ⓘ Hemichordata. Los hemicordados son un filo de animales deuteróstomos, de aspecto vermiforme, que se suele relacionar con los cordados, pero no presentan una aut ..

                                     

ⓘ Hemichordata

Los hemicordados son un filo de animales deuteróstomos, de aspecto vermiforme, que se suele relacionar con los cordados, pero no presentan una auténtica notocorda, sino una estomocorda que es una expansión del tubo digestivo; como los cordados, presentan una faringe con hendiduras, que usan para filtrar el alimento.

Hay registro fósil desde el Cámbrico que incluye un grupo de animales llamados graptolitos de los que muchas especies desaparecieron en el Carbonífero. En la actualidad se conocen solo unas cien especies. ​

                                     

1. Características

Tienen hendiduras faríngeas ciliadas, un aparato circulatorio abierto muy desarrollado, y una estructura única llamada glomérulo. Presentan también un cordón nervioso dorsal y hueco. Todos ellos, cuando son adultos, son bentónicos.

Se les consideró cordados, pero después se comprobó que la evaginación de la parte anterior del tubo digestivo divertículo bucal o estomocorda no era homólogo de la notocorda, con que se les clasificó como un nuevo filo.

                                     

2. Anatomía

Los hemicordados tienen un cuerpo blando en forma de gusano pero no segmentado internamente, en las típicas tres regiones de los cordados cabeza, tórax y abdomen. Como todos los bilaterales, presentan una simetría bilateral, y por lo tanto se basan en dos ejes corporales claramente definidos.

Poseen diferentes coloraciones, desde el blanco hasta el violeta claro, y pueden medir hasta 250 centímetros de largo, aunque también hay que miden unos pocos milímetros. ​ en el que la sangre que sale del cuerpo es filtrada repetidamente. La orina resultante es llevada la cavidad corporal del prosoma y desde allí es expulsada al exterior por un poro.

                                     

3. Alimentación, hábitat y distribución

Los hemicordados se pueden alimentar de dos maneras diferentes: o bien se entierran dentro de los sedimentos del fondo marino, toman barro bentónico y absorben los nutrientes que contiene, más o menos cómo lo hacen las lombrices; o bien filtran partículas de nutrientes que flotan libremente en el agua, más o menos al estilo de las esponjas.

Viven principalmente en la zona de mareas o por debajo de ella. También pueden vivir en el fondo del mar, en parte a profundidades de hasta 5.000 metros, donde excavan madrigueras en forma de letra "U" por medio de la acción peristáltica de su probóscide. ​ Los hemicordados tienen una distribución cosmopolita, es decir, viven en todos los mares, desde los trópicos hasta las regiones polares.

                                     

4. Reproducción

Los hemicordados tienen sexos separados, que apenas se pueden distinguir por su apariencia externa. De los huevos fertilizados se desarrollan larvas ciliadas, que se parecen a las larvas de los equinodermos y a partir de las cuales se desarrollan los animales adultos. Antes de la metamorfosis, pasan una parte de su ciclo vital entre el plancton, donde se alimentan de finas partículas en suspensión, que quedan atrapadas en los cilios de las larvas y que son transportadas desde allí la boca. En esta etapa, se los puede describir como planctótrofos. En algunas especies, el desarrollo es directo, es decir, no existe una etapa larvaria intermedia.

Además de la reproducción sexual, también presentan una forma de reproducción asexual: en un proceso llamado gemación, una cría se separa de su progenitor; ambos son genéticamente idénticos. También puede pasar que un individuo quede cortado en dos partes, y que después cada una de ellas continúe independientemente de la otra.



                                     

5. Fósiles

Los primeros restos fósiles de hemicordados provienen probablemente del esquisto de Burgess de Canadá, que están fechados en el periodo geológico Cámbrico. Sin embargo, los primeros fósiles pertenecientes sin ningún tipo de duda en la clase de los pterobranquios datan del periodo Ordovícico. Un grupo actualmente extinguido de hemicordados, los graptolitos, son fósiles índice de gran importancia para el Ordovícico y el Silúrico.

                                     

6. Taxonomía

Su centenar de especies se agrupan en tres clases actuales:

  • Clase Enteropneusta
Con forma de gusano con probóscide en forma de bellota gusanos bellota que utilizan para excavar en el sedimento. Es la clase más conocida dentro de este filo. Son vermiformes y no forman colonias, por lo que son solitarios y viven en galerías que excavan en el sedimento. Poseen numerosos poros branquiales en la parte anterior del tronco y una faringe con hendiduras branquiales implicada además en la recolección del alimento, característica compartida con los cordados. Tubo digestivo rectilíneo, a diferencia de los pterobranquios. Suelen medir entre 2 y 2.5 cm. Viven en el litoral. Incluye unas 70 especies.
  • Clase Pterobranchia
Son más pequeños que los enteropneustos. Sésiles, coloniales o pseudocoloniales en el caso del género Rhabdopleura, viven en tubos que ellos mismos fabrican y se alimentan con una especies de brazos provistos de tentáculos ciliados, situados en la base del collar. No tienen una probóscide alargada como en el caso de la clase Enteropneusta, sino modificada en forma de escudo para adherirse al sustrato. Con un par o sin poros branquiales. Presentan un tubo digestivo en forma de "U". Se han recogido en dragados profundos en la Antártida y recientemente en las Bermudas.Se conocen 3 géneros y 17 especies.
  • Clase Planctosphaeroidea
Con solo una especie conocida, Planctosphaera pelagica, con el cuerpo esférico pero bilteral, gelatinoso, con bandas ciliadas, y tubo digestivo en forma de "U". Se la considera un estado larvario de algún otro hemicordado, pero no se ha observado tal relación.
  • Clase Graptolithina †
Fósiles de animales coloniales del Paleozoico, de afiliación incierta.


                                     

7. Filogenia

Cómo se ha dicho al principio del artículo, los puntos de vista sobre las posibles relaciones filogenéticas dentro del grupos de los hemicordados varían significativamente. Las hendiduras branquiales y el tubo neural dorsal apoyan un agrupamiento con los cordados, mientras que la falta de una segmentación interna del tipo mencionado más arriba y de una cola detrás del ano parece indicar lo contrario. Por otra parte, sus formas larvarias acercan los hemicordados a los equinodermos; las investigaciones genéticas moleculares también apoyan una relación de clados hermanos entre estos dos grupos. ​

Esta representación asume una evolución gradual de las hendiduras branquiales, cosa que se contradice claramente con los datos genéticos moleculares más recientes. Por lo tanto, de momento, las relaciones filogenéticas deben ser consideradas inciertas.