principalmente, iban a prevalecer.



                                     

3.1. Publicaciones: artículos, traducciones y ediciones Publicación póstuma de "Estudios Jurídicos"

Su libro Estudios Jurídicos’, que estaba en impresión cuando él murió, se publicó póstumamente unas pocas semanas después con la adición de un obituario por el Jefe de Edición de la Revista de los Tribunales, Antonio Soto y Hernández. El libro comprende las opiniones de Primitivo sobre un amplio rango de asuntos, parafraseados más abajo.

Un capítulo sobre criminalidad da sus causas como predominantemente sociales. Para prevenir la delincuencia juvenil los jóvenes deben de recibir una educación ética que vaya bastante más allá de la alfabetización básica, de forma que al despertar en ellos una conciencia estética latente, se adopte un auto respeto y una comprensión de los valores morales que estimularán el desarrollo de aspiraciones nobles y altruistas. Como madres, las mujeres juegan un papel clave en el desarrollo espiritual de sus hijos. Los hijos abandonados y sin techo, o aquellos que ya son delincuentes, no deben de ser oprimidos y castigados sino que hay que proporcionarles este tipo de educación, en instituciones residenciales si es necesario. Los criminales mayores de edad serían más probablemente reformados si se les impusiera más a menudo por las cortes sentencias condicionales, con reducciones de sentencia y libertad anticipada por buen comportamiento. En la época en que él lo escribió, éstas todavía eran innovaciones muy recientes y por tanto solamente acababan de empezar a hacer una sociedad diferente, pero según la opinión de Primitivo deberían de ser perseguidas más activamente. Hay una necesidad de combatir la inercia de aquellos que no harán el esfuerzo de implementar políticas más progresistas.

Otra sección trata de la necesidad de la prevención de los crímenes a través del tratamiento de los problemas de la dependencia del alcohol, que afecta en más del 35% de los crímenes, especialmente aquellos con violencia. La pobreza urbana, las viviendas pobres y los horarios laborales opresivamente largos hacen de la taberna una fuente de refugio y escape de la miseria pero a menudo causa la destrucción de la salud, la moral y la vida familiar. Se necesitan iniciativas gubernamentales para proporcionar mejores viviendas para las clases trabajadoras. Las autoridades cívicas no deberían de ver las ventas de alcohol principalmente en términos de los impuestos que ellas proporcionan sino que deberían de prestar más atención la salud de los pobres y los crímenes que a menudo provocan. Algunos sociólogos abogan por su total prohibición, o la venta de alcohol únicamente en ciertos comercios autorizados, pero Primitivo favorece la aproximación en Suiza y Holanda para reducir el número de tabernas y restringir sus horarios de apertura, particularmente los domingos y fiestas públicas. Él también recomienda que se proporcione la mayor cantidad de diversiones, deportes y otras distracciones del tiempo libre para las clases trabajadoras.

Otros capítulos tratan de preocupaciones sobre los cambios recientes en la forma en que son realizados los nombramientos judiciales los jueces deben de ser nombrados y promovidos por sus capacidades profesionales e intelectuales, los beneficios de sentencias provisionales y suspendidas, y las circunstancias bajo las que es justificable para el jurado ser informados, durante el juicio, sobre otros crímenes conectados, que el acusado haya cometido o que se alega que haya cometido.

                                     

4. Enfermedad y muerte

Después de que las cortes hubieran cerrado por el receso estival en 1913, Primitivo dejó la capital con su familia para pasar algunas semanas de vuelta en su Burgos natal, sabiendo que estaba seriamente enfermo con un incurable mal en el hígado. Pocos días antes de salir por última vez de Madrid, Primitivo escribió lo último que le fue publicado, de diferente naturaleza que sus otros escritos. Se trata del corto prefacio de una novela titulada Sueños de Amor de su amigo Aurelio Canudo. Empezaba abruptamente con" Enfermedad amarga y tenebrosa me tiene dolorido. Entreveo un final desagradable ”, Primitivo dice que todavía no ha renunciado a todo esperanza de vivir más tiempo, ya que cuando menos lo esperas, como un brote explotando en hojas, un nuevo resurgimiento de vida puede aparecer. Canudo, explica, es como él, hijo de un oficial de la Guardia Civil, y ha escrito artículos defendiendo a esta organización, haciéndole popular entre sus miembros. Como que el libro no trataba de temas legales, no podía dar un juicio general sobre su mérito pero en su opinión personal se trataba de una buena novela, donde Canudo sobresale en un estilo que contiene verdades irónicas. Primitivo acaba con el deseo. Su entierro tuvo lugar al día siguiente en el cementerio de San José en Burgos, el sacerdote que ofició fue su sobrino hijo de su hermana Petra, don Miguel Polo y González del Alba. Prácticamente treinta años después, en 1942, el cuerpo de su esposa Ángeles fue trasladado desde Madrid, donde ella había fallecido a los 84 años.

                                     

5. Obra sobre el autor

  • Historia de la Criminología en España, Alfonso Serrano Gómez, Dykinson, Madrid 2007
  • Escritores Burgaleses, Fr. Licinio Ruiz OSA & Julián García Sáinz de Baranda, Imprenta de la Escuela de Reforma, Alcalá de Henares 1930, p. 218
  • Semblanzas Jurídicas, Juan Antonio Galvarriato, v. 1, 1906
  • La Correspondencia de España, 29 de junio de 1884: informe en la primera plana del funeral de Eladia López de Iturralde; 19 de febrero de 1912, artículo sobre el Desfile de Carnaval de Madrid